Tiempo de cambios

El mundo esta cambiando

Escrito por Marié

24 de enero de 2021

El tiempo está cambiando.

 

Hola amigos, estamos en tiempo de cambios.

Qué ganas de veros a todos, a todos y cada uno de los que conozco. Aunque sé que estamos unidos en la distancia y que virtualmente podríamos vernos, pero tengo ganas, y sé que hablo por todos, de abrazos, de conversaciones, de risas, de confidencias… cara a cara.

Los tiempos están cambiando, y nadie, absolutamente nadie, independientemente de clases sociales, etnias, ni religiones, puede predecir exactamente cuándo pueden cambiar de nuevo. Debemos abrir nuestros corazones, estar tranquilos y adaptarnos a las transformaciones que puedan venir.

Tienes que tener claro que estas alteraciones en la manera de vivir nuestra vida y estos cambios que estamos viviendo no van a moverse para acercarse a la antigua normalidad. ¡Ya sabes! el efecto mariposa

Cualquier cambio que se haya producido provoca que ya no exista esa normalidad. Solamente debes abrir tu mente y encaminarte tranquilo hacia una nueva normalidad, aceptar este nuevo tiempo de cambios.

Si tus sentimientos son contradictorios, y supongo que lo serán por que no somos muy diferentes en nuestra forma de sentir, te preguntarás cómo te gustaría que fuese ese nuevo normal.
Mientras tanto puedes observar cómo tu energía sale de tu cuerpo y gracias a tu campo de visión conseguir crear la realidad que te gustaría.

¿Quieres hacer un bonito viaje de visualización conmigo?

¡Vamos a ello! ¡Comienza tu tiempo de cambios!

Empieza como siempre, con tu respiración, respira sintiendo tu corazón, pon tu atención en él, desacelera un poco su intensidad.
Si lo deseas y estás más cómodo, cierra suavemente tus párpados, lo dejo a tu elección.
¡Y comenzamos nuestro viaje.!
Puede ser un viaje maravilloso pues será creado por tu imaginación.
Ya os he dicho otras veces que la imaginación y la intuición se dan la mano, y ambas están vinculadas con tu propósito de vida.
Ahora respira profundamente.

A mi mente llega una casita, puede que un hogar, imaginalo tu tambien.
Observate frente a él.
Puede que te llegue la imagen de tu hogar, o también cabe la posibilidad de que observes, con los ojos de tu alma, otro hogar en el que te gustaría habitar, quizás un lugar que nunca has visto.
Todo es posible y magnífico.
Pero lo que tienes que tener claro es que ese lugar te parece cómodo, acogedor, lleno de amor y muy hermoso.

Pasea tu mirada a tu alrededor: hay bellas flores, ¿Puedes verlas? ¿consigues percibir su intenso aroma?.
Percibe también otro aroma intenso y fresco, el de la hierba que hay en el exterior de la casita, lugar en el que te encuentras.
Vive este precioso viaje, visualizalo sin miedos, si eres alérgico, aquí en este bello sitio no existen las alergias, puedes permitirte inhalar estas fragancias naturales y percibir la divinidad y perfección de la creación que estas haciendo.

¡Siente profundamente tu visualización!

Cuando puedas activar en tu mente la emoción de sentirte en ese magnífico hogar, busca a tu alrededor unas escaleras desde el césped de la entrada hacia un acogedor porche o soportal.
Como la visualización es tuya, las escaleras y el porche pueden ser como tu quieras, opta por lo que te haga sentir que estás en casa, elige lo que mejor se adapte a ti.

Recorre la distancia que te separa de la puerta de entrada, disfrutando profundamente de la placentera sensación de encaminarte hacia tu castillo.
Esta distancia hasta la puerta está llena de sol, es hermosa, rebosante de plantas, si es que te gustan, o adornada con un columpio… ya sabes, lo que desees.
Cruzas el umbral y ves una habitación con un gran ventanal en una de sus paredes. Te encaminas hacia ella y en la pared opuesta observas una gran cantidad de cuadritos. Toda la pared está cubierta con esos pequeños cuadros, para ti pueden ser fotografías, o preciosas y alegres pinturas.

Tu curiosidad va en aumento.

¿Porque mi pared está llena de cuadritos?

Te acercas para observar más atentamente los motivos y ¡Que felicidad! En ellos están representadas todas las cosas que amas. Todo lo que amas hacer. En esta nueva vida, en este nuevo tiempo. Respira profundamente de nuevo y llénate de esa sensación indescriptible de amor incondicional.

Te detienes a examinar uno de los laterales de la colección de cuadritos y ves que hay personas en ellos, te acercas y te das cuenta de que son todas las personas que amas. Las miras y sientes como tu corazón se llena de amor y abundancia hacia todos ellos.

Tu mirada va de un sitio a otro, miras las cosas que amas hacer, respiras en la sensación que te produce su experiencia y lo vives con alegría. Por la ventana entra una preciosa luz que inunda la habitación. Como está abierta, también entra una suave brisa que mueve con delicadeza tu ropa.

Vas moviendote por la habitación y encuentras en otra de las paredes un cuadro enorme, hermoso, lo observas más detenidamente y ves pintadas en él representaciones de vivencias felices que has tenido. Es un conjunto colorido de cosas que amas hacer, cosas que amas tener, personas que amas y experiencias maravillosas vividas y que repetirías si pudieses.
Te das cuenta de que más que pinturas son como sentimientos hechos color.

Examinas minuciosamente a las personas de la pintura, sientes que el amor que te despierta en el corazón al mirarla te es devuelto con la misma intensidad, es como una relación abierta entre el cuadro y tu. Pero percibes de pronto que la pintura no esta completa, algo le falta. ¿qué crees que le falta? ¡Por supuesto!, faltas tu. Acercas tu mano hacia la pintura para sentir su tacto y notas como tu mano traspasa la superficie.

Miras a tu alrededor con sorpresa y decides adentrarte en su interior, como en las peliculas de fantasia. ¡Oh emoción! Estas dentro de la pintura de tu vida. Estás integrando en ella este tiempo de cambios. Estas rodeada de amor, pues estas en el centro de todo lo que amas, todo lo que amas hacer, ver, tener y ser, además de todas las personas que amas. Sientes todo ello en todas y cada una de tus células, formas parte de ella.
Cada pincelada te une aún más a todos los objetos de tu amor y lo sientes profundamente en tu cuerpo. ¡Sientelo! Respira en esa sensación.
Te percibes más claramente, abundantemente y específicamente en todo lo que amas. Y llegas a la conclusión de que todo está conectado con el propósito de tu vida, que va asomándose a tu corazón. ¡Un noble propósito!

Mientras miras la pintura y te ves en ella, te preguntas cómo podrías llevar todo contigo. Respira profundamente de nuevo, estira tu mano fuera de ella y comienza a salir. Cuando estás fuera notas como parte de tu esencia ha quedado dentro y el resto se viene contigo, colores, energías, imágenes parecen salir acompañandote.

Al ver la estela de cosas que te han seguido del interior de la pintura adviertes el milagroso viaje que estás haciendo, porque todas y cada una de esas cosas forman parte de ti. Todos los colores, los símbolos, las energías se mueven desde la pintura hacia ti, te rodean y se integran en tu interior, tu poder aumenta vertiginosamente. Y en ese mágico momento percibes la energía de toda la humanidad acercándose a ti profunda y realmente. Inhala esta sensación y exhala. Descansa en esas sensaciones.

¿Cómo te sientes? ¿Qué sientes al caminar por tu hogar? ¿Ese espacio, que provoca en ti, que sientes al llevar tus cuadros contigo? ¿Qué sensación te produce la pintura que eres tu? Verdad que es maravilloso. Integra ese sentimiento en tu parte física, solo hazlo tocando cualquier lugar de tu cuerpo para introducir en él ese sentimiento y vuelve a respirar en la sensación que te provoca. Vive profundamente este tiempo de cambios en tu entorno.

Integra en ti todo este conocimiento, recíbelo y abrazalo, percibe el amor incondicional y universal, siente que todo es energía e intención. Respira en esa sensación.

Ahora respira profundamente y nota el asiento donde estas, o el colchón bajo tu cuerpo, muévete despacio, toma otra respiración profunda y cuando estés preparado abre tus ojos. Advierte que esta visualización es parte de ti, tú la imaginaste, así que aprende a crear el resto de tu vida, lo has hecho muy bien.

El universo es tu cómplice y tu planeta está listo, respira y reconoce tu unidad con todo ello. Vive el tiempo de cambios.

¡ Siente profundamente el ser de luz que eres y nunca más lo olvides !

Namasté.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Somos alma

Somos alma

Aquí no hay nada para nosotros, somos alma y el alma no lleva equipaje. ¿Pensabas que era tuyo? Cuan equivocados...

Nictógrafo

Nictógrafo

El nictógrafo: un invento de Lewis Carroll (Charles Dodgson) para escribir en la oscuridad. El nictógrafo es un...

La soledad de nuevo para ti

La soledad de nuevo para ti

La soledad es algo que según a quién preguntes y según en que momento la tengas como compañera, tendrá diferentes...