Todo está bien

Escrito por Marié

13 de enero de 2023

¿Es mentira? ¿Es algo que nos decimos para seguir? …  Alguien te puede decir que todo está bien cada vez que le preguntes, y otros te podrán decir todo lo contrario, según a quien preguntes. Incluso uno mismo dependiendo del momento en que te evalúes.

¿Cómo te levantaste hoy? Eres de los que empujan para ayudar o ¿vas a necesitar un empujoncito? Yo creo que hay que mantener un equilibrio. Ayudar cuando nos necesitan pero también dejarnos ayudar.

Como artista que soy, considero e intento que la vida en sí misma sea un arte también. Un arte que he ido cultivando desde que tengo razonamiento. Si no lo pensase y lo aplicase así en mi vida, sería infeliz… me gusta hacer arte con todo, buscar la belleza en cualquier actividad para sentirme cómoda. Busco la belleza incluso en cada cosa que me rodea, en cada objeto, en cada planta, animal o persona… así siento que todo está bien.

Vivo pensando que la vida tiene que convertirse en la mayor de las artes, ¿Y como comencé a darme cuenta?… No tengo recuerdos claros de cuando sucedió, pero creo que cuando percibí que era diferente de los demás… ¡Ya sé que todos somos diferentes! Pero mis diferencias son más que evidentes hasta el punto de sentirme rechazada en algunos momentos de mi vida…

Voy a intentar investigar en que momento advertí que hay que hacer arte con todo en la vida… creo que cuando comencé a darme cuenta de que aprendemos infinidad de cuestiones innecesarias, totalmente alejadas de lo que lo artístico significa para mí, así que lo apliqué en mi día a día. Mis disgustos me costó. No se acepta que una niña decida por sí misma cuestiones de aprendizaje, ni tome decisiones sobre lo que se tenía por costumbre sembrar en las personas, en este caso en un, todavía, proyecto de persona.

Siempre fui muy desconfiada, incluso de aspecto serio y distante, creo que descubrí demasiado pronto la intención manipuladora a mi alrededor. Sentía las miradas en mí y leía en las mentes: ¡Eres una niña! Una mujercita demasiado pequeña para tener una opinión.

Han pasado bastantes años, pero veo que las cosas poco han cambiado. ¡Bueno! En ciertos aspectos hemos avanzado un poco.

Para poder vivir con arte, yo creo que no debemos acostumbrarnos a sobrevivir. No podemos construir nuestro edificio con lo que nos vendieron como normal. Nos hemos acostumbrado a todo y nos hemos acomodado. ¡No! No estoy de acuerdo. Creo que cada uno debe rediseñar su vida, debe renacer sobre lo conocido, sobre la fealdad de lo que se nos muestra…

¡Pienso que la vida es sagrada! Si no ¿por qué estaríamos aquí? ¿Trabajar, comer, dormir y los adornos que queramos poner?

Por eso, no hay que seguir el itinerario establecido, ¡no!. Cada uno debe construir su propio itinerario sagrado. Cada uno debe conocer que importa mucho más su sentido de la vida que su éxito financiero… que es más importante la propia realización, el vivir artísticamente, creando y creándote en el camino, que la fama que puedas obtener por hacerlo. Es más importante ser coherente y poderosa interiormente que mostrar y vivir en un triunfo que realmente no resuelve las necesidades más profundas de cada uno.

Pero la verdad de cada persona se muestra en épocas de crisis, cualquier tipo de crisis… no tiene que ser una crisis generalizada como en la que estamos inmersos desde hace un tiempo… sino cualquier crisis personal. ¿De verdad es necesario? No debería ser así. No deberíamos tener que sufrir para mostrar nuestra mejor… ¿o nuestra peor?, versión. Prefiero hacerlo desde el amor, ¡elijo hacerlo desde el amor!.

Creo que el arte está en saber vivir hacia dentro, superar cada batalla personal solamente por nosotros, no tener necesidad de mostrar a nadie lo que hemos conseguido. Considero que ese tipo de necesidades denotan pobreza mental y espiritual.

Quien todavía tiene esas exigencias consigo mismo tiene un largo camino por recorrer…

No dudo que si se tienen esas necesidades, la vida deje de ser artística y se transforme en un teatro dramático… ¡Nunca se puede ser feliz así! Por eso, en la actualidad solo se escuchan palabras como: tristeza, depresión, desilusión…

¡Sal del sistema!… no tienes que demostrar nada a nadie, preocúpate solamente por lo que tú sientes, por lo que te hace sentir bien, crea tu propio arte. ¡Qué perdida de tiempo y de recursos!

Si no sales de ese itinerario tan desgastado en el que se sigue permitiendo que te roben casi todo tu tiempo… aprendiendo lo que quieren que aprendas, eso que no sirve para casi nada; continuarás haciendo cosas que no necesitas, pero que esos que trazaron el itinerario quieren que hagas…

En mis ratos de silencio, me llegan muchos mensajes, y entre ellos creo reconocer que la vida, no la mía, cualquier vida, y sobre todo la vida en general, no se estrena cuando se nace, ni desaparece al cruzar al otro lado…

Nada cambia mucho cuando alguien nace, excepto si ese alguien decide salirse del itinerario y realizar cambios… cambios reales que se reflejen en su propia vida y en el mundo.

Tampoco una muerte tiene un gran peso en el mundo, pero es una pena nacer y morir sin que ese paso sagrado por la vida genere una evolución por pequeña que sea.

Por eso el título de esta entrada. Todo está bien, pues creo que no, casi todo está mal. Y yo pido a todos que no sigan aparentando que todo está bien, no es bueno para la propia salud, no es bueno para nadie.

Es necesario hilar más fino, saborear el arte de hacer algo único, por eso somos únicos, por eso somos diferentes, cada uno tiene el deber de aportar eso original y maravilloso para lo que ha nacido. Es necesario bucear en las profundidades personales, ampliar los límites de lo que pensamos y conocemos de nosotros, para completar de manera perfecta el puzzle que todos hemos venido a construir.

Hay que atreverse a mostrar la incomparable e indispensable manera diferente de pensar, de sentir, de vivir. Hay que hacer ver que no todos pensamos igual, ni tenemos las mismas razones por las que vivir. Sobre todo hay que escuchar y dar valor a cualquier forma de pensar pero antes que nada, de sentir. El pensamiento también puede ser engañoso.

Es necesario aprender a fluir, a fluir por tu propia corriente, a tomar las riendas de tu vida. Necesitamos ese cambio, elige formarte con lo que te provoque ser artista y transfórmate en el mejor de los artistas en lo que te guste. Siembra esa semilla, ayuda a esa raíz y desde ella sumérgete en tu sensibilidad. Absorbe lo necesario para que tus hojas crezcan fuertes, amplía tus límites, haz que tu tronco suba alto hasta tocar el cielo. Admite estos cambios y siente que son necesarios para crear la obra de arte de tu existencia.

No te mantengas en silencio, no intentes fingir que todo está bien. Deja de aparentar una normalidad que estás lejos de sentir. No debes conformarte con intentar tranquilizarte con palabras motivadoras para continuar por el camino de la comodidad. No, no soy capaz de algo así.

Creo que vivimos en un periodo terminal, un periodo que necesita buscar otras respuestas, pensamientos novedosos que nos conduzcan hacia la sabiduría y el arte de vivir. Arte de poder germinar nuestra parte más sensible.

Hay que darse cuenta de que esas opiniones engañosas terminan derritiéndose como la nieve al contacto del calor de un corazón amable, y la nuestra es tanto o más válida. Vive artísticamente conservando la tranquilidad que produce escuchar la tormenta de lejos. Intenta conservar esa distancia para mantener las crisis también alejadas, dando pasos sutiles, pero firmes que te alejen de las modas y las tendencias caducas. Esas que insinúan, pero no muestran ningún resultado en tiempos difíciles.

Te invito a confeccionar la vida tejiendo entremezclados los conocimientos propios con las sabidurías que han funcionado siempre, las huellas de aquellas personas sabias e incomprendidas… las voces, los gritos, la gran elocuencia de los silencios de los montes, de los bosques, de la naturaleza y de otras posibles realidades.

Si lees mi presentación, verás mi visión y la que creo mi misión de vida. Poco a poco voy tejiendo mis alas, pero sin arrancar mis raíces. Ellas crecieron siguiendo un sendero personal y, por lo tanto, original y único.

Aunque tengas todo en contra, piensa que siempre hay maneras diferentes de aprender y cada uno debemos elegir la nuestra. No necesitas un título en la pared de tu casa para ser sabio, busca esa huella única que sea capaz de pintar nuevos horizontes con los colores de un bello atardecer. ¿Ya comienzas a sospechar que la vida es otra cosa? ¿A que no es lo que pensabas cuando la observas con detenimiento?

No te inquietes por ser diferente, lo diferente es lo que permite la evolución y lo que da paso a descifrar los códigos necesarios para poseer una vida basada en el arte.

¿Quieres aprender?… medita, reflexiona, respira y participa en tu propia confección. En tiempos de caos es necesario caminar más unidos y construir algo que haga la travesía más cómoda para todos.

 

¡Viaja conmigo hacia el arte!

 

 

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

El rito de la vida

El rito de la vida

Cuando emprendí mi camino de acercamiento a lo que realmente amo, también comencé a percibir un número cada vez más...

Somos un conjunto de pasiones

Somos un conjunto de pasiones

Hoy vamos a jugar a algo, vas a necesitar un papel y un bolígrafo o algún cacharro en el que puedas escribir. Somos un...