Los sentimientos son diferentes

Escrito por Marié

12 de enero de 2024

Buenas noches amigas y amigos. Saludos a todos. Cada vez que me dispongo a escribir siento que viajo a algún lugar, y en cada lugar me siento observada por infinidad de miradas, también en cada uno y según sean los observadores los sentimientos son diferentes.

De mis sentimientos dependen mis reflexiones.

Hay ocasiones en las que me dispongo a escribir sobre sanación, y termino escribiendo sobre la soledad.

Otras veces parece que mis dedos se mueven solos siguiendo un mensaje que llega directamente a ellos.

Por eso, si has vagabundeado por mi blog habrás visto que mis textos son un conjunto variado de temas diferentes y que no tienen nada que ver entre ellos. Lo único que tienen en común es que se centran en ayudar siempre a alguien.

En algunas ocasiones os he dicho que sois muy importantes a la hora de decidir sobre lo que escribir, y lo reitero, vosotros participáis en la elección.

Unas veces directamente, porque alguien me pide que escriba sobre algo, y otras indirectamente porque recuerdo algún problema que alguno de vosotros me ha confiado.

Cuando repaso algún texto, me pegunto si mis reflexiones serán arriesgadas, o comprometidas, o ambiguas o complicadas, pero me contento con saber que todas han servido a alguien. Lo se por vuestros correos, por vuestro aliento cuando me comentais.

… Vidas pasadas, resignación al tener que vivir ciertas experiencias, soportar épocas difíciles. Elecciones anteriores a esta existencia, obtención de experiencia a través de nuestras elecciones…

Muchas veces, como digo, pierdo el control, y no tengo claro de que voy a escribir, solo ocurre.

Hay otras ocasiones en las que parece que no elijo, pero igualmente dirijo.

Cuando me decido y escribo sobre este mundo, percibo que nuestra consciencia es la que guia las distintas posibilidades.

Muchos me responderéis: – ¡Entiendo!. Pero nada más.

Y no sabéis que dentro de esas posibilidades están las buenas y tambien las malas.

Por ejemplo, muchos pensáis que si os escondéis de ciertas cosas evitaréis que sucedan.

Cosas a las que teméis, como por ejemplo salir de casa y que os caiga algo de un tejado… ¡Se acabó todo! Sin caer en la cuenta de que si no salis de casa igualmente puede suceder algo, si tiene que ser así.

Hay cosas de las que uno no se puede esconder.

Lo que hay que hacer es ¡vivir!

Sin miedos, sin preocupaciones por lo que pueda pasar, pasará lo que tenga que pasar independientemente de lo que pensemos nosotros.

Puede ser correcto o incorrecto.

Si no sales a la calle no te puede atropellar un coche, tu conciencia te ha protegido de esa situación, pero no puede evitar todas las demás posibles situaciones.

Aunque esto es relativo, porque a veces dejas de hacer cosas, pero no entra en juego el miedo.

Solamente dejas de hacerlas porque tienes un pensamiento premonitorio, una sensación desagradable y en este caso creo que hay que prestarle atención, es cierto que podemos sentir estas cosas.

Estos pensamientos son intuiciones, todos las tenemos y creo que deberíamos tenerlas más en cuenta.

Muchas veces hacemos cosas que nos demuestran que estamos en el lugar correcto y en el momento preciso.

Cuestión de consciencia, de presencia.

Nuestra conciencia es más elevada de lo que pensamos y ella nos llevará, si la dejamos, al lugar adecuado.

Opino que podemos influir en ciertas cosas en alguna de nuestras realidades.

Somos mucho más grandes de lo que pensamos.

¿Piensas en todo esto ¿Te preguntas sobre cosas que no puedes controlar, pero que de vez en cuando percibes?

¿Qué te preguntas para saber? ¿Qué querrías saber sobre ti que no sabes? ¿Querrías conocer que dones espirituales o esotéricos posees? ¿O te produciría miedo?

Muchos responderéis que sí, la mayoría con los que he hablado quisiera tener más percepciones, más contacto espiritual.

Pues creo que tenéis que escuchar con más atención, o preguntar con más intención. Cuando preguntes y escuches con atención plena, puede que te ayuden a canalizar, si estás preparado, o ellos están preparados.

Algo muy claro es que nacemos y partimos, nacemos y partimos, nacemos y partimos, pero nunca desaparecemos.

Muchos lo entendéis.

Para mí es básico. Es básico para entender el proceso de mi alma, única y personal.

Ella es nuestra parte eterna, yo lo siento así, pero veo que en muchas creencias se la trata cómo lineal.

Se nos dona al nacer y regresa a algún lugar al partir.

Pero yo no lo veo así, pienso que no tiene comienzo y tampoco tendrá final.

Cada una de ellas forma parte de algo mayor, y parte desde ella.

Es llamada de formas diferentes: fuente, universo, Dios, Diosa, espíritu infinito.

Almas pasadas de vidas pasadas y almas futuras de vidas futuras. ¿Reencarnación? Si, se podría llamar así o de muchas formas más.

Una y otra vez.

¿Tú no tienes intuiciones similares? ¿O crees que eres finito?

Yo creo que todos hemos tenido percepciones de que esto es así, pero a muchos os da miedo.

Igualmente, somos muchos más los que lo creemos, puedo dar fe por muchas personas tratadas.

Aunque su posesión está en manos solamente de unas pocas personas.

¿Qué puedes responder? No tienes por qué pensar igual, no tienes nada que ver conmigo, ni con lo que pienso.

¿Me puedes decir que no has sentido que alguien cuida de ti en muchos momentos de tu vida, que no te han sucedido cosas inverosímiles si no fuese por qué las has vivido?

Yo creo que los que están al otro lado del velo podrían demostrarnos muchas cosas, si pudiesen.

Ellos ya han tenido contacto con algo que nosotros todavía no entendemos, una conciencia común.

Y desde este lado del velo podemos comprobar esa forma de trabajar, en conjunto.

Cuando muchas personas queremos y deseamos las mismas cosas, cuando pensamos en ellas… consciencia colectiva… tenemos mucho poder…

De esta manera se crean los egregores, o como se les llama en mi casa, vigilantes.

Damos poder con nuestras conciencias unidas, a situaciones o a cosas que si no fuese por nuestros pensamientos, emociones y esperanzas, no sería posible que tuviesen.

¿Lo entiendes? ¿Algo se mueve en tu interior? ¿O tus creencias no te dejan creerlo?

Yo lo entiendo, pero hay ciertas conexiones que no podemos entender ni experimentar aquí en la carne.

Pero cuando cruzamos al otro lado formamos parte de un uno y un todo.

Y siento que es más maravilloso de lo que podamos pensar (me lo han hecho saber desde allí), aunque también creo que nuestras mentes no están preparadas para entender algunas cosas.

Todo lo que tenga que pasar es para aprender, así que más vale aprenderlo lo antes posible para no tener que volver a pasar por las mismas experiencias una y otra vez.

No me puedes decir que no has vivido cosas que ya conocías, que estaban en tu memoria. Algunos le podéis llamar “déjà vu”, todo está muy bien detallado en el akash.

¿Nunca has dicho: yo ya he estado aquí, yo ya conozco esto, ya he tenido esta conversación, esto ya me ha ocurrido? Claro que sí.

Cuando hemos venido muchas veces, sin importar donde ni cuando, ni lo que hayamos vivido, es inevitable un aprendizaje madurativo, es lo que tiene que ocurrir para no repetir.

Si lo hacemos bien, cada despertar será más grandioso.

Todo esto nada tiene que ver con tu personalidad, sino con las energías, sobre todo con la energía del amor, del aprendizaje y de la compasión por los demás.

Cada alma viene a aprender o a enseñar, pero casi siempre a las dos cosas.

Puedes ser un alma muy antigua viviendo bajo unos padres muy jóvenes en alma, familias difíciles, ignorantes, dañinas, desestructuradas.

Experiencias difíciles que necesitan luz, y tú se la aportarás desde la madurez de tu alma.

Pienso que cada don viene ya preparado y solo lo retomamos y lo depuramos.

Yo creo que mi arte viene de lejos, y mis ganas de sanar.

Creo que mis músicos ya eran músicos, solo han estado recordando.

Y lo pienso así porque creo que nuestra parte creativa es la más sencilla de recordar.

Siento que esa creatividad nacerá de nuevo incluso en las situaciones más difíciles de vida.

Para mi no es tan complejo, pero a la vez es muy confuso.

Cuantas más veces despiertas aquí, más habrás aprendido, tu vida será cada vez más bonita y más cómodamente pasarás por la experiencia.

Veo que los rebeldes, los difíciles, los que cuestionan, los que hacen pensar las cosas, los que impactamos con nuestras preguntas, somos los que influimos.

Igualmente, pienso que estamos más conectados entre nosotros y con el oto lado de lo que podamos pensar y sobre todo entender. ¿Multidimensionalidad? ¿Conexión?

No lo sé, he vivido siempre sembrando sus semillas, unas germinaron pronto, otras están geminando después de toda una vida, y supongo que muchas otras se perdieron en el camino.

Todos sembramos por todos los lugares que pasamos.

Unas veces es posible y otras no, pero lo importante es hacerlo, ser a la vez quien pone la semilla y quien recoge la cosecha.

Ser a la vez maestro y aprendiz.

Si tienes eso claro, nunca dejarás de aprender.

Pero pon atención para nunca olvidar.

Deja grabadas señales inequívocas para llegar a ellas cada vez más fácilmente en cada regreso.

Cada vuelta será más sencillo y más rápido recordar.

Creo que hay que vivir siempre desde la bondad y la luz, sin importar si te creen o lo que piensen, si te insultan o te ignoran.

Observa a quien lo hace como si mirases a tu hijo más pequeño y piensa que lo amas como tal.

Esa paz y tranquilidad que aporta la no reacción, no puede ser entendida por quién no esté preparado.

 

Todo es evolucion, todo es aprendizaje. Te lo dice una aprendiz.

Te reconozco, alma antigua.

 

 

¡Namasté!

 

 

2 Comentarios

  1. Carmen Ramirez

    Hola!!! Si es verdad, yo he ido por primera vez a algún sitio y todo me suena como si hubiese estado antes y ya te digo que era la primera vez , parecía conocer todo,

    Gracias!!!! Me encanta todo lo que escribes y como lo haces, como lo expresas🥰😍😘😘😘

    Responder
    • Marié

      Muchas veces, muchos lugares… Muchas vidas. 🥰

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

El rito de la vida

El rito de la vida

Cuando emprendí mi camino de acercamiento a lo que realmente amo, también comencé a percibir un número cada vez más...

Somos un conjunto de pasiones

Somos un conjunto de pasiones

Hoy vamos a jugar a algo, vas a necesitar un papel y un bolígrafo o algún cacharro en el que puedas escribir. Somos un...