Mala budista

Escrito por Marié

17 de octubre de 2020

¿Qué es un Japa Mala y como podemos usar su poder en nuestras meditaciones diarias?

Etimológicamente, Japa significa murmurar oraciones y Mala significa guirnalda. El Japa Mala tiene más de 6.000 años de historia. La palabra Mala (Fo Zhu – 佛珠) viene del sanscrito, el término correspondiente al chino es “nien zhu” o “fo zhu”. Se podría traducir al español como cuentas (rosario).

Si ves a alguien que lleva en sus manos una especie de rosario, ya sea enrollado en la muñeca o bien colgando del cuello, es probablemente un practicante budista, aunque se usa cada vez mas habitualmente por laicos. También, si practicas meditación con frecuencia y lo haces en sesiones comunes, te puedes haber fijado en que algunas de las personas que también lo hacen, llevan unos collares o pulseras enrolladas en la muñeca, o guardadas en algún estuche, que utilizan cuando se ponen a meditar.

Pues esos collares se llaman malas, también se les conoce como mala budista,  mala tibetano, japa mala o yapa mala. Aunque parezcan un adorno puramente estético, encierran un significado bastante más profundo y además pueden ser de bastante utilidad durante la práctica de la meditación.

Quien conoce el yoga sabe que puede ayudarse de asanas que son accesorios y el ejemplo más básico sería la esterilla, pues el mala sería el equivalente del asana con respecto a la meditación.

Los que me conocéis bien, me habréis visto usar mi mala en alguna ocasión. Los malas pueden estar formados por 108 cuentas, aunque los hay de 27 y 21 para usarlos en meditaciones más cortitas. El número 108 aparece en muchos otros sitios en la tradición India. Por ejemplo, el alfabeto sánscrito tiene 108 letras, las Upanishads tiene 108 textos sagrados, hay 108 lugares sagrados en India, según la medicina ayurvédica, el cuerpo tiene 108 puntos de acupresión y según el tantrismo, el cuerpo tiene 108 líneas de energía o chakras que coinciden en el corazón. Según la tradición tántrica, 108 es un número sagrado y representa el universo.

Se han utilizado en el budismo y el hinduismo desde hace cientos de años, aunque su uso llegó a occidente, como todo lo relacionado con el crecimiento espiritual, cuando se pusieron de moda estas técnicas. El mas tradicional mala está confeccionado con semillas de Rudraksha y data del siglo X. Podemos asimilarlo a otros collares o pulseras similares que se usan en otras culturas para el control del estrés, como el kombolói griego, también al collar que se usa para el Rosario Cristiano aunque sin connotaciones religiosas.

¿Para qué usar un mala? Sirve para no perder la cuenta mientras se realizan meditaciones centradas en un mantra.

Siguiente pregunta: ¿Qué es un mantra?

Hay muchas maneras de meditar. La meditación básicamente consiste en dejar la mente libre de pensamientos de baja frecuencia y si estos aparecen, aprender a observarlos y dejarlos marchar sin persistir en ellos. Repetir mantras de forma oral o mental es una de las maneras de mantener la atención centrada en algo que nos permita alejar pensamientos constantes. La mayoría de los mantras tienen un significado que también nos puede servir de ayuda.

Es sencillo de entender, las palabras tienen poder! Y si en tus meditaciones repites 108 veces soy salud perfecta cuando salgas de la meditación, esas palabras se han grabado profundamente en tu subconsciente. Teniendo en cuenta esto, cualquier palabra o decreto que estés usando, puede ser perfecto, solo debes buscar el adecuado para tu momento presente, el que necesitas para sanar lo que te está ocurriendo, puedes usar uno de tu propia cosecha, alguno que hayas leído o utilizar los clásicos mantras sánscritos, siempre que sepas su significado.

Regresemos a los malas: Como he dicho están compuestos por 108 cuentas y se colocan en forma de collar o en la muñeca izquierda. Suelen tener tres divisiones en las posiciones 27, 54 y 81. 108 Para el hinduismo es un número sagrado con un significado concreto:

  • 1 El Universo, la verdad absoluta, la divinidad.
  • 0 La nada, la humildad en la práctica espiritual.
  • 8 El infinito, la eternidad.

Las cuenta de inicio y final son mas grandes o diferentes de las demás y se llaman Guru, suelen representar para los tibetanos la sabiduría búdica y su unión con todo lo existente. Se hacen siempre con cuentas redondas. Estas cuentas suelen ser de 7 a 10 mm y tener una forma que facilite poder ser deslizadas entre los dedos, porque eso es lo que vamos a hacer con ellas, de la misma forma que se haría con un rosario.

Los más tradicionales son de cuentas de Rudraksha, también de semillas de loto, hueso de yak, madera… otros más sofisticados están fabricados con piedras preciosas y también de gemas como ónix, turquesa, jade… a los que se le atribuyen las propiedades de estas gemas. Cada material aporta algo, las semillas de loto se relacionan con la capacidad de superar obstáculos, ya que crece en el lodo. Teniendo en cuenta todo, si decides utilizar un mala en tus meditaciones, sería beneficioso estudiar las posibilidades de cada material.

Comencemos. Elige el mantra que vayas a usar, centrado en una intención. Toma la cuenta diferente con la mano derecha, colócala entre el dedo corazón y el anular y ve pasando las cuentas hacia tu cuerpo, significa que atraes energía en tu dirección. Tú dedo índice simboliza tu ego y no debe tocar las cuentas, según la tradición así lo mantienes alejado. Si al terminar con tus cuentas, quieres continuar meditando, debes hacerlo deslizando las cuentas en sentido contrario.

¡¡¡Ya tienes otra idea para tus meditaciones!!!

Gracias Elvira.

5 Comentarios

  1. Elvira

    Te quiero

    Responder
    • Marié

      ¡Yo también te quiero!!!

      Responder
    • Marié

      Sin palabras.♥️

      Responder
  2. Elvira

    Sigue creciendo y arrastramos contigo!!!

    Responder
    • Marié

      ¡Todos vamos aprendiendo juntos! Ya lo sabes

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...