Hacer de mi vida una fiesta

Escrito por Marié

22 de noviembre de 2021

Felicidad, dicha, satisfacción, fiesta

 

Todos los días intento hacer de mi vida una fiesta. Cuando me despierto, traigo a mi presente las sensaciones que me produce estar rodeada de seres queridos, las sensaciones de estar compartiendo y hablando tranquilamente con ellos. Eso provoca que me sienta como si fuera fiesta.

No me malinterpretes, no me refiero a como se entiende hoy la palabra fiesta, no esas fiestas donde se pierde la noción de la realidad, la personalidad y la conciencia, esa forma de diversión es escalofriante para mí. Me refiero a compartir y conservar recuerdos que valga la pena rememorar. Para poder acercar estos recuerdos a tu día a día, antes de su comienzo.

Seguro que tienes recuerdos así, de esos que hacen que sonrías sin darte cuenta. Pues hazte una pequeña o una gran lista con ellos para que tu día siempre comience feliz.

Estas memorias pueden ser muy diferentes de unas personas a otras, de manera que tienes que ser tú el que prepares tu propia lista.

Pueden ser pequeños momentos, alguna celebración, una tarde o una noche en un bar compartiendo risas, un paseo por el monte, una tarde de películas con una manta y unas palomitas, un café frete a la chimenea, una buena charla… cada persona tendrá los suyos. Personalmente, a estos momentos sencillos y tranquilos, añado los que he experimentado en mis trabajos energéticos: danzas antiguas a nuestro alrededor, ritos, sabiduría y compañía ancestral traída al presente con las sesiones compartidas, secretos, música, tambores lejanos, complicidad, éxtasis y divinidad en un mismo espacio y tiempo.

Estas sensaciones despiertan mi conciencia, avivan mi alma y me despiertan a la vida. Tú tienes que buscar las tuyas.

No tienen por qué ser unas situaciones perfectas, tú debes construirlas para que sean óptimas para ti. Aprende a vivir, no te conformes con las vivencias que hacen que te resignes a sobrevivir.

¿Mediocridad?

Yo creo que la costumbre es vivir en la mediocridad: despertar, rutina, descontento, cansancio, resignación y conformidad, y así el comienzo de cada día es un suplicio. Deseos de que este día acabe… ¿Para qué? Por comenzar otro día igual con los mismos sentimientos y pensamientos… ¿Para qué? Esto, como digo no es vivir, ni siquiera es sobrevivir…

Una película muy conocida que vi en mi juventud, me enseñó una expresión que intento utilizar cada noche cuando me acuesto y me dispongo a dormir. Esta película es Lo que el viento se llevó, e independientemente de como fue empleada en la película, a mí me funciona. Esta frase es: mañana será otro día. Hay que dejar a la mente relajarse y si hay pensamientos continuamente en ella, no puedes descansar plenamente ni comenzar el siguiente día preparado para comerte el mundo.

Esta expresión me ha ayudado y sigue ayudándome a que durante la noche pueda conciliar el sueño, descansar y a que durante el día sea una guerrera imperturbable, una transeúnte imparable, una mujer capaz de autogenerarse bienestar y felicidad independientemente del entorno. Para poder así dedicar mi tiempo a seguir aprendiendo y seguir ayudando a los demás de diferentes maneras.

Con el paso del tiempo he advertido todo lo que he aprendido, aunque son mis amigos, conocidos y demás personas a las que he ayudado las que mejor me han mostrado los cambios que han provocado las energías en mí.

Aprendiz

Yo sigo considerándome aprendiz, y sigo buscando, buscando, buscando…

Por esto, por mi propia experiencia te digo, que lo cautivador y sugerente es que cualquier opción está abierta a cualquier persona. La única cláusula es la disposición a repensar tu vida, armarte de valor, hacerte cargo de los errores cometidos y corregirlos para poder vivirla de manera plena hasta el último de tus días.

Haz que tu anciano entre en contacto con tu aprendiz y ellos caminarán juntos por el mejor sendero.

Lo que tú no hagas por ti quedará sin hacerse. Por supuesto busca tu felicidad, vive para tu propósito, encuentra tu misión, aquello por lo que estás aquí, y no lo confundas con tu trabajo.

Y aunque tengas que nadar contra corriente, no dejes que nadie decida nada por ti, solo tú sabes lo que te mueve y te hace gozar. Ya sabes que aunque de esta forma te conviertas en una oveja negra, son las ovejas negras las que inauguran los pensamientos que aumentarán la conciencia del resto.

– Fuente de la foto de entrada: diariofemenino

 

Ten presente

 

Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la Verdad.

 

Que:

 

Se tarda mucho tiempo en llegar a ser la persona que deseas ser.

 

Es mas fácil reaccionar que pensar.

 

Puedes hacer muchas más cosas de las que crees poder hacer.

 

No importan tus circunstancias, lo importante es cómo interpretas tus circunstancias.

 

No puedes forzar a una persona a amarte, únicamente puedes ser alguien que ama. El resto depende de los demás.

 

Requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla.

 

Dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

 

Las personas honestas tienen mas éxito con el correr del tiempo.

 

Podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.

 

No importa lo lejos que he estado de la divinidad, siempre vuelvo a ser bien recibido.

 

Todos somos responsables de nuestros actos.

 

Existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.

 

Puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre disfrutar el momento.

 

A veces las personas que menos esperas, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.

 

La madurez tiene que ver más con la experiencia que has vivido, y no tanto con los años que has cumplido.

 

Hay dos días de la semana por los que no debes de preocuparte, ayer y mañana. El único momento valioso es ahora.

 

Aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor.

 

No debes competir contra lo mejor de otros, sino competir con lo mejor de tí.

 

Puedes hacer algo por impulso y arrepentirte el resto de tu vida.

 

La pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.

 

Si no controlo mi actitud, mi actitud me controlará a mí.

 

Nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, ¿que pasa si me cree?

 

Es más importante que me perdone a mi mismo, a que otros me perdonen.

 

No importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.

 

La violencia atrae más violencia.

 

Decir una verdad a medias es peor que una mentira.

 

Las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.

 

Es difícil ser positivo cuando estoy cansado.

 

Hay mucha diferencia entre la perfección y la excelencia.

 

Los políticos hablan igual en todos los idiomas.

 

Es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí.

 

Al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son: El creador, mi familia, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal.

 

Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias. Hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien.

 

Y, si alguna vez no te dan la sonrisa esperada, sé generoso, y da la tuya, porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como aquel que no sabe sonreír.

 

Mahatma Gandhi

 

¡Haz de tu vida una fiesta!

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...