Leyenda de las trece abuelas indígenas

Escrito por Marié

12 de julio de 2021

Leyenda de las trece madres

 

A lo largo del tiempo, entre los Kiowas, Cherokee, Iroquois, Séneca y en otras varias tribus nativas de América del Norte, las ancianas contaban y enseñaban, en los «Consejos de Mujeres» y en las «Tiendas Luna», las tradiciones heredadas de sus antepasadas. Entre ellas la Leyenda de las trece abuelas indígenas.

Esta leyenda es originaria de los nativos americanos y nos habla de los principios de la energía femenina. Nos relata como cada mes y en cada lunación, las mujeres estamos regidas por una de las trece abuelas originarias,  cada una de ellas representa un trabajo interno a realizar.

De entre muchas de sus historias destaca esta leyenda, también llamada de las “Trece Madres de las Tribus Originarias”, que representan los principios de la energía femenina manifestada en los aspectos de la Madre Tierra y la Abuela Luna.

En estos días que nos ha tocado vivir, en los que estamos teniendo grandes transformaciones personales y a nivel planetario, es importante que todas las mujeres conozcan un antiguo legado lleno de profundidad en el que se enseña como sanarse a sí mismas, y a curar y nutrir a otras mujeres, para así poder entre todas sanar a la humanidad y al planeta.

Si todas las mujeres logramos sanar las profundas heridas que hemos tenido que sufrir a lo largo de tantos años, estas heridas no se manifestarán en nuestra vida en forma de actitudes hostiles, separatistas, manipuladoras o competitivas.

Cuando sanemos todas estas antiguas lesiones, podremos conseguir el equilibrio necesario para poder expresar las verdades milenarias que tenemos como mujeres, en lugar de intentar imitar y representar modelos masculinos de agresión, conquista o dominio. De esta forma mostraremos al mundo nuestra fuerza equilibrada.

Como representación de las trece lunas anuales, las trece matriarcas se encargaban de proteger a la madre tierra y a todos los seres vivos que la poblaban. Era su responsabilidad velar por los atributos propios, por los dones individuales traídos por ellas a la tierra. En aquellas antiguas leyendas, la madre tierra era representada por una tortuga y su caparazón, dividido en trece segmentos, simbolizaba el calendario lunar.

Cuenta la leyenda…

… que al comienzo de la vida en nuestro planeta había abundancia de alimentos e igualdad entre sexos y razas.

 

Pero, poco a poco, la codicia por el oro condujo a las personas hacia la competencia y la agresión; la violencia resultante desvió a la Tierra de su órbita, lo que provocó cataclismos y cambios climáticos.

 

Como resultado, para que el planeta volviese a purificarse, todo lo conocido fue destruido por el fuego.

 

La Madre Cosmica, representada por la Madre tierra y por la Abuela luna, para poder ayudar a un nuevo comienzo, le dió una oportunidad a la humanidad, restaurando el equilibrio. Le ofreció un legado de perdón y compasión, y este legado lo ocultó protegido en el corazón de las mujeres.

 

Para lograrlo, trece partes pertenecientes al cosmos, se manifestaron en la tierra como Trece Matriarcas. Ellas representaban las trece lunaciones de un ciclo solar. Tambien representaban atributos como fuerza, belleza, poder y misterio del sagrado femenino.

 

Cada persona individualmente y tambien en conjunto, comenzó a hacer todo lo posible para ayudar a que en las mujeres se desarrollara la fuerza del amor, el balsamo del perdón y la compasion.

 

Todo esto se manifestaría  en un nuevo mundo lleno de paz y de luz. Todos los logros serían posibles cuando la humanidad aprendiese todas sus lecciones y alcanzase la sabiduría.

 

Cada una de las trece mujeres, tenia en su corazón los conocimientos y la capacidad de visualizar, y en su utero nacía la capacidad de generar sueños.

 

En este planeta, todas ellas formaron un consejo llamado La casa de la tortuga y cuando regresaron al interior de la tierra, dejaron en su lugar trece calaveras de cristal que tenian en su interior toda la sabiduría que ellas lograron alcanzar.

 

A traves de los lazos de sangre y de los ciclos de la luna, las matriarcas crearon una hermandad que une a todas las mujeres. El objetivo de esta hermandad es sanar la tierra. Cada una de las matriarcas representa de manera simbolica una parte de la verdad, cada una situada en su correspondiente lunacion dentro de las trece que existen.

– Fuente: Adaptación del Livro: «O anuário da grande mae»

Foto de la entrada: Laura Rodríguez via Flickr.

Ellas están aquí. Todas son mujeres, son ancianas e indígenas. Su conjunto pertenece a los tres colectivos más despreciados por nuestra sociedad actual, pero ellas saben que su momento para hablarle al mundo finalmente ha llegado. El Concejo de las Trece Abuelas Indígenas fue convocado –afirman–, por esta vieja profecía. Y así, desde los sitios más convulsos del planeta, ellas, las ‘hacedoras de humanidad’, fueron llamadas por una voz sabia y ancestral, para hablar de una ‘era de paz en la tierra’, con un mensaje dirigido a las próximas siete generaciones.

Actualmente

Las mujeres de la actualidad podemos recuperar nuestra fuerza interior a través de estas verdades ancestrales y gracias a la sabiduría de nuestros antepasados.

Si utilizamos este poder, podremos desarrollar los dones con los que venimos, además de acercarnos a nuestros sueños. También de esta forma podremos compartir nuestra sabiduría y utilizaremos todo el conjunto que somos. Trabajando juntas, para bendecir, sanar y en beneficio de la madre tierra y de la humanidad.

Pero solo curándonos nosotras mismas, podremos llegar a sanar a otros, educar y enriquecer mejor a las generaciones por venir.

De esta hermosa manera podremos corregir patrones familiares destructivos.

Solamente mediante una manera limpia de honrar nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestras necesidades emocionales, las mujeres podremos hacer realidad nuestros sueños más profundos.

Hablando desde la verdad, actuando desde el amor, las mujeres podremos aportar y recrear paz, respeto y crecimiento entre todos los seres.

Con esta manera franca de actuar, veremos restaurada la armonía e igualdad del origen, y el equilibrio perfecto de la tierra.

Nosotras las abuelas indígenas hemos venido desde muy lejos para hablar al mundo del conocimiento que guardamos dentro.

 

En muchas lenguas se nos ha dicho que el tiempo de hacer cambios ha llegado… por nuestras familias, por las tierras que amamos, por todos los seres.

 

Nosotras seremos la voz de los sin voz, y podemos crear y mantener la visión de nuestro corazón para difundirla.

 

Somos portadoras de luz. Somos mujeres. Somos sabias. Ya nadie puede dividirnos.

 

-Agnes Baker Pilgrim, nieta del jefe indio George Harney

Si quieres conocer un poco más sobre la sabiduría ancestral de nuestra Madre Tierra, hay un precioso libro que puede ayudarte.

Siguiendo sus consejos, podrás sumergirte en un mundo unido a lo sagrado y a los rituales.

A través de sus páginas conocerás muchos detalles de sus vidas, viajarás a tierras ancestrales de los cinco continentes.

Sus palabras te sumergirán en la conciencia de lo sagrado y los rituales ancestrales. Conocerás el respeto hacia todos los seres vivos. Aprenderás a llenarte de fuerza y de amor a través de retos de transformación enseñados por cada una de las abuelas.

Cada capítulo habla de cada una de las ancianas que compone el consejo de las trece abuelas indígenas. Ellas eran y siguen siendo leyendas vivas dentro de sus tribus.

Podrás ver como profecías ancestrales anunciaban la unión de estas trece abuelas.

Personalmente aconsejo su lectura, si escuchas con atención, podrás oír sus voces, que ayudarán a traer a tu vida la sabiduría femenina ancestral.

Libro: La voz de las trece abuelas. Ancianas e indígenas aconsejan al mundo.– Carol Schaefer

¡Namasté!

2 Comentarios

  1. Sonia

    Me ha encantado, súper interesante, según iba leyendo, algo se removía en mi interior. Ya hablaremos más profundamente, cómo siempre genial Marie

    Responder
    • Marié

      Gracias Sonia. Por supuesto que hablaremos de todo lo que tú quieras, sabes que me encanta hablar contigo. Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Somos alma

Somos alma

Aquí no hay nada para nosotros, somos alma y el alma no lleva equipaje. ¿Pensabas que era tuyo? Cuan equivocados...

Nictógrafo

Nictógrafo

El nictógrafo: un invento de Lewis Carroll (Charles Dodgson) para escribir en la oscuridad. El nictógrafo es un...