Siéntate un rato

Escrito por Marié

26 de noviembre de 2019

Ponte comoda, comodo, siéntate un rato, descansa… cierra tus ojos unos instantes… respira varias veces profundamente… relaja tu cuerpo y concentrate en tu respiración.

Eso que llaman meditar… Pues ¡Vamos! Inténtalo. Quizás te ayude a traer a tu presente un poco de calma.

¡Oye! No lo subestimes, tengo una amiga que a través de una meditación guiada, ¡comenzó a tener un viaje Astral! Madre mía, y de manera totalmente involuntaria… Luego hay personas por ahí, intentando, sin éxito, que esto ocurra.

Quiero decirle a mi amiga, que dentro de ella existe la magia, y esa fue la manera de mostrarle que puede usarla para descansar profundamente y para viajar… ¡No tengas miedo de que vuelva a suceder! Tienes poder en tu interior. ¡Usalo!

Y al resto, le digo lo mismo, usa tus poderes para conseguir, en tus movidos días, un poco de calma.

Cuando estés en calma imagínate que eres una Maga o un Mago, puedes pensar en alguna o alguno que conozcas de la ficción, pero usalo para imaginarte a tí misma haciendo magia, la magia que tú quieras.

Puedes imaginar que estás en un mundo mágico y que puedes hacer todo lo que desees o sueñes: que los animales y plantas te entienden… formar luces de colores, o blanca energía en el aire… mover algún objeto o incluso eliminar las nubes y atraer el sol…

¡A eso me enseñó mi maestro de defensa!

A él siempre le hace caso…

Un gran mago también, él hace la mejor magia… transformar a las personas. Los niños le adoran y siempre lo han hecho, señales de que, ciertamente, es un gran mago de la vida.

Hay infinidad de magos a nuestro alrededor, no los distinguimos, y ellos probablemente ni sepan, ni crean que son magos.

O también puedes imaginar que tienes una poderosa varita mágica que responde a los deseos de tu corazón….todo lo que tu corazón pueda desear…

Tenemos algo ahí guardado con mucho poder… Pero el utilizar una varita lo potencia e incluso da seguridad y acumula nuestra magia en cosas más concretas.

Siente como aumenta esa gran energía y fuerza magica en tus profundidades, enfócate en la zona que abarca desde tú corazón a tu plexo solar, ¡puedes sentir un hormigueo, un peso, e incluso vacío!

Es el comienzo para acumular energía en esa zona, siente como la energía se crea y se concentra ahí…

Ahora es el momento de ayudarla a salir hacia el exterior, puedes utilizar tus ojos, con bellas y sanadoras miradas llenas de amor y salud para las personas que quieras.

También tu boca y tu aliento, usando en tus conversaciones palabras de consuelo y aliento, valga la redundancia, para quien se cruce en tu vida.

Tus brazos y manos, esos que has usado infinidad de veces para acariciar, abrazar o incluso imponer para calmar dolores propios o en tus hijos o en algún otro ser querido ¡Todos lo hemos hecho! ¿No te suena? Esa es tu magia…

Incluso puedes utilizar una varita mágica, una que tú intuyas que te puede ayudar, puedes fabricarte una personal con la rama de un árbol que te resulte también mágico, siempre pidiéndole permiso y sin hacerle daño.

Evoca situaciones en las que hayas sentido felicidad, alegría… hazlo con fuerza, entusiasmo, seguridad e imaginando todo aquello que desees…

¡Sin olvidar que la magia está en tu interior pero que también te rodea!

Puedes llegar a ver cómo influye y manifiesta en tu vida el mundo exterior en el que estás inmersa de la manera que te gustaría que fuese…

Todo es practicar, practicar, practicar, hasta que tu cerebro lo haga «sin tu consentimiento». Eso es aprender, como también dice mi maestro, hacer que tu cerebro almacene esa información, y después la use inconscientemente. Como tantas otras cosas que aprendiste en la infancia… ¡Algo tan básico como hablar o caminar son ejemplos de ello!.

Percibe la energía mágica que se va creando en ti… sin miedo…. sin ponerte limites, sin juicios.

Sientela con la pureza de un niño que juega a imaginar y crear, a los niños les enseñamos los adultos a olvidar su magia…

Y cuando queremos regresar a ella, se encuentra en un lugar profundo y olvidado, por eso se escucha tanto el tema del niño interno…

Ellos son los guardiánes de todas las llaves que abren las puertas mágicas… Recuerda, recuerda y siente la realidad de la magia en tí.

Todos la tenemos en nuestro interior, esa energía que a veces se nos muestra de muchas maneras.

En algún escondite profundo guardamos al Mago que somos, y no le prestamos atención porque pensamos que esas cosas que a veces nos pasan, son  fortuitas…

Para ello hay que bajar a la cueva oscura que conocimos llena de luz cuando éramos niños y volver a encenderla.

Por muchas razones la mantenemos a oscuras… condicionamientos culturales, educativos o sociales, es una pena, pero fuimos olvidando hasta el punto de no creer en nada de este mundo, que realmente es nuestro mundo.

¡No tenemos tiempo para algo tan importante como somos nosotros!

Y la que más olvidada tenemos es la más difícil de encontrar usando la razón, tenemos que usar la emoción, el corazón para alcanzarla. Siente, deja que esas sensaciones que a veces aparecen, esa intuición o voz profunda e interna sea cada vez más habitual. ¡Déjala formar parte de tu vida!

Para poder acceder a nuestro mágico poder, debemos comenzar por reconocer y recordar quiénes somos…ya que la magia es inherente a nuestra verdadera esencia.

Deberíamos empezar por recordar cómo éramos de niñas, conectar con esa parte auténtica que sigue con nosotras a pesar de los condicionamientos y de los años vividos, la que mantiene vivas las ilusiones.

Tengo un amigo que sabe hacerlo y vive su profesión no como un trabajo sino como una pasión.

Y eso es lo que deberíamos hacer, dedicarnos a nuestra vocación, amar día a día nuestro trabajo, así dejaríamos de ser esclavos y pasaríamos a ser humanos. ¡Cosa que dejamos de ser hace mucho tiempo!.

¿Como? Podemos empezar recordando qué nos gustaba hacer de pequeñas, quiénes eramos, con que soñábamos. ¿O, es que ha pasado tanto tiempo y le hemos echado tantas cosas encima que no somos capaces de encontrarlo?

¡Pues toca escarbar con uñas y dientes, como dice el fandango!

Cuando eramos pequeñas estabamos en contacto con el poder de la magia, instante a instante. ¡Acuérdate!

Para los niños todo es posible, se muestran tal cual son, sonríen…se enfadan, defienden lo que les gusta y lo que no les gusta, más, y por supuesto creen en la magia, día a día y en cada instante.

Ellos saben disfrutar el momento, ven el mundo de forma que todo es posible, creen en si mismos, en las personas y en qué pueden hacer todo lo que imaginan y desean. ¡Tu también!

Recupera esa confianza, el poder de la sencillez natural de las cosas…

La esperanza, la seguridad de poder crear en nuestra vida aquello que queremos y deseamos. ¡No tengas dudas ni miedos!

…miedo por no poder conseguir lo que quieres. Si tienes dudas por si realmente lo mereces, hace también dudar a tu cerebro y este no te ayuda… te muestra tu miedo a intentarlo.

¡Recupera esa energía de tu magia interior!, de tu creatividad, esa ilusión de merecer todo lo mejor que pueda aparecer y que vas olvidando hasta no ser capaz de recordarlo.

Vas olvidando quién eres realmente, un ser único e insustituible… pregunta a tus padres, o a tus hijos… A tu pareja o a esos amigos que tanto te quieren.

No dejes que te socialicen y aborreguen, «como dicen ahora».

Intenta no entrar en el inconsciente colectivo de sufrimiento, política, desgracias y miedos.

Nunca pierdas tu identidad, no olvides tu energía, tu magia, tu poder, búscala y deja que te ayude tu niña o niño olvidado.

Pregúntate siempre ¿por qué realizo trabajos que no me gustan?… ¿por qué estudio determinada carrera o profesión?… ¿o por qué vivo en lugares en los que no encuentro mi hogar?… ¿por qué la vida es tan monótona?… ¿o por qué siempre ando con prisas y no tengo tiempo libre?,  Y también ¿por qué cuando lo tengo no se qué hacer, no me conozco, no se reconocer qué me gusta, o que me da miedo? … y sobre todo ¿por qué no tengo el valor o el tiempo de reconocerlo o pensarlo?.

Hay días en que te das cuenta de que no sabes muy bien por qué tienes esa ropa guardada en en tu armario, la que usas día a día, cuando realmente te gustaría ir con ropa siempre comoda, con colores alegres, da igual la estación… ir con el pelo de otro color, despinada, sin maquillaje, en zaptillas de deporte, sin sujetador, y ¡con la sonrisa siempre pintada!.

Busca tu parte auténtica, la sinvergüenza que no le importa que la miren o piensen que es diferente, la loca, la valiente, ¡tú!

Quizás tu niña esté enfadada, escúchala y podrás oír:” Sigo aquí, soy diferente y maravillosa, ¿por qué no quieres verme? ¿Vamos a ver a…? ¡No hace falta que te peines! Así estás más guapa, ¡No, no te pintes! ¡Ni te pongas esos pantalones iguales a los de todo el mundo, ponte esos de colores que tanto me gustan!

¿Olvidaste lo que te gustaba?… ¡pintar… escuchar música…correr…danzar… escribir… disfrazarte, reir y hacer reir a tus amigos, jugar a magos y saber que podías soñar e imaginar el mundo que querías! …

¿Es que ya no recuerdas lo que es imaginar y crear, ser feliz, sonreir, disfrutar con lo que haces?

¿No recuerdas que puedes pensar como quieras, que no importa ser diferente? Eso es lo realmente importante, esa diferencia, ¡eres esa pieza unica que forma el gran puzzle en el que todos participamos!.

¿Por qué va a tener más valor lo que haces que lo que realmente quieres, eso que tú y yo sabemos que haces bien? Porque sabes que haces eso a la perfección, muestralo al mundo, ¡es a lo que has venido!

Percibir tu magia interior, es un gran paso, y todos la percibimos, pero muchos no le prestan atención, percibirla es saber que está despertando, ¡reclama su poder que no es sino el tuyo!.

Si sientes que algo “falla” en tu vida, no te sientes completa, no encuentras momentos de felicidad o paz,  y no sabes muy bien el motivo… esto es algo que escucho casi a diario y ¡es muy triste para mi!.

Si necesitas para vivir escuchar la opinión de alguien antes de hacer algo, si necesitas de los juicios de los demás, si escuchar cosas como: ¡tal y como está el mundo, sólo debes agradecer lo que tienes, resignarte, no tener fantasías ni ilusiones, no vas a poder cumplirlas! … hacen que no te atrevas… ¡vas por el camino equivocado!

Esas personas oscuras, quieren que seas ocura u oscuro como ellos, y contribuye a que te mantengas en el miedo… el miedo es la sensacion mas incapacitante… extrangulando aun más la magia en tu vida. Ella siempre ha estado y estará en tí esperando a que la percibas y utilices, aunque tu decidas no hacerlo.

Si tienes sentimientos de que algo no está bien, puede ser así, reconocerlo es reconocer tu magia, y si lo sientes es por qué aun no has creado el espacio nuevo que necesitas para ella.

Gran Maga, gran Mago, ya puedes dar la bienvenida a ese espacio para llevar a cabo tus sueños. Por supuesto con amor, ilusión, y respeto.

La Magia es la energía más poderosa, tiene la capacidad de cambiarte a tí y cambiar tu entorno con tus propias creaciones, te muestra tu naturaleza divina. Es la alquimia transformadora, es poder en movimiento, es cambio, te conecta contigo misma, con la naturaleza y con el mismo Universo, ya que en toda la creación se puede apreciar la energía de la fuerza poderosa y creativa de la magia.

Todo en el mundo fue primero un pensamiento, necesitó de imaginación, confianza, creatividad, entusiasmo, ilusión y Amor, que son la base de la Magia.

Volvamos a ser las Magas y Magos que siempre fuimos, somos y seremos.

 

¡Llama a tu magia! ¡Marié, que pesada eres!

¡Magia, magia, magia, magia… me dirás que siempre hablo de ella, es para hacer que la tengas presente, aunque sea solo cuando me leas!

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...

Mente cuerpo y espíritu

Mente cuerpo y espíritu

¿Ya estamos compuestos por todo en el momento de nacer? ¿O cuándo somos concebidos? Somos mente cuerpo y espíritu....

Rarezas

Rarezas

Vamos a celebrar algo: excentricidades, locuras, rarezas. ¿Nos imaginamos el día de hoy como un día de fiesta? Todos...