Fuentes de Écija y su comarca

Escrito por Marié

22 de noviembre de 2020

Fuentes potables desaparecidas y actuales

Los manantiales y fuentes, y sus aguas, son un yacimiento inagotable de conversaciones, comentarios, discusiones y curiosidades de muy diversa índole, especialmente entre las gentes del campo. He aqui un resumen de varias documentaciones sobre las fuentes de Écija y su comarca.

Fuente de los Cristianos.

Inventario. Arquitectura del agua. écija También llamada de Tarik. Se sitúa a las afueras del pueblo a unos 2 km a la izquierda de la carretera de Sevilla, junto al cruce con la de Marchena, en el pago de los Viejos junto al Molino Almazara al que da nombre la fuente y al pie de un cerro. Constituyó el abastecimiento más importante de agua a Écija durante mucho tiempo. Con un caudal bajo,practicamente agotado, para uso rural y ganadero.

 

Fuente del Alamillo.

Fuente cercana a la vía pecuaria de la cañada del Alamillo. La fuente consta de un pozo antiguo reformado recientemente y un manantial con pilar alargado de varias partes. Fuente rura, abrevadero. Rural y ganadera.

Fuente de la Añora.

Fuente de la aÑora - Écija Antigua fuente rural situada muy cerca de la localidad Cañada de Rabadán y próxima a otras fuentes rurales de la zona como la fuente El Invernadero.
Actualmente se encuentra seca, y su estado de conservación es muy malo, rodeada y cubierta de vegetación siendo muy probable que desaparezca en no mucho tiempo. Aún así todavía se conservan las gruesas paredes de ladrillo y cemento acabadas en pico de sus pilones (el cabecero está derruido) indicando que se trataba de una fuente importante tanto por su envergadura como por su robusta construcción.
Está compuesta por tres secciones escalonadas por donde iba cayendo el agua por efecto de la gravedad. La primera sección está compuesta por dos pilones muy anchos unidos entre sí a lo largo de unos 8-10 m. La segunda es otro pilón de menor envergadura, más bajo pero de aproximada similar longitud. Por último, la última sección encauzaba el agua a modo de regajo de vuelta al suelo natural.
Estas fuentes tenían su razón de ser en la utilidad de abrevadero para los animales de años atrás, siendo hoy día un vestigio de aquella necesidad. Era, por tanto, típico de la época en que se construyeron, este tipo de obras escalonadas que estaban pensadas para aguadero de las “bestias” en los pilones más altos y del ganado menor en las pilas más bajas. Fuente rural, Abrevadero.

Salina de Balmaseda.

Salinas de balmaseda - ÉcijaPartiendo de Écija hacia El Rubio, a 10,2 km parte un pista en dirección NE. Tras recorrer 1,7 km por la pista hay que aparcar el vehí¬culo junto a un cruce y caminar 150 m a través de campos de cultivo, junto a un pequeño cauce, en dirección Écija.
En las proximidades existen otras dos salinas: la de La Torre, que en la actualidad comercializa salmuera, y la de Borreguero.
El agua es recogida en un pozo de unos 6 m de profundidad, del que parten unas conducciones que transportaban el agua a dos albercas de planta rectangular y a una alberca de planta circular. Desde las albercas el agua era conducida a las balsas de evaporación de la salina, actualmente en desuso.
En las proximidades de la salina existen dos construcciones en ruinas que parecen ser un almacén de sal (alfolí¬) y la antigua vivienda del salinero.

Fuente de Cañada Jimena Baja.

 El origen de esta fuente es un pozo que existe en el límite municipal entre Palma del Río y Écija, en las tierras del cortijo de Cañada Jimena.En la parte superior del pozo puede leer la inscripción: » Construido por José Tortonda 8 – 8 -1968 con R.M.C. » . José Tortonda fue un maestro albañil que participó en la construcción de los canales del Genil entre Palma del Río y Écija entre los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Rural y ganadero. En la zona de Cañada Jimena existe la memoria de un pozo con aguas que tenían propiedades beneficiosas para las piedras de riñón. Las personas afectadas por estas dolencias solían buscar ese pozo para tratarse sus dolores.

Fuente del Cañato.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.No hay ninguna descripción de la foto disponible.Casco urbano. En la calle empedrada se encuentra el Cañato, fuente que da nombre al barrio. Sirvió y sigue sirviendo como ornato y para el abastecimiento público. Posee un gran fuste central de ladrillo rematado en mármol. Ha sido siempre una fuente muy popular que se engalanaba para la «visita» de los impedidos adornándola con macetas muy repintaditas. Pastora Vega verdadera animadora del barrio tocaba la trompeta para qye regaran todo y sacasen las macetas, se hacían hasta ocho altares en la calle San Gregorio para ese día y era la propia fuente el mayor de todos.

 

Manantial del cortijo El Villar.

Fuente Cortijo El Villar (Écija) - Cordobapedia - La Enciclopedia Libre de CórdobaSe trata de un antiguo acervo hidráulico, posiblemente coetáneo al Conjunto Hidráulico Carolino de Fuente Palmera, ya que presenta una estructura similar y con idénticos materiales y sistemas constructivos, con la excepción que la torre de esta fuente era cilíndrica y no prismática como el resto de conjuntos carolinos inventariados. Actualmente se encuentra totalmente abandonada y absorvida por la vegetación de ribera.
Se encuentra en la provincia de Sevilla, pero a escasos 200 m. de la división de términos municipales entre Écija (Sevilla) y Fuente Palmera (Córdoba). Fue utilizada por pastores y habitantes de la aldea del Villar, hasta hace dos décadas. Desde finales del siglo XVIII este manantial, se convirtió en uno de los más importantes para la subsistencia de los colonos llegados desde CentroEuropa. También muy frecuentado por las hordas de bandoleros que controlaban todos los caminos de esta zona del Desierto de la Parrilla, entre ellos, los Siete Niños de Ecija, que utilizaban los caminos entre Ecija y Fuente Palmera para guarecerse de migueletes y buscarecompensas. Una de sus rutas más habituales era la que conecta este acervo histórico con el Conjunto Hidráulico Carolino existente en las proximidades de lo que era el núcleo de Fuente Palmera a finales del s. XVIII , siguiendo en dirección hacía el «paso de barcas» por el río Guadalquivir, cercano al pueblo de Posadas. (Ruta Bandolera 1, de los Siete Niños de Ecija).
Esta fuente junto a la cercana fuente de «El Lobo» (dirección Cañada del Rabadán) eran los dos puntos de abastecimiento para los colonos asentados en estas tierras. Sólo los ciudadanos de cierta edad de la aldea del Villar, conocen bien esta fuente en la que incluso han llegado a bañarse en los años de postguerra, cuando la piscina era un artículo de lujo desconocido en esta zona también conocida como «la Sartén de Andalucía».
La carretera A-8203, hacía Ecija y separadora de los términos, pasa a unos 200 m. A unos 450 m. al Sur de esta fuente, se encuentra la urbanización Villa Alegre (núcleo residencial aislado pendiente de legalizarse en el término de Fuente Palmera).

Fuente del convento de San Francisco.

Casco urbano. Esta fuente, que actualmente no tiene agua, se encuentra adosada a la capilla mayor del Convento de San Francisco de la ciudad de Écija, en la plaza de España.

Fuente el Invernadero.

Fuente el invernadero
Antigua fuente rural cercana a la localidad de Cañada de Rabadán , en la zona conocida como Ochavillo Alto y más específicamente cerca del Cerro Las Habas.
Sin cultivos de arboleda cercanos que se aprecien, la fuente se cobija bajo el amparo de dos cerros y una alameda que contempla los oteros vecinos sembrados de mieses y, paradójicamente, despoblados de los olivares típicos de las zonas cercanas.
En buen estado de conservación, la fuente dispone de un pilón enfoscado en mortero de gran longitud por donde discurre el agua que sale del único caño existente en el cabecero frontal de forma semicircular; el agua mana durante todo el año y cubre la pileta hasta lo más alto de sus laterales, desarrollados de manera sólida con ladrillo viejo típico de este tipo de construcciones.
La misión original de esta y otras fuentes del lugar era la de abrevadero para los caballos y ganado de los antiguos carreteros que transitaban por la zona de unos núcleos de población a otros. La situación geográfica de esta fuente y su protección entre cerros hicieron de la misma un lugar propicio de descansadero para estas gentes que por unas u otras razones se cobijaban en ella.
Existen multitud de historias que acompañan estos manantiales, desde carreteros de mercancía que pasaban de forma periódica hasta bandoleros que de forma eventual hacían sus paradas para reponer fuerzas y seguir con sus andaduras.
Además, en la zona de la fuente se celebró durante muchos años la Romería de San Isidro (El Villar), por entonces había gran cantidad de retamas, palmas y chaparros y muy buena sombra para los asistentes a tal celebración.
Al parecer la fuente hereda el nombre del Cortijo El Invernadero, situado muy cerca de la misma, el cual era destinado en muchas ocasiones para guardar el ganado en invierno, pues el resto del año los animales pastaban en otras fincas.
Esta fuente fue usada por las gentes de Cañada de Rabadán para representar la película Los bandoleros de la Cañá, film documental creado con motivo de la IV Concurso Rincones de la Vega y que les valió el primer premio en dicho evento.
Se representa en la primera escena la llegada de unos bandoleros al abrevadero, donde se da de beber a los caballos y se plantea una jornada de descanso. La fuente aparece continuamente y se puede ver representada su función de antaño.

La Fuensanta.

Situada en el antiguo camino de ermita de San Benito y junto al convento de Capuchinos. El manantial se encuentra protegido dentro de un edificio cúbico de pequeñas dimensiones construido en fábrica de ladrillo abovedada abierto por los cuatro costados en arcos de medio punto enmarcados en un alfiz.
Se encuentra en mal estado de conservación. En 1952 Fray Pedro de Plasencia, Rector del monasterio de la Victoria, pide al Concejo que el agua de la Fuensanta se pudiese traer a la calle que está a la puerta del monasterio para hacer allí una pila. Actualmente da nombre a un barrio.

Fuente del Galgo.

Fuente del Galgo (Fuente Carreteros) - Cordobapedia - La Enciclopedia Libre de Córdoba
Se encuentra a aproximadamente 1 km. de Fuente Carreteros, La fuente está en el término de municipal de Écija, se accede a ella desde un camino rural que parte del municipio.
Se trata de una fuente desaparecida que se podía visitar hasta finales del siglo pasado en la localidad. De estas fuentes periféricas que antaño sirvieran de abrevadero del ganado de los antepasados carretereños sólo se conserva la de La Zorra en término de Fuente Carreteros estando las otras dos enterradas y/o desaparecidas.
Cuentan los lugareños que la estructura de las tres fuentes mencionadas era similar: dos pilones rectangulares de gran longitud conectados entre sí por donde circulaba el agua. Al igual que Las Pilas y a diferencia de La Zorra, la construcción de ésta estaba a ras de suelo.

Fuente rural de la localidad de Fuente Carreteros que junto con la de La Zorra y la de Las Pilas forman el conjunto de fuentes situadas en los alrededores del municipio en distintas alamedas.

A aproximadamente 1 km. del núcleo, se trata de una fuente desaparecida que se podía visitar hasta finales del siglo pasado en la localidad. De estas fuentes periféricas que antaño sirvieran de abrevadero del ganado de los antepasados carretereños sólo se conserva la de La Zorra estando las otras dos enterradas y/o desaparecidas. Dentro de la localidad existieron otras dos: La Vieja y la Fuente del Pueblo, construyéndose en honor a éstas la Fuente Vieja que se puede visitar hoy día.

Cuentan los lugareños que la estructura de las tres fuentes era similar: dos pilones rectangulares de gran longitud conectados entre sí por donde circulaba el agua. Al igual que Las Pilas y a diferencia de La Zorra, la construcción de ésta estaba a ras de suelo.

La fuente está en el término de municipal de Écija, si bien por su proximidad a la localidad de Fuente Carreteros se considera patrimonio propio. Se accede a ella desde un camino rural que parte del municipio.

Fuente de Guadamelenas.

Fuente de guadamelenas Fuente histórica situada muy próxima al Cortijo-Molino de Agua Melena o Guadamelenas, a 1.700 m del Conjunto Hidráulico Histórico de Fuente Palmera. Estos dos acervos hidráulicos compartieron un mismo pasado histórico, al menos árabe, como queda recogido en un antiguo deslinde de los términos de Palma del Río y Ecija, realizado el 3 de mayo del año 1.271. Justo 35 años depués de la reconquista de Córdoba, por las tropas de Fernando III. El texto en castellano antiguo dice : «E dende adelante atrauesamos por una xara e fuemos a una nava do están unos guardaperos e llegamos a una fuente que es en Guadamelena, e está ay una alberca grande, e en somo de la cabeça fallamos y un mojón de tiempo de los moros, según ellos dixeron por la jura que juraron…»
Durante la baja Edad Media coexistieron los dos acervos, aunque Guadamelena presentaba menor caudal que el de Fuente Palmera. A parte de comprobarse desde el siglo XX hasta la actualidad, se deduce también por el paso obligado que los nuevos pobladores castellanos hicieron con su Cañada Real a Sevilla. Durante 5 siglos fueron muy conocidas sirviendo tanto a hordas de bandidos, como a tropas regulares, y sobre todo al ganado de los pastores transhumantes castellano leoneses. No fue hasta el año 1.768, cuando Fernando de Quintanilla a las órdenes de Pablo A. de Olavide, tratando de negociar los terrenos donde se ubicaba la conocida fuente de Guadamelena, con su propietario el marqués de las Torres, descubrió muy cerca de allí junto con el resto de sus jinetes, otra vieja fuente pegada a la antigua Cañada Real en un lugar mejor para establecer uno de los asentamientos colonos. Fue así como se lo comunicó a Olavide de fundar allí el núcleo de Fuente Palmera y por qué decidió ponerle este nombre (el topónimo) «la fuente palmera».
La carta decía : «… todos los terrenos son muy llanos y hay buenos caminos» y según describía en su informe “el sitio que mejor parecía para establecer la población es donde está la fuente palmera, ya que allí hay muy buen agua y abundante y que será mucho más cultivándola”.
Esta fuente a igual que otras de origen romano cercanas a la zona, sufren un completo abandono desde hace ya décadas, cuando los habitantes de pueblos y aldeas empezaron a construirse pozos cercanos a sus casas para el consumo del ganado y humano y luego cuando se empezó a consumir agua doméstica sanitaria. A parte de estar abandonadas a su suerte, algunos desalmados, han ido extrayendo antiguas piezas talladas de gran valor histórico para colocarlas caprichosamente como ornamentos privados o venderlas sin preocuparle lo más mínimo por dar a conocer al menos el origen y la datación de las piezas extraidas, perdiéndose el rastro histórico cuando se efectua la compra de ese patrimonio. Es un denominador muy común, que debería estar más controlado por las autoridades regionales y provinciales.

Fuente del matadero.

CONOCE TUS FUENTESCONOCE TUS FUENTESEstá formada por un pilón sencillo, adosado a la pared y con dos salideros para el agua. En el frontal cuenta con una placa alusiva a su construcción, y todo ello culmina en un remate de reminiscencias clásicas, con un tímpano curvo y varios escudos heráldicos, entre ellos el emblemático sol que moteja a Écija.
En el año 2015, el Ayuntamiento de Écija ha tomado la iniciativa de recuperar las fuentes históricas de la ciudad, propuesta que parte de la Asociación Cultural Amigos de Écija. La Concejalía de Participación Ciudadana acomete la restauración con personal contratado a través del Plan Emple@30+, de la Junta de Andalucía.

Fuente de la Higuerilla.

Fuente de la Higuerilla (Fuente Palmera)Actualmente destruida y ya desaparecida por completo, se trataba de una fuente antigua, alimentada por un venero abovedado en arco de medio punto, que acumulaba agua en su fondo a modo de pequeño aljibe-decantador. Su diámetro era de unos 80 cm. y poseía un pequeño abrevadero circular de ladrillo macizo. A mitad del siglo XVIII, fue intervenida con una pequeña obra que consistió en abrirle un drenaje extra a mayor profundidad (2-3 m) y conducirlo pendiente abajo en una longitud de unos 30 m., hasta hacerlo asomar por un cañuelo 4 m. de cota más bajo que la galería original. El motivo de la ampliación, se hizo probablemente para aumentar el tiempo de uso de dicho manantial, ya que los largos períodos de sequía existentes en la zona (Desierto de la Parrilla) hacían exigirle el máximo rendimiento a estos acervos, hasta la llegada de las lluvias otoñales. El autor de la obra firmó con las siglas F.A.J. o F.A.L. en el año 1750. Curiosamente se hizo 19 años antes de que se ocuparan las tierras anexas a poco más de 275 m., por colonos centroeuropeos alistados dentro del experimento sociológico ilustrado llevado a cabo por D. Pablo Antonio de Olavide para repoblar todas las zonas baldías del área de la Parrilla, concretamente el cercano núcleo de Fuente Palmera ( a poco más de 1 Km).
Hasta mediados del siglo XX (1950-1960) los lugareños de las fincas cercanas estuvieron usando este agua para el consumo humano, ya que el ganado abrevaba en la antigua fuente de Guadamelenas, situada a 370 m. en línea recta. No molestaba para el cultivo tradicional, al estar justo en un lindero de diferentes fincas. Fue arrasada en los años 90 cuando se empezó a intensificar el rendimiento de los cultivos de algodón y a sembrar hasta en las orillas de los arroyos, destruyendo buena parte de la flora de ribera, más movidos por la codicia que por la ignorancia de muchos agricultores de la zona. Sin embargo el cañuelo construido en 1750, permaneció protegido precisamente por una trama de higueras hasta nuestros días.
El boceto que recrea la fuente de la Higuerilla, está fundamentado en el testimonio masculino de Don M.G.R.
La metodología empleada para recuperar las dimensiones de yacimientos históricos de reciente destrucción a fin de inventariarlo y reconstruirlo virtualmente se hace mediante la valoración promediada aproximativa de todos los posibles testimonios que se puedan conseguir. Para luego extrapolarlo a los restos que surjan a fin de corregir medidas de manera fiel. Para este caso se debería haber contado al menos con 2 testimonios más a fin de contrastar resultados y no se pudo debido a la dificultad de encontrar personas vivas que trabajaran por los años 50 en esta zona rural.

CONOCE TUS FUENTESFuente de las Peñuelas.

CONOCE TUS FUENTES

Se encuentra a unos 2 km de Écija, junto a la carretera de Lucena, posee un gran frontal semicircular construido en fábrica de ladrillo. la construcción parece ser del s, XIX y en aquella según la bibliografia consultada (Fuentes públicas de la provincia de Sevilla de P. A. Cantero, 1995) solían venir las gentes de paseo siendo además sus aguas, muy apreciadas por los aguadores a pesar de no faltar agua en la Villa.

Fuente del Palacio de los Marqueses de Benamejí.

Palacio de los Marqueses de Benamejí- Museo Histórico Municipal - Caminos de Pasión - Un viaje apasionante al corazón de Andalucia
Se trata de una bella fuente barroca del s. XVIII situada en el patio del palacio de los Marqueses de Benamejí, en la plaza de la Constitución de la ciudad de Écija. Actualmente sin corriente de agua, cuando funciona lo hace con agua de la red. En este palacio grandioso se encuentra el museo arqueológico de la ciudad.
Antiguamente sus aguas venían con toda seguridad de un venero cercano.

Fuente de las Pilas.

Fuente de las pilas - ÉcijaFuente rural muy cerca de la localidad de Fuente Carreteros que junto con la de La Zorra y la del Galgo forman el conjunto de fuentes situadas en los alrededores del municipio en distintas alamedas.
Situada a un par de kilómetros del núcleo, se trata de una fuente desaparecida que se podía visitar hasta finales del siglo pasado en la localidad. De estas fuentes periféricas que antaño sirvieran de abrevadero del ganado de los antepasados carretereños sólo se conserva la de La Zorra estando las otras dos enterradas y/o desaparecidas. Dentro de la localidad existieron otras dos: La Vieja y la Fuente del Pueblo, construyéndose en honor a éstas la Fuente Vieja que se puede visitar hoy día.
Cuentan los lugareños que la estructura de las tres fuentes era similar: dos pilones rectangulares de gran longitud conectados entre sí por donde circulaba el agua. Al igual que El Galgo y a diferencia de La Zorra, la construcción de ésta estaba a ras de suelo.

Inventario. Arquitectura del agua. écija

Fuente de la Calle San Antonio.

Casco urbano. Situada en la parte de atrás del palacio Peñaflor, en la cuesta de San Gil, adosada a la antigua muralla del Alcázar. Se construyó después de la Guerra Civil en ladrillo con la pila rematada en piedra , dos caños, un escudo y un pescante para colgar un farol. El contorno de la fuente está empedrado.

Patrimonio de Écija o de Fuente Carreteros

La fuente está en el término de municipal de Écija, si bien por su proximidad a la localidad de Fuente Carreteros se considera patrimonio propio. Se accede a ella partiendo desde la salida de Fuente Carreteros por la Avda. del Parque. Justo al comienzo del Camino de Palma del Río – Fuente Carreteros, tomamos un carril tras una cancela que nos sale por la izquierda al interior de la Finca Valbuena. Se continúa por el carril pasando por la izquierda de una balsa de agua y se continúa por él tomando un nuevo carril a la derecha que está situado a unos 1.100 m desde la cancela (unos 275 m desde el final de la balsa), subiendo primero un cerro, bajando posteriormente de él. Al final de la bajada, unos 520 m desde el principio del desvío, llegaremos a la fuente que inicia un reguero de agua que nos sale por la izquierda del carril.
El manantial que abastecía las pilas todavía sigue manando, aunque el agua directamente se vierte al arroyo que forma, justo con la unión de otro reguero de otro manantial situado más arriba del cerro (en ese punto tienen afloramiento algunos manantiales que no se secan nunca).
El reguero que forma los diferentes manantiales en ese punto discurre en dirección Suroeste, uniéndose al Arroyo de las Valbuenas apenas 1.300 m más abajo, arroyo que desemboca en el Genil.
Cuenta el propietario de las tierras donde se encuentra el manantial, que fue allá, por los años 90, cuando la fuente era usada para beber, además tenía un uso rural y ganadero. El manantial, realmente nacía de unos metros más arriba (a los pies de un naranjal, en la actualidad, 2017). Del mismo, el agua era conducida por una tubería, a través de una arqueta próxima al manantial, que alimentaba las pilas y a las cuales los trabajadores del campo se refrescaban tras las jornadas agrícolas. Era un agua buena y fresca. En la campaña de la remolacha de aquellos años, de un día para otro, todos los trabajadores que habían bebido de este agua se levantaron con diarreas y problemas estomacales, el agua había terminado por contaminarse con las plantaciones y abonos de los campos aledaños y entonces se decidió cortar el suministro a las pilas, dejando el caño. Para evitar que el manantial se colmara de tierras, se protegió la salida con piedras bajo las cuales, en la actualidad, se observa la salida del agua que, junto con la de otros manantiales que bajan desde el cerro, se unen en ese punto para dar origen a un pequeño arroyo de aguas claras. Desde entonces, ha dejado de tener uso y nunca más se ha tratado de beber.
Las pilas estaban al otro lado del arroyo, tierras del vecino, en las cercanías de algunos eucaliptos cuya misión eran dar sombra, únicamente. Al quitarse la fuente también se quitaron los eucaliptos, quedando algunos que todavía aparecen en las imágenes de satélite de Google (vuelo en 2015), pero fueron talados poco tiempo después (en septiembre de 2017 no queda rastro de ellos). El paso del arado de las tierras donde estaban ubicadas las pilas limpiaron de restos, no quedando absolutamente nada de ellas, tan solo es detectable la salida conducida bajo tierra, tras unas piedras, del manantial.

Fuente de la zorra.

CONOCE TUS FUENTESFuente rural muy cerca la localidad de Fuente Carreteros que junto con la de El Galgo y la de Las Pilas forman el conjunto de fuentes situadas en los alrededores del municipio en distintas alamedas.
De estas fuentes periféricas que antaño sirvieran de abrevadero del ganado de los antepasados carretereños sólo se conserva ésta puesto que las otras dos se hallan enterradas y/o desaparecidas. Dentro de la localidad existieron otras dos: La Vieja y la Fuente del Pueblo, construyéndose en honor a éstas la Fuente Vieja que se puede visitar hoy día.
En no muy buen estado de conservación, la fuente de la Zorra se encuentra a varios cientos de metros del paseo Cerro Galindo y se accede en pocos minutos a ella desde el núcleo urbano de Fuente Carreteros por dicha vía. Rodeada de una gran alameda característica de la zona y de las gramíneas de los cultivos cercanos la fuente se deja entrever debido a su gran longitud (varios metros) dando indicios de la gran construcción que fue. Posee dos grandes pilas rectangulares de cerca de un metro de alto por donde según los lugareños corría el agua hasta finales del siglo pasado. Constitución robusta para este abrevadero de frontal en U , paredes enfoscadas y bordes rematados con ladrillo viejo.
La fuente se incluye dentro del reclamo turístico local ruta de las fuentes históricas de Fuente Palmera.

– Manantiales y fuentes de andalucía, Fuentes públicas de la provincia de Sevilla, http://www.iaph.es/ecija/contenidos/C10/Introduccion.html, A. Ventas y Wikanda – Cordobapedia, A. B. Galán Díaz, E. J. Navarro Martínez y R. Jiménez Sánchez, Sevillapedia, F. Moral Martos (Univ. Pablo de Olavide), L. Baños, J. A. Palomino León y M. J. Madrid García (Grupo Ecologista ABRA).

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...