Laurel

Escrito por Marié

30 de mayo de 2022

El célebre laurel

 

Té de Laurel, aplicaciones, beneficios y más - Mini Manual

¿Laurel? Mi abuela Esperanza diciendo: – ¡Niña, saca el laurel antes de servir la comida, que a quien le caiga se va de viaje! ❤️

¿Laureles? Los viajes a Santa Amalia, los preciosos días en Villa Petaca y mis amigos Candi y Elvira cortando ramas de sus laureles para mí. Gracias.

¿Laurel? El regreso de mis amigos Sissy y Pepe de su precioso pueblo, y su querida y encantadora casa, con esas enormes hojas de sus laureles, gracias también.

¿Hojas de laurel? Mi madre colocando hojas de laurel alrededor de la puerta del patio para que no entren cucarachas en la casa.

Personalmente, no tengo buena mano con el laurel, unas cuantas veces he intentado tenerlo en maceta, pero se me resiste. Seguiré intentándolo.

Laurus nobilis, llamado comúnmente laurel o lauro, es un arbusto o árbol perenne perteneciente a la familia de las lauráceas, a la que da nombre.

El laurel es una hermosa planta arborescente de verdor exultante en sus aromáticas hojas, las cuales poseen propiedades culinarias y medicinales, aunque tóxicas en dosis altas. De origen mediterráneo, aporta una recia madera utilizada desde antaño para trabajos de taracea (técnica artesanal aplicada al revestimiento) y marquetería (arte o técnica de chapar o embutir piezas de madera en una estructura formando patrones decorativos), de tradición árabe.

De sus frutos aceitunados se extrae un aceite que, mezclado con el de oliva, se usa desde tiempos pretéritos para la fabricación del jabón de Alepo, el primero conocido de consistencia sólida.

Es de crecimiento inicial lento con buena capacidad de rebrote y resistencia a la poda, por lo que se emplea en setos de plazas y jardines.

Seguro has oído muchas veces de que tal o cual celebridad en cualquiera de los campos de las humanidades, ciencias, deportes u otras esferas de la vida social, ha sido laureado con este o aquel título, diploma, premio, etc.

Tal vez no hayas buscado en el diccionario el significado de este vocablo, ni su origen, luego…

Etimológicamente, la palabra laurel la tomamos del francés y el provenzal laurier, variante formada con sufijo -ier (del latín -or y -ior), en principio para referirse no al árbol, sino al follaje del laurel, sobre el latín laurus, que es el nombre de este árbol o arbusto.

Nadie duda sobre su alcurnia y los altos designios que ha desempeñado a lo largo de la historia.

Ya su nombre específico, nobilis, hace referencia a este aspecto y a nadie se le escapa que era con ramas de laurel con lo que se reconocía en la antigüedad los méritos de los militares, deportistas y otras celebridades y como se ha extendido esta costumbre hasta tiempos modernos.

Napoleón, por ejemplo, admirador ferviente de los césares romanos y de sus simbolismos, gustaba aparecer en sus ceremonias coronado con ramas de laurel y así quedó plasmado en multitud de retratos.

Sin olvidar su incorporación a nuestro lenguaje en forma de frases hechas: cosechar laureles, cargado de laureles, dormirse en los laureles, cum laude, etc.

En la Edad media se llamaba baccaleauriatis al estudiante que adquiría los conocimientos impartidos en las primitivas universidades, en referencia a la corona de laurel con la que se reconocía su capacitación y en esta denominación está el origen del nombre del actual bachillerato.

La primera duda es si colocarle en el grupo de los árboles o en el de los arbustos. Efectivamente, el laurel, laurus nobilis, tiene más apariencia de arbusto, pero algunos ejemplares en algunos lugares, pueden llegar a adquirir las dimensiones y aspecto de un árbol con todas las de la ley. Dejémoslo a gusto del observador.

Leyendas

Hay algunas plantas que tienen en sus espaldas una serie de hermosas leyendas de las que algunas no llegamos a conocer, pero las que podemos leer, nos hacen pensar en el motivo por el que tienen esos nombres o el símbolismo que cada planta tiene para el mundo.

 

social Prohibición blusa escultura bernini apolo y dafne demasiado cápsula en frente de

Todo indica que la leyenda del laurel tiene su origen en la mitología griega. Se cuenta que Eros (dios del amor y de la atracción sexual), se sintió muy molesto porque Apolo era muy arrogante. Este último era una de las deidades más influyentes del Olimpo y tenía múltiples poderes. Además, poseía una gran belleza y encanto.

Irritado por tantos atributos y la soberbia de Apolo, Eros desató su ira sobre él. Por eso, le disparó una flecha de oro, ya que esta tenía un efecto mágico: hacía que la víctima se enamorase perdidamente. Al mismo tiempo, Eros le disparó una flecha de plomo a la ninfa Dafne; esta tenía el efecto contrario: impedía amar a quien alcanzara.

Así las cosas, Apolo vio a Dafne y quedó herido y perdido de amor. Comenzó a perseguirla y ella, incapaz de corresponderle, se dio a la huida. Después de correr durante mucho tiempo, y ya agotada, le pidió ayuda a su padre, el dios río Ladon (dioses fluviales, personificaciones de los ríos a los que se suponía gobernados por ellos). Este la convirtió en una planta de laurel.

Cuando Apolo alcanzó a Dafne, ella ya había empezado su metamorfosis. Completamente abatido, Apolo abrazó el árbol y se echó a llorar. Convencido de que ya no podía hacer nada al respecto, dijo que desde entonces ese sería su árbol predilecto. También que sus hojas serían siempre verdes y que servirían para coronar a los hombres más ilustres. Allí nació la leyenda del laurel.

Soneto XIII – Garcilaso de la Vega

 

A Dafne ya los brazos le crecían,

y en luengos ramos vueltos se mostraba;

en verdes hojas vi que se tornaban

los cabellos que el oro oscurecían.

 

De áspera corteza se cubrían

los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:

los blancos pies en tierra se hincaban,

y en torcidas raíces se volvían.

 

Aquel que fue la causa de tal daño,

a fuerza de llorar, crecer hacía

este árbol que con lágrimas regaba.

 

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!

¡Que con llorarla crezca cada día

la causa y la razón porque lloraba!

 

Cuenta una leyenda que en Roma tuvo fama de alejar el rayo. ¡Tiberio César apenas sentía tronar, se colocaba en la cabeza una guirnalda de laurel!

Esta tradición se difundió por toda Europa y, hasta hace pocos años, los aldeanos recurrían al laurel como protección en las tormentas eléctricas. Las mujeres se colocaban ramitas entre el cabello o unas hojas en forma de cruz sobre el vestido. Los hombres lo llevaban bajo la boina o en el bolsillo. El número de hojas siempre debía ser impar.

Buscando en las antiguas culturas

 

La relación del laurel con el ser humano se remonta a la noche de los tiempos, siendo apreciado por primitivas civilizaciones, aunque serían griegos y romanos los que lo incorporaron plenamente a sus refinadas culturas.

 

Fotos de Corona laurel, Imágenes de Corona laurel ⬇ Descargar | Depositphotos

Grecia fue el primer lugar donde se utilizó esta planta para hacer la famosa “corona triunfal” (también de mirto o yedra). Desde entonces este arbusto, y en concreto, sus hojas, se convirtió en un símbolo de gloria y poder.

Se difundió también la creencia de que Eneas, al fundar la acrópolis, encontró en el lugar muchas plantas de laurel. Por eso se extendió la idea de que donde moraban los laureles también debían morar los soberanos.

Por extensión, la expresión “laureado” hace referencia a una distinción de excelencia en el ámbito de la educación y la cultura.

Son muchos los escudos y banderas que representan la corona triunfal en esos emblemas. Más que derivarse de la leyenda del laurel, lo asocian con el símbolo de victoria que esta representa; en la mayoría de los casos, aluden a la victoria militar que les dio unidad o identidad como nación.

En Grecia y Roma se sembraban esas plantas en las puertas de los palacios de los gobernantes, pues se creía que otorgaban protección. El historiador Plinio llamaba “jardines del César” a cualquier espacio vegetal en el que predominase el laurel.

Se utilizaba la expresión “llevo bastón de laurel” para expresar que no se temía a nada, por el poder protector de la madera de este árbol.

Así mismo, en Roma los césares portaban la corona triunfal por considerarse superiores a todos los demás seres humanos:

El pueblo romano heredó y enalteció los ritos griegos del laurel.

Los campesinos romanos tenían la costumbre de atar tres ramitas de laurel con un lazo rojo, de este modo se auguraban una buena cosecha, ayudando al trigo a madurar y dando bienestar a la población.

Livia Drusila, la primera dama más influyente de RomaEn una leyenda romana, un águila dejó caer sobre el regazo de Drusilla, la mujer de Augusto, una gallina blanca que llevaba en su pico una rama de laurel cargada de frutos. Los arúspices (adivinos que interpretaban las entrañas de los animales sacrificados) ordenaron conservar el ave y sus descendientes, plantar la rama y cuidarla con esmero. Así se hizo en la casa de campo de los Césares a orillas del Tíber y creció un pequeño bosque de laureles. Desde entonces, Augusto y todos los Césares que le sucedieron llevaron ramos y coronas de laurel en sus cabezas.

Las coronas laureadas serían olvidadas en el medievo con la expansión del cristianismo al formar parte de la simbología pagana, resurgiendo en el Renacimiento con el regreso a los cánones clásicos de sentimiento, pensamiento y arte.

Una tradición muy bonita que se usaba en el S. XIX, era la de introducir en las cartas que se enviaban con buenos deseos una hoja de laurel.

En nuestra singular tierra

Laurel Arbol - Banco de fotos e imágenes de stock - iStock

España asociaba el laurel  con la prosperidad.

El País Vasco tenía la creencia de que si lo plantaban cerca de las casas, tendrían protección y buen augurio. La construcción de una casa se coronaba con un ramo de laurel. Una vez terminado el tejado, se colocaba el ramo bendecido en las puertas para ahuyentar a los rayos y a los malos espíritus. Cuando las desgracias se sucedían en un hogar, se decía: «Esta casa es sin laurel».

En Asturias, además de protector y guardián del hogar, es también un árbol funerario. Se acostumbra, durante el entierro, colocar una ramita de laurel junto al difunto. Bendecido en la iglesia, ha sido amuleto que alejaba los rayos y el mal de ojo. Esparcido en las cuadras, cerca del ganado, en las casas y en el campo ejercía un efecto protector. Si el laurel florece dos veces en el verano, se dice que el próximo invierno será particularmente frío y crudo.

Si vamos a Galicia, en Millares podemos encontrar laureles en los montes, en las eras, en los jardines,  formando parte de numerosas leyendas, canciones y cuentos, por ejemplo esta traducción de una canción antigua: «Desgraciado  del laurel que está al lado del camino, cada persona que pasa le quita un ramito».

▷ El laurel es un buen aliado en la cocina. Pero también lo es en la despensa 📓 | Recetas y PoemasEn Molina de Aragón, Guadalajara, se dice que con una hoja del laurel no se enrancian las cosas, por ejemplo el pan rallado, el arroz o las legumbres.

Para las abuelas de Montefrio, Granada, es imprescindible en cualquier arroz.

En Cestona en la provincia de Guipúzcoa, las curanderas lo usaban para heridas profundas de esta forma: mezclando 7 dientes de ajo, con 7 hojas de laurel y 7 piedras en agua hirviendo en una olla grande. Introduces una olla más pequeña boca abajo dentro de la anterior y dejas el vapor de agua que emana de las ollas se introduzca en la herida. Tambien se usaba para curar infecciones.

En Olmeda de Cobeta, Guadalajara, Anita Sanz prepara una mezcla de plantas usada como digestiva, y en cólicos e indigestiones (como vomitivo): hoja de laurel, anís en grano, tila, milenrama, manzanilla y té de río, todo ello en infusión.

Villarino de los Aires, Salamanca. Uso en rituales de sanación: quemando tres hojas de laurel, tres gotas de aceite y tres granos de sal y pasando a la persona afectada por el humo tres días seguidos.

En Loja, Granada, metían unas hojas entre la ropa dentro de los armarios para ahuyentar a las polillas, en algunas ocasiones junto a clavos de olor.

Villanueva del Arzobispo, Jaén. Alucinógenas, narcóticas y fumatorias: Cuando los hombres no tenían tabaco utilizaban las hojas para fumar, era una especie de tabaco muy fuerte.

Candeleda,  Ávila. En El Raso y Candeleda antiguamente se iba a buscar ramas de tejos a las gargantas para bendecir el Domingo de Ramos, pues «aunque era muy escaso todos conocían donde había». Ya no se hace, ahora se usa romero, laurel u oliva en esta festividad. «En la Garganta Tejea hay un tejo de más de 700 años, cortaban sus ramas antiguamente y las bajaban para el Domingo de Ramos».

En zonas de Extremadura, refugiado en tramos poco frecuentados, resguardado de los vientos fríos del norte y al amparo siempre de la humedad permanente del río, el más olvidado de nuestros árboles autóctonos: el loro o azarero. Su nombre, su aspecto general y la forma de sus hojas recuerdan al laurel, especie con la que el profano puede llegar a confundir, pero la estructura de sus flores demuestran claramente que pertenece a la familia de las Rosáceas, es decir, es un pariente cercano de almendros, cerezos o endrinos. Nuestro árbol, sin embargo, se encuadra en el subgénero Laurocerasus , grupo integrado por especies que conservan las hojas verdes durante todo el año.

Tenemos en Madrid un famoso laurel en la plaza de Cibeles, es un árbol o arbusto perenne, que se encuentra situado en el paseo central del Paseo del Prado, muy cerca de la fuente que da nombre a dicha plaza.

Para las ciudades del norte de África el laurel tiene un poder mágico. Al igual que otras plantas, como el laurel de jardín o de flor (Nerium oleander) y los cereales en general, posee baraka: un concepto islámico de difícil traducción (carisma, gracia divina, bendición) que se aplica a seres, lugares u objetos benditos que poseen espíritu o fuerza espiritual. Para alejar maleficios del arado, y de todas las tareas relacionadas con los cultivos, alguna de sus piezas debe ser de madera de laurel.

Cultivo

articulo

Se puede cultivar por semilla, por esqueje de raíz y por esqueje de tallo. Los esquejes a finales del verano. Las semillas se deben recolectar donde existan laureles de los dos sexos. Se deben recoger solo los frutos que estan en el árbol y nunca los del suelo, porque estos suelen estar fermentados. La semilla fermenta muy rapido en contacto con el agua.

Es una planta poco exigente en cuanto a suelo se refiere y es sensible a los parásitos.

Soporta muy bien la poda. Es imprescindible ir podando este seto si no queremos tener un huerto invadido de laurel. Hay que ir podando hasta darle la forma deseada, limitando su crecimiento.

Está adaptado a una infinidad de climas inimaginable haciendo posible su adaptación a casi cualquier sitio.

Durante el invierno, si las heladas son muy persistentes y de temperaturas de menos de 8-10ºC bajo cero sufrirá, así que si eres de lugares muy fríos es recomendable plantarlo en jardineras o macetas que luego te puedas llevar a casa durante el invierno.

En cuanto a las temperaturas altas, también las aguanta pero si son demasiado altas también sufrirá de quemaduras. Como todo, los extremos nunca son buenos.

Es una planta que también es tolerante al sol y la sombra así que no tendrás que devanarte los sesos para buscarle el mejor lugar. Si el clima es muy cálido, puedes buscarle un sitio de semisombra para evitar exposiciones excesivas. Estará más cómodo.

Aguanta muy bien la sequía. No hay que estar muy pendiente del factor riego. Lo mismo pasa con el suelo. Se adapta a multitud de ellos prefiriendo los suelos ligeros, sueltos y drenados.

Tiene una sensibilidad un poco alta a los siguientes organismos: La cochinilla es lo que más nos vamos a encontrar aunque lo peligroso no es la cochinilla en sí si no el hongo Negrilla que es el que se desarrolla en las secreciones de dicho insecto.
Los pulgones es otro amigo muy común en el huerto que tendremos que evitar. Extractos de ortiga o cola de caballo los ahuyentarán.
La psila del laurel es otra enfermedad que produce agallas en la hojas.

Dado su rápido crecimiento y su buen aguante a la poda, podremos eliminar las partes afectadas. Si la incidencia es muy grande tendremos que acudir a productos más específicos.

Cómo plantar laurel paso a paso

Deja la maceta en la cocina o en el balcón para que el aroma del laurel esté siempre a tu alrededor dando la sensación de que siempre saldrá buena la comida. Es fácil plantar laurel en una maceta.

Si cultivas una plántula en una maceta grande, el árbol crecerá mucho, es posible que ni siquiera quepa en tu cocina. Puedes elegir una maceta de unos 50 centímetros de altura para trasplantar la plántula que compres, y si es una maceta de barro, mejor aún. Elije una con agujeros en la parte inferior para drenar el agua de riego.

Después de elegir la maceta, es muy importante utilizar buena tierra que permita que la planta eche raíces y se desarrolle. Pero, antes de colocar la tierra en la maceta, coloca una capa de arcilla expandida o guijarros en el fondo para facilitar el flujo del agua del riego, evitando que las raíces de la planta se empapen y se pudran. Si la maceta ya tiene agujeros, esta capa de piedras es opcional, pero está más garantizado que el agua no dejará el suelo demasiado húmedo.

Después de hacer la capa de drenaje, coloca la tierra en la maceta. Puedes comprar tierras comunales para plantar o tierra en un jardín. Es bueno que sea una tierra rica en materia orgánica, que puedes enriquecer con un poco de humus de lombriz o estiércol curtido. También mezcla un poco de arena de río o de construcción para mejorar el drenaje.

Después de mezclar la tierra con fertilizante y arena, coloca esta mezcla en la maceta hasta un poco más de la mitad.

Luego, trasplanta la plántula, retirándola de la maceta en la que vino, limpiando un poco la tierra, sin dañar las raíces, y acomodándola en la maceta nueva.

Termina de llenar con tierra hasta la parte superior de la maceta. Haz un riego y deja la maceta donde siempre estará.

El lugar donde debería estar tu maceta de laurel debe estar a media sombra, es decir, que tome un máximo de 4 horas de sol al día en la planta. Si hace menos sol, es importante que el lugar sea bastante luminoso, preferiblemente en un balcón o cerca de la puerta en el interior. La planta no crece sin suficiente luz.

Ten cuidado de no mojar la tierra con demasiada agua. Haz un nuevo riego cuando note que la superficie de la tierra ya se está secando. Añade agua poco a poco, hasta que veas que sale por los agujeros del fondo, ya es suficiente. Riega siempre al principio o al final del día, antes de que la planta reciba sol.

El laurel y la magia

Laurel

Se le adjudicaron una serie de poderes a la planta.

Según el escritor Fulgentius, la hoja de laurel colocada bajo la almohada provocaba ver acontecimientos futuros en sueños, era profético.

Son varias las culturas que han asociado al laurel a la adivinación. Se cree que esto se debe a la tradición de utilizar el humo de sus hojas cuando se quemaban para hacer predicciones.

Sin embargo, otro dato curioso asociado es que algunas variantes de esta planta tienen un principio activo que puede producir alucinaciones, susceptibles de ser interpretadas como presagios.

Con el tiempo, de todos los significados del laurel, el que se ha hecho más popular es el que lo relaciona con el triunfo o con el éxito.

Por otro lado, antes de una batalla debía echarse a quemar un atado de laurel; si producía mucho ruido, habría suerte; si se quemaba de forma silenciosa era un mal presagio.

Fue el antipolillas más usado y conocido, al colocar sus hojas secas en los armarios de cocinas y dormitorios.

Sus hojas quemadas se utilizaban y utilizan para aromatizar los ambientes.

También era frecuente colocar hojas de laurel en los lugares de descanso de las mascotas, con el fin de alejar a las pulgas.

Utilización y cuidados

Usos del laurel en la cocina

Debido al exquisito sabor y aroma que proporciona a guisos, escabeches, caldos, adobos e infinidad de preparaciones, es una de las plantas aromáticas más utilizadas. Muchas personas utilizan sus hojas para cocinar diversos alimentos, especialmente carne roja y carne de ave.

Tiene propiedades aperitivas, carminativas, digestivas y emenagogas. Se utiliza seco.

Su madera es aromática, dura, de color amarillo pálido y utilizada para fabricar peines, cajas y diversos utensilios hogareños. La leña tiene gran poder calorífico y desprende un agradable aroma al quemarse.

Sus hojas se cosechan durante todo el año. Para secarlas, se recomienda colocarlas “cabeza abajo” en un lugar seco y sombreado. Para utilizarlas, descartar el pecíolo.

 

Hay una historia que se oye en algunos pueblos de Andalucía que dice:

 

Dos vecinos de un pueblo, se encontraron hablando sobre las propiedades del laulel.

 

Uno de ellos le dijo al otro: – ¿No sabes por qué las hojas de laurel se añaden a las comidas?

 

El otro le contesto: – Para darle sabor y aroma.

 

A lo que dijo el primero: – Pues dejame decirte que no, si hierves las hojas de laurel en un cazo de agua y lo pruebas, no tendrá sabor ni olor.

 

Entonces, preguntó: – ¿por qué pones hojas de laurel en la carne entonces?

 

– Añadir hojas de laurel a la carne convierte las grasas malas (lo que llamamos triglicéridos) en grasas buenas.

 

– Haz la prueba y verás que estoy en lo cierto. Corta un pollo por la mitad y cocina cada mitad en distintas cacerolas, en una de ellas pon laurel y en la otra no. Cuando esté cocinado observa la diferencia en la cantidad de grasa en cada una.

 

– Si utilizas laurel en tus comidas, no pisarás nunca una farmacia.

 

Habrá que comprobarlo.

 

Selección y almacenamiento de las hojas

Rituales con laurel para atraer dinero en 2022.

Cuando coseches las hojas de laurel para usar en recetas, usa unas tijeras de podar para cortar una parte de la rama. No tires de las hojas solo, ya que esto dificultará el crecimiento del árbol. Cuando cortes un trozo de ramita con hojas, brotará una nueva rama allí y tu árbol se volverá cada vez más hermoso.

Tradicionalmente, las hojas de laurel se recogen y se secan lentamente a la sombra, protegidas de la luz solar directa, a fin de conservar sus aceites esenciales volátiles.

En tiendas de especias y herbolaraios, se pueden encontrar diferentes tipos de preparaciones de la hoja de laurel. Completamente deshidratadas, se secan y se trituran.

Evita las que no tengan olor y las que tengan manchas, pueden tener hongos u otras infecciones.

Almacena las hojas de laurel en un frasco hermético alejado de la luz directa.

Sus hojas no deben almacenarse durante más de un año, dado que perderían el sabor.

Usos de las hojas de laurel

Por qué usar hojas de laurel con la carne? – Nuestroclima

Las hojas de laurel son una rica fuente de vitamina A, vitamina C, hierro, potasio, calcio y magnesio. Además, la inclusión regular de hojas de laurel en las comidas favorece la salud en general.

Rico en ácidos como el ácido cafeico, quercetina, eigonol y bartholinida, sustancias que evitan la formación de células cancerosas en el cuerpo.

En el caso del laurel, como ocurre con otras hojas empleadas en la medicina, siempre hay que consultar previamente con un especialista la dosis y periodicidad con la que debe tomarse, debido a sus posibles efectos adversos.

Además de las infusiones y tisanas, las hojas de laurel, tanto frescas como secas, se utilizan para dar sabor a muchos platos. Sopas, carnes, pescados, mariscos, pero también varios tipos de legumbres.

También es excelente para acompañar a las patatas asadas y para preparar un vinagre aromatizado de sabor inconfundible.

Se puede emplear como repelente natural.

Beneficios de las hojas de laurel

Té de laurel, descubre esta bebida llena de beneficios para la salud | Gastrolab

Destacan varias cualidades, entre ellas lo provechoso que es para el sistema digestivo, al estimular el apetito, las secreciones digestivas y los movimientos intestinales, facilitar la digestión, prevenir la acidez estomacal y los espasmos intestinales.

Por otra parte, su aporte al sistema respiratorio es considerable, tiene efecto expectorante favoreciendo la expulsión de las mucosidades de las vías respiratorias y tiene acciones bactericidas, así que, es adecuado en casos de bronquitis, faringitis, resfriados y gripes.

Son una buena medicina para abrir tus vías respiratorias. Si sufres de asma o tienes problemas con las alergias te serán de gran ayuda. Tendrías que respirar los vapores del aceite de las hojas de laurel,  teniendo en cuenta los posibles efectos adversos en inhalación.

Sin embargo, esto es solo una pequeña muestra de los beneficios que aportan las hojas de laurel. Siendo así, merece la pena conocer más sobre sus propiedades curativas:

– Reduce la inflamación y favorece la relajación muscular.

Las hojas de laurel contienen eugenol, compuesto que puede actuar como un antiinflamatorio natural muy efectivo. Así pues, su uso puede reducir la inflamación en todo tu cuerpo, particularmente en las articulaciones.

Por su acción vasoconstrictora también contribuye a regular la circulación sanguínea y relajar los impulsos nerviosos. Esta característica lo hace ideal para tratar migrañas leves y cefaleas.

Incluso, pueden aliviar el dolor de cuello o de hombros.

Podemos utilizar el aceite para dar un masaje en las sienes o en el área que necesitemos. Además, cumple un importante rol como neuroprotector.

Mejora la producción de células sanguíneas.

– Fortalecen el sistema inmunitario.

Para que el organismo funcione correctamente necesita tanto vitaminas como minerales. De nuevo el eugenol, uno de los 81 compuestos que contiene el laurel también actúa como antioxidante y fortalece el sistema inmune. Valga resaltar que también tiene efectos citotóxicos, al eliminar células como las cancerosas.

Así pues, las hojas de laurel, tanto si están troceadas como si están enteras, se pueden añadir a los platos. Esto también es recomendable en el caso de que estés resfriado. Eso sí, no las tragues enteras pues pudieran quedar en el esófago o la hipofaringe, afectando el epitelio del intestino.

– Su acción relajante es buena para controlar la ansiedad y el estrés.

Las hojas de laurel ayudarían a reducir la ansiedad gracias al compuesto químico del humo que se produce al quemarlas. Este acaba teniendo un efecto calmante tanto en el cuerpo como en la mente.

No obstante, no es recomendable, y mucho menos, sin haberlo consultado antes con un médico. Hay que tener cuidado porque inhalar este humo con regularidad puede llegar a provocar alucinaciones.

– Es un potente carminativo.

Al contener cineol y eugenol, el laurel adquiere la propiedad de facilitar las digestiones, así como la capacidad de prevenir la acidez y reducir los molestos gases presentes en el conducto digestivo.

Por otro lado, como las hojas de laurel contienen enzimas que ayudan a descomponer las proteínas, contribuye a procesar los alimentos de forma más acelerada.

Ayuda a los movimientos peristálticos, lo que facilita también la digestión.

– Combate la diabetes.

El Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition publicó estudios que revelan que consumir entre 1 y 3 gramos de hojas de laurel a diario, puede reducir los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos en pacientes con diabetes tipo II.

Los investigadores creen que este beneficio se debe a que las hojas de laurel tienen un polifenol cuya actividad potencia la acción de la insulina. Además, puesto que las hojas de laurel son ricas en vitaminas del grupo B, así como en minerales como el zinc, ayuda a la asimilación y el almacenamiento de la insulina.

– Es un buen diurético.

Esta planta mediterránea es beneficiosa para los riñones, en vista de que es diurética y sudorífica.

A través de la eliminación de líquidos, ayuda no solo a eliminar toxinas, sino que también permite reducir los niveles de ácido úrico en el organismo. Por este motivo, es eficaz para tratar problemas circulatorios y enfermedades hepáticas.

Ayuda a los riñones, gracias a su efecto diurético, en la eliminación de líquidos.

Contribuye a regular la menstruación.

– Contra hongos y microbios.

Además, tiene beneficios antifúngicos y antimicrobianos. En esta dirección estudios indican que actúa contra Escherichia coli, Listeria monocytogenes, Salmonella typhimurium y Staphylococcus aureus.

Rara vez la aplicación directa del aceite sobre la piel ocasionaría enrojecimiento e inflamación.

Mejora la salud visual, del cabello y la piel: podrás dar a tu dermis el cuidado que merece. Por cierto, funciona muy bien como anticaspa. Tiene propiedades pediculicidas contra piojos y liendres y rubefacientes.

Preparar el té de laurel es sencillo. Necesitas tres hojas de laurel secas y agua. Pon las hojas en una taza y añade agua hirviendo. Tapa y deja que repose durante diez minutos. Después cuela la mezcla y tómala inmediatamente. Tomar hasta tres tazas de esta infusión al día

Desventajas de las hojas de laurel

Se recomienda suspender su consumo al menos dos semanas antes de realizarse una intervención quirúrgica, pues podría interferir con la anestesia.

El uso de las hojas de laurel no es aconsejable en mujeres que estén amamantando o se encuentren embarazadas, pues puede producir un aborto.

En cantidades excesivas de laurel pueden causar somnolencia, debido a su efecto calmante.

En conclusión, el laurel es más que un condimento o especia en la cocina, es un gran aliado para la salud del cabello, piel, vista, y el organismo en general.

Usos cosméticos del aceite esencial de laurel

Propiedades del laurel y beneficios para la salud

De sus semillas se obtiene un aceite muy apreciado, el llamado aceite de laurel, de un color verde oscuro y muy aromático, que se utiliza para fabricar jabones, así como en la farmacopea en forma de pomadas y como bálsamo para tratar torceduras y esguinces.

El aceite de laurel también se utiliza para proteger los cascos de los caballos, pudiendo encontrar en el mercado productos con esta específica aplicación.

El aceite esencial de laurel se usa con fines curativos y cosméticos por sus innumerables propiedades. Antiviral, antiinfeccioso, antiinflamatorio, equilibrante, digestivo, relajante.

El color del aceite esencial de laurel se mueve en una gama que va del amarillo al verde oliva, ambos pálidos. Su aroma es suavemente dulce, picante y fresco, con matices de notas florales.

El aceite esencial de laurel, entre otras cosas, también se recomienda para fortalecer el cabello y darle brillo. Lo ideal es añadir unas gotas a una cucharada de aceite de linaza y luego aplicar el ungüento sobre el cabello.

Para los piojos de los niños o de los adultos. Mezcla 5 gramos de aceite esencial de laurel y 90 ml de aceite vegetal de coco. Aplícalo pacientemente sobre todo el cuero cabelludo y déjalo reposar 15 minutos, tras lo cual lava el pelo con champú. Repite el proceso 4 veces por semana durante 14 días.

También es útil para aliviar la tensión, en caso de dolor de espalda o de cabeza. Basta con añadir unas gotas a un aceite neutro y masajear las zonas afectadas por el dolor.

Otro beneficio de la aplicación tópica del aceite de laurel es su acción insecticida, pues es muy útil como repelente de mosquitos.

Para tratar la caspa, se recomienda añadir un par de gotas al champú que uses regularmente.

Para hacer una mascarilla purificadora facial, mezcla 4 gramos de aceite esencial de laurel, 11 gramos de arcilla verde y 10 gramos de agua floral de bambú. Aplica la mezcla suavemente sobre el rostro evitando el contorno de ojos, déjala actuar durante 15 minutos y retírala con agua.

Para la aplicación tópica del aceite esencial de laurel, ya sea sin mezclar o diluido en otros preparados, no debemos sobrepasar una cantidad de entre 2 y 4 gotas, 2 veces al día.

Y si quieres darte un baño vigorizante, nada mejor que verter unas gotas de aceite esencial de laurel directamente en la bañera.

Otro producto del fruto del laurel es el bálsamo de laurel, se prepara machacando en un mortero un puñado de frutos o bayas de laurel negras (las maduras). Se ponen a hervir en agua durante unos 10 minutos, colando con un trapo el producto resultante. Se deja enfriar, se recoge la capa de grasa que flota con una cuchara y se introduce en un bote, para posterior uso tópico.

La pasta de laurel fue también muy popular y tuvo un amplio uso en las aldeas serranas de la Sierra de Baza, se preparaba para favorecer la dilatación de las parturientas, para ello se trituraban unas 50 hojas de laurel, que se mezclaban en un mortero con dos cucharadas de aceite, hasta conseguir un empaste que posteriormente se aplicaba con ayuda de una gasa en el ombligo de la parturienta, cuando comenzaban sus dolores con la idea de favorecer la dilatación.

El aceite también se usa para hacer diversos productos naturales, entre ellos el famoso jabón de Alepo, de origen sirio:

Jabón de laurel tipo Alepo

Jabón de Alepo. Conoce sus propiedades y cómo hacerlo

El jabón se elabora mezclando el aceite esencial con aceite de oliva, sosa, sodio lactato (opcional) y agua.

4 cucharadas grandes de aceite de oliva
4 cucharadas grandes de aceite de laurel.
1 cucharada pequeña de sosa cáustica en escamas
300 ml de agua destilada
un poco de vaselina líquida
moldes de silicona para jabones
unos guantes de látex y una mascarilla para protegerte

Con esta fórmula base podemos realizar el jabón tanto en frío como en caliente.

El jabón en frío se elabora como cualquier otro jabón que hagas por este método.

Para hacer este jabón en caliente se puede utilizar una cacerola de cocción lenta. Si no tienes, lo puedes hacer en una cacerola normal a fuego bajito, en el horno o incluso en el microondas. Los pasos y cantidades serían los mismos.

Los primeros 15 minutos deja la mezcla con la temperatura un poco mas alta y después bájala.

Vierte el aceite de oliva y el aceite de laurel en la cacerola y ponlos a calentar en el fuego a una temperatura aproximada de 60ºC. De esta forma, los dos aceites se irán mezclando y con el calor podrán ir soltando su esencia pura, lo cual intensificará sus propiedades.

Mezcla el agua destilada con la sosa cáustica, eso sí, con muchísimo cuidado y en un lugar ventilado.

Retirala del fuego y añade a la cacerola la mezcla de agua y sosa con sumo cuidado.

Mientras enmoldas sigue con la cacerola al fuego, para mantener el jabón un poco más fluido. Se enfría muy rápido y cuesta más meterlo en el molde.

Este jabón ayuda a deshacerse de muchos problemas de salud y enfermedades graves.

Os dejo el enlace a una pagina con recetas en las que se utiliza el laurel: Pincha aqui.

– Fuentes: diariodesevilla, psicologiamagica, historiadelacocina, wikipedia, conecte.es, ecoportal, lospenotes.
– Fuente de la foto de entrada:  tododisca.

 

Todo eso, ¿para que?, para que algunos,
con grosera avidez,
le claven los anteojos a la autora
y la aplaudan después.

¡Si eso es triunfar, la gloria es el martirio,
la gloria es la embriaguez!
¡Vale más la sonrisa de mi madre,
que el más rico laurel!

– Agustina Andrade –

 

¡Namasté!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...

Mente cuerpo y espíritu

Mente cuerpo y espíritu

¿Ya estamos compuestos por todo en el momento de nacer? ¿O cuándo somos concebidos? Somos mente cuerpo y espíritu....

Rarezas

Rarezas

Vamos a celebrar algo: excentricidades, locuras, rarezas. ¿Nos imaginamos el día de hoy como un día de fiesta? Todos...