¿Qué son para ti los milagros?

Escrito por Marié

19 de mayo de 2023

Otro día más, u ¿otro día menos? Dale tú el enfoque que prefieras. Si tu vida es maravillosa desearás tener en ella todos los días posibles. Vivimos un milagro. Aunque seguramente no llamemos milagro a las mismas cosas. ¿Qué son para ti los milagros?

Para mí, milagro es estar viva, disfrutar de la sensación de vivir día a día. Me siento afortunada por ello, me siento honrada solamente por existir.

Esta perspectiva de agradecimiento me permite observar otras vidas con un angulo mas amplio.

La mayoría pueden medirse, no conocen la magia, no son diversas ni intentan acercarse a la posibilidad de ser multidimensionales, multifacéticas.

Quisiera que se manifestase en esas vidas la hermosa posibilidad de elegir mejor el color con el que observan sus circunstancias. Y sobre todo la capacidad de creer en otra gran cantidad de posibilidades y posibles enfoques.

Solamente pensándolo, me abruma la opción de no tener la mente abierta y sentirme encerrada solo en pequeñas opciones, por eso no me gusta que se permanezca en realidades homogéneas y planas.

Observo, cada vez más habitualmente, esta realidad, regular, uniforme y medible. Y pienso que la realidad es mucho más amplia.

Aunque esta afirmación también me produce cierta contradicción, porque también pienso que podemos modificarla con nuestra forma de pensar y de vivir. Y con una mente más adaptada a las potencialidades de cualquier situación.

Quizás lo que quiero decir es que hay ciertas cosas inamovibles, pero otras muchas pueden modificarse intentando acercarnos a lo que permanece latente pero encubierto por la estrechez de miras.

Verdaderamente, creo que la realidad es totalmente subjetiva, además de relativa.

Por eso me ha gustado mirarla desde muchos ojos diferentes y uno de los muchos que hay y que se puede acercar un poco a mi manera de intentar vivir, es el chamanismo. Lámalo magia si quieres, aunque mi concepto es que muchas cosas son como deben ser independientemente de nosotros. Y lo que muchos consideráis magia, para mí, entra dentro de lo normal.

Rezo por que cada vez sea más evidente y cada vez más personas vean la maravilla en la que estamos inmersos, la hermosa posibilidad que se nos brinda de ayudar, de hacer todo mejor. Para eso hemos venido ¿no? A dejar todo un poquito mejor de lo que lo encontramos…

Y como la palabra magia me resulta “mágica” voy a continuar utilizándola en mis textos.

Es como vivir la vida desde la perspectiva de un niño. Para un niño es todo desconocido, es todo descubrimiento, ilusión, sencillez e ingenuidad y cada cosa o situación que va apareciendo en sus vidas les resulta mágico…

Ojalá no perdiéramos esa bonita aptitud con el paso del tiempo…

Afortunadamente, he conocido muchos adultos que no han desaprovechado esta capacidad de ver la vida, creo que es el mejor color a través del que observar.

Pienso que se está acentuando cada vez más un comportamiento maleducado, egoísta y egocéntrico.  No digo que cada uno no deba pensar en sí mismo, es lo principal si queremos que lo demás esté bien, pero precisamente no es el caso. Es el de un comportamiento de querer pasar por encima de lo demás esté o no esté bien. Yo, yo y solo yo, pese a todo lo demás.

¡Es repugnante!. No saben que esa parte que defienden y cuidan no es la importante, por favor ¡Somos finitos!, y nuestra parte infinita es la que realmente hay que reverenciar.

Es una realidad muy superficial, pobre, plana y limitada.

Mi punto de vista es que se debería vivir con más respeto hacia lo que se nos ha regalado. Es un regalo no solicitado, y ahí está la magia, ahí vive el milagro.

Incluso teniendo conocimiento de esto, hay quién piensa precisamente que ha sido llamado a la vida sin su consentimiento… y no se detienen a pensar en el propósito único por el que están aquí.

¿Y tú, no piensas en los milagros? Es una pena no querer vivir la magia de la vida.

Me gustaría ser la madrina de quien quiera comenzar a ver lo trascendente en cada cuerpo, en cada ser completo, en cada templo. Desde la humildad, pero una humildad real, sin llegar a permitir humillación ni sumisión.

Esto es lo que se está intentando de todos, pero no saben que hay ciertas mentes a las que no se puede llegar.

Hay mentes que son secretas para los arrogantes … ¡Menos mal!. Ahí está el milagro, la magia y la profundidad.

Realmente no sé a quién o a qué tengo que dar las gracias por la sencillez con la que veo ciertas cosas, también por soñar diariamente un mundo mejor, un mundo con más respeto por lo realmente sagrado y con menos necesidades irreales. Verdaderamente no es necesario.

Si fuésemos capaces de detenernos un poco, si tuviésemos la educación de escuchar, podríamos romper con un sistema de creencias anclado en lo inservible.

Disfruto enormemente con las personas mayores, no con todas ¡por supuesto!. También existe la ignorancia y la falta de respeto en algunas. Pero hay otros, ya ancianos, con los que mi aprendiz saca sus antenas, y ellos son los que me hacen ver que por mucho que aprenda, nunca estaré del todo preparada…

Por ello mi tenaz observadora, mira en todas direcciones, no solo hacia fuera, quizás hacia dentro con más intensidad. Creo que mi objetivo de observar es descifrar los detalles, de manera que cada instante se transforme en milagro. Y cada milagro da lugar a una remodelación… De todo lo que digo, como resultado o también como causa, siempre llego a mi natural y característica rebeldía.

¿Estás preparado para estos milagros de los que hablo? ¿Estás preparado para un nuevo nivel?

Alegría de compartir. Capacidad de revelarte ante lo prohibido, que realmente no está prohibido, solamente vetado a algunas personas…

Prepara tu corazón y vive desde una mente abierta, de otra forma es imposible asimilar todo lo que estoy tratando de decir… mi forma de entender el milagro de la vida…  Quizás no sea la tuya, ¡y yo lo siento en el alma!

Considero que no querer aprender y mirar siempre en la misma dirección es señal de debilidad.

Es necesario avanzar, y para ello hay que ser fuerte y valiente, pero esa valentía y fuerza que no requieren de la violencia, de ningún tipo de violencia. Considero cualquier clase de violencia meros recursos que aparecen traídos de la mano de la desesperación, de la debilidad y la pobreza mental.

Si miras a la tierra, a tu vida y te haces su aprendiz, puedes sentir el universo en ti. Milagros. Y créeme, lo que no hagas, se quedará eternamente sin hacer. Busca tu valor, que sé que lo tienes, y muestra al mundo la huella única e insustituible por la que estás en él.

Lo primero desapegarte de lo totalmente innecesario, supongo que es difícil si no lo has hecho nunca. Pero para ello hay que detener un poco el paso, con la velocidad te pierdes preciosos detalles del paisaje. Hay cosas que, como no las miras, no sabes que te están perjudicando.

Bueno, como siempre, me remito a mis abuelos, afortunadamente me encanta escuchar y no es de ahora…

Mi abuela Carmen me enseñaba muchas cosas sin enseñármelas realmente, solo hablaba… y yo escuchaba sus historias… Por eso me gusta escuchar a los abuelos, ellos han vivido vidas desconocidas en las que habita la historia real, no la que leemos en libros de historia.

Pero algunas cosas de las que decía quedaron profundamente grabadas en mí y nunca las voy a olvidar.

Lo primero que me viene a la memoria es saber escuchar sin difundir. Me enseñó, sin que hiciese falta decir que era un secreto, cuando no se debe decir una confidencia. Tampoco mentir… que la mentira es infelicidad, intranquilidad, deshonestidad, insensibilidad y desamor. Un total y absoluto teatro.

Me dio a mi padre, el mejor, para mí ¡por supuesto!. Cada persona pensará que tiene también el mejor padre, o así debería ser…

Y de él aprendí que la felicidad no existe, no una felicidad lineal, existe el milagro de los momentos felices. Él me decía que debía aprovechar estos momentos de felicidad para impulsarme, para llenarme de amor. ¿Cómo? Amando de verdad. Y desde ese lugar en el que sientes con más fuerza el corazón, aprender a vivir tu propia libertad, una libertad que ofrezca también libertad a quien este alrededor.

Y que todo es como una gran máquina llena de engranajes, en la que si uno de ellos deja de funcionar, el resto también lo hace.

Así que desde la libertad, que creo que es lo más milagroso que podemos conseguir, podremos hacernos más coherentes, más poderosos, fuertes pero sensibles, y así conseguiremos gobernar cada uno nuestro propio navío sin temor a que se hunda.

Y ese milagro, ese momento en el que sientes que eres todo lo grande que has venido a ser, y no antes, es cuando la magia se hace presente, es cuando puedes ver por encima de cualquier tormenta, es cuando ves clara toda la realidad. Aunque esta permanezca oculta para casi todo ser.

Redescubres el milagro profundo de hablar con lo invisible. A sentir la naturaleza, ¡a sentirte naturaleza!. A escuchar el silencio de las rocas y el fluir interno de cada árbol y planta, a ver la vida en los ojos de los animales… a descifrar los mensajes que dibuja el sol en la arena al colarse entre las hojas de los árboles… por decir algunos…

Y puedo decirte lo que yo siento, milagro es vivir la vida pudiendo elegir. Es el mágico ritual que vas aprendiendo, es esa sensación oculta que te susurra al oído como llegar a tu zona más sagrada.

Milagro es acercarte cada día más a saber quién eres, y también, y para mí más importante, saber quién no eres. Tener claro que hay cosas sembradas en ti por muchas personas, pero que no son tú. Y con ello poder liberar el potencial interno individual, y así construir paso a paso tu verdadera identidad.

Milagro es echar la vista atrás y recuperar cada instante, las memorias guardadas desde el origen.

Agradecer por ello y ayudar a quien sigue viviendo un simulacro, eso que le hace igual a los demás. El papel que oculta el poder de la coherencia.

Hay magia en ti que te ofrece los recursos necesarios para construir a la persona que has venido a mostrar, con ayuda de tu voluntad ¡por supuesto!. Pero tienes que saber que tu aporte es esencial, y lo que no hagas, así permanecerá.

Y como siempre digo, no es lo mismo tu misión que tu trabajo, aunque debemos tener cubiertas las necesidades básicas, el resto es evolución personal. Tú eliges que quieres llevarte de esta vida y que quieres dejar en ella…

¡Vive! ¡Piensa! ¡Medita! La vida y la muerte ocupan el mismo espacio. Haz de él un espacio milagroso.

¡Ese espacio, en el que las dos habitan se hace eterno cuando vives en paz, paz contigo y armonía y solidaridad con todos!

¡Respeto profundo!

No dejes que el espacio donde las dos habitan la ocupe un cementerio donde estás inerte, pero te crees vivo.

Aprende a luchar junto al que lucha, abre los ojos, despierta a la realidad. No vivas en el actual patio de recreo infantil. Total inmadurez, irreverencia, falta de respeto, indulgencia, mentira, egoismo, y desamor.

Y aunque te quedes solo, no dejes de luchar solo, realmente venimos y nos vamos solos. Y es mas dificil vivir que morir. Lo penoso es morir en vida.

La vida que veo no es la que quisiera ver, es absurda pelea, eterno desencuentro, falsedad disfrazada de sonrisa.

Pero yo seguiré creyendo en la magia, y en lo milagroso de mi vida, y aunque sea pequeña, se que el mundo cambia con mi pensamiento.

Gracias por esta fe inquebrantable que se me ha regalado. Sin ella no sería posible. Rezo por que no pierdas nunca la fe.

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...

Me encanta la juventud

Me encanta la juventud

Me entusiasman los jóvenes, los niños, los adolescentes. Me encanta la juventud, pero también me fascina el resto de...