Del 24 de diciembre al 20 de enero horóscopo celta

Escrito por Marié

24 de diciembre de 2022

Abedul (Beth – Birch)

 

24 de diciembre al 20 de enero horóscopo Celta

 

Simbolismo del abedul en las diversas culturas - WeMystic

En el calendario celta el abedul es el primer árbol que simboliza el período que va desde el 24 de diciembre al 20 de enero.

El abedul fue muy apreciado por los antiguos celtas que utilizaban el árbol en los rituales iniciáticos. Los druidas utilizaban las ramas de abedul con rocío para dar la bienvenida a los nuevos miembros de la comunidad.

Cuentan que en Suecia, si una joven quería casarse durante el año en curso, bastaba con frotarse contra un árbol de abedul cercano a un estanque para que su deseo se cumpliese. Todavía hoy, el abedul goza, especialmente en todos los países nórdicos de una extraordinaria reputación de árbol mágico.

Las ramas de abedul se usan en Europa en la vieja tradición de marcar los límites y también para azotar a los delincuentes y lunáticos, ambas acciones tienen el objeto de repeler malos espíritus.

Gwydion (héroe y embaucador de la mitología galesa) escribe en su Cad Goddeu (Poema en el que Gwydion anima a los árboles del bosque a luchar como su ejército) que el abedul “se armó tarde” con lo que hace referencia a que sus ramas no se endurecen sino hacia el final del año.

Este hace el mismo comentario sobre el sauce y el serbal, cuyas ramas también se utilizaban en ceremonias.

De hecho es también el primer árbol, con la excepción del misterioso saúco, en cargarse de hojas (el primero de abril, comienzo del año financiero en Inglaterra)

Y en Escandinavia su foliación marca el inicio del año agrícola, pues los granjeros lo usaban como guía para sembrar su trigo primaveral.

Este primer mes comienza inmediatamente después del solsticio de invierno, cuando los días comienzan a alargarse de nuevo, tras haberse acortado a su límite extremo.

Como hay trece consonantes en el alfabeto, es razonable considerar al mes arbóreo como un mes lunar común de veintiocho días.

Hay trece meses en un año solar, con un día sobrante.

César y Plinio registran que el año de los druidas era conocido por sus meses lunares, pero ninguno define lo que es un mes lunar, y no hay nada para probar que era una lunación de aproximadamente veintinueve días y medio.

De las que habría doce en un año con diez y tres cuartos de día sobrantes.

Para el primer siglo a.C. el “calendario Coligny”, que es uno hecho de lunaciones, ya no es considerado como un almanaque de los druidas.

Está grabado en letras romanas en una tabla de cobre y ahora es considerado como parte de la romanización de una religión nativa que se intentó establecer durante la etapa temprana del imperio.

Conexión femenina

Por otro lado, un mes lunar verdadero es de veintiocho días, no solo en el sentido astronómico de las rotaciones de la luna en relación con el sol, sino en el sentido de que la luna, siendo mujer, tiene el mismo período que la menstruación de las mujeres.

El término “menstruación” está conectado con la palabra “moon”: luna de veintiocho días.

La conexión mágica de la luna con la menstruación es fuerte y bien extendida.

El funesto “rocío de luna” usado por las brujas de Tesalia era, aparentemente, la primera menstruación de una muchacha tomada durante un eclipse de luna.

Plinio concede un capítulo completo de su Historia Natural a este asunto y ofrece una lista de poderes buenos y no tan buenos, que una mujer menstruante posee.

Su toque puede destruir la parra, la hiedra y la ruda, desteñir tela de color púrpura, ennegrecer lino en una batea, manchar cobre, hacer que las abejas dejen su colmena y hacer abortar a las yeguas.

Pero también puede librar el campo de plagas, curar furúnculos, erisipela, hidrofobia y esterilidad.

En el Talmud se dice que si una mujer menstruante pasa entre dos hombres uno de ellos morirá.

El sistema de Coligny fue traído a Gran Bretaña por los romanos de la conquista Claudina y hay memorias intercaladas de aquellos días que sobreviven en el folklore galés, según el profesor T. Glynn Jones.

Pero el hecho de que tanto en la más antigua mitología irlandesa, como en la galesa, se usa constantemente la expresión “un año y un día” sugiere que el calendario Beth-Luis-Nion es uno de 364 días más uno.

El mes del abedul como primer árbol, se extiende desde el 24 de diciembre hasta el 20 de enero.

La palabra “abedul” hace referencia al brillo luminoso de la corteza de color blanco brillante.

El abedul era el símbolo del despertar de la vida, la pureza y la juventud.

Debido a su belleza, en los primeros tiempos el espíritu de este árbol apareció ante el hombre como una doncella vestida de luz, lleno de magia y poderes curativos.

Para los habitantes de los países del Norte, el día de la fiesta del abedul siempre fue una celebración de renacimiento, el matrimonio entre el cielo y la tierra.

Mitología 

El abedul tiene un significado simbólico en muchas culturas, tanto modernos como mitológicos.

Conocida como la Virgen de los Bosques, abedul de papel y abedul blanco.

Asociado al dios Belenus en la mitología celta y a la diosa Frigga en la mitología nórdica, aparece mencionado en el Kalevala para dar forma al arpa de Vainamoinen.

Eeran deidades de las que emanaban energías renovadoras. Belenus (que significa brillante) era un dios de los elementos luminosos (Luz, Sol y Fuego), y Frigga era la reina de la fertilidad, la maternidad, el amor… es la madre dadora de vida.

Estos dioses estaban simbolizados en el abedul, pues al igual que ellos, es el primero de los árboles en que renacen sus hojas, es el árbol de la corteza blanca y brillante, es el árbol de la renovación, del comienzo.

Su presencia es símbolo de juventud y pureza, del despertar de la vida, de una nueva oportunidad vital.

Entre los primeros árboles en resurgir después de la última era glacial se encuentran los abedules, por su gran robustez y resistencia al clima.

Es pues una especie pionera, que pudo de nuevo colonizar aquellos paisajes asolados por el hielo, y no sólo eso, también el repoblar las tierras calcinadas después de los incendios.

El culto a este árbol o la protección que representaba vino dado, por una parte debido a estas cualidades, y por otra a sus propiedades medicinales.

En la mitología celta el abedul era un árbol sagrado, símbolo de lo que vuelve a nacer. Se le otorgaba el poder de proteger contra el mal. Con su madera se elaboraban las cunas y los sonajeros de los bebés, cumpliendo así una función de protección y purificación de la nueva vida.

También en la cultura nórdica, este árbol se relaciona con Thor, el dios del trueno. Simboliza el regreso de la primavera y todas las fuerzas y energías que se relacionan con esta estación.

En Japón, el abedul servía como lenguaje amoroso de las mujeres: si una mujer portaba una flor de abedul significaba que estaba libre para ser cortejada; una ramita sin hojas indicaba la imposibilidad de una relación; si se trataba de las raíces es que estaba casada. Si era la mujer la que regalaba una flor a un hombre, simbolizaba una declaración romántica.

Además, también tenía función religiosa: las mikos, que eran mujeres sirvientes de los templos sintoistas, utilizaban las flexibles ramas de abedul para ahuyentar a los malos espíritus, azotando el aire con ellas al tiempo que bailaban danzas ceremoniales.

También los enamorados ponías ramas de abedul en las puertas de sus amadas y/o bailaban alrededor de un abedul, en honor a la diosa Frigga, diosa del amor, la belleza y la fecundidad.

Simbolismo

El abedul es un árbol de inicios.

Considerado Axis Mundo (el eje del mundo) era venerado por su belleza y por su particular corteza blanca-plateada. Se asociaba tanto a la luna como al sol en simultáneo, al padre y la madre, a lo masculino y femenino.

Son muchos los simbolismos atribuidos al abedul, pero en términos sintéticos es la conexión entre lo terreno y lo eterno, es por donde baja la energía de los planos superiores, de los cielos, y por donde sube la inspiración humana hacia lo alto.

Los abedules también tienen su importancia espiritual en varias religiones antiguas y modernas; al abedul siempre se le ha dado cualidades purificadoras en diferentes culturas a lo largo de la historia, en gran parte debido a sus usos medicinales.

Sus hojas, flexibles, pero rectas fueron usadas para espantar a los malos espíritus.

Ha sido llamado el Árbol de la Vida en distintas culturas.

Los palos de abedul también se utilizan en rituales rústicos para ahuyentar el espíritu del año viejo.

Historia

La Inquisición medieval también le dio al abedul un uso fustigador, pero más físico que simbólico, pues los inquisidores portaban sus ramas a modo de látigos con los que flagelaban a los culpados por delitos menores.

Este hecho hizo que el pueblo asociase tristemente este noble árbol con la Inquisición.

Más aún, dentro de ese tribunal eclesiástico existió un lenguaje propio relacionado con él. Así, si una mujer portaba una hoja o flor de abedul en el pelo, indicaba que un inquisidor la había dotado de un favor romántico, siendo pues intocable, es decir, no podía ser acusada de brujería, herejía, adulterio o prostitución.

En Roma, las personas importantes y aquellas dotadas de poder y autoridad, adornaban sus cabezas con ramas de abedul.

Las varas (las ramas desnudas, sin hojas) formaban parte del emblema militar de los reyes etruscos, y posteriormente fue también adoptado como símbolo por los monarcas romanos para confeccionar las «fasces» (traducido como «haces» o «manojo»).

Es decir, el objeto compuesto por la unión de 30 varas (una vara por cada curia o tribu de la antigua Roma), las cuales eran atadas con una cinta de cuero rojo mediante un nudo ritual, formando todas las varas un cilindro del que colgaba un hacha.

El hacha significaba la justicia y poder sobre la vida y la muerte, mientras que el haz de varas simbolizaba la fuerza, en el sentido de que una sola vara era fácil de romper, pero resultaba muy difícil de romper la unión de todas ellas.

Las fasces, como símbolo de mando y poder, eran portadas al hombro por los líctores, una especie de funcionarios que escoltaban a los magistrados y otros cargos públicos, tales como cónsules, censores, pretores, etc.

De las fasces derivó posteriormente el vocablo «fascismo», en el sentido de movimiento autoritario y totalitario.

Los lictores (ciudadanos romanos de pleno derecho, aunque el sueldo y la condición social del cargo eran más bien escasos)   romanos llevaban ramas de abedul en la instalación de los cónsules, que se realizaba en esta misma estación.

Cada cónsul tenía doce lictores, formando un grupo de trece.

En Rusia, el abedul tiene una gran importancia, siendo uno de los árboles nacionales.

Está presente en numerosas canciones y poesías, cuentos, refranes, e incluso imágenes y pinturas, siempre asociado a la pureza, la mujer, la maternidad y la juventud.

La mayoría de los poemas en que se cita al abedul (los más célebres son los de Serguéi Yesenin), tienden a ensalzar la blancura o brillantez de su tronco, simbología que también es aplicada a las doncellas.

El abedul se convertiría más tarde en un símbolo femenino para la festividad de la primavera, una fiesta llamada Siemika.

El abedul es, pues, desde la antigüedad y en variadas culturas, un árbol sagrado, medicinal, símbolo de la renovación y de la vida, purificador y protector.

Y particularmente añadiría: hermoso, de una belleza que alegra el alma cuando lucen majestuosos en su hábitat.

Renovación y purificación

Después de la última era glacial, el árbol de abedul robusto y resistente al clima, habría sido de los primeros en volver a colonizar el paisaje asolado de hielo.

En términos botánicos, se le conoce como una especie pionera.

En la mitología celta, el abedul fue utilizado para proteger contra el mal.

Los sonajeros para bebés y las cunas estaban hechas de abedul.

Por lo tanto, el abedul es un símbolo de renovación y purificación.

Protección

En la ciudad sueca de Umea, según la leyenda popular, el árbol de abedul plateado detuvo un incendio que casi quemó la ciudad hasta el suelo en 1888.

Los abedules plateados están plantados ahora en toda la ciudad.

Curiosidades

El abedul es uno de los árboles nacionales de Rusia.

El abedul blanco es el símbolo del Estado de Nueva Hampshire (Estados Unidos). Además, los nativos norteamericanos han venerado el árbol de abedul por los múltiples usos de su corteza.

En el folklore alemán, el abedul es considerado como un árbol de vida.

Los galeses lo asocian con el amor.

– Fuentes: naturalezaenarmonia, zodiacolunaarboreacelta, oráculocelta, galiciamística, celtictreeastrology…

Beth

Abedul (Beth) -24 de diciembre al 20 de enero- | Tu Signo Celta

De la antigüedad no nos llegan fácilmente los nombres de algunas hadas; sin embargo, Beth, la letra de la secuencia de Ogham correspondiente al abedul, es perfecta para nombrar a esta hada.

Invócala para pedirle paciencia y disciplina, indispensables para lograr más y más metas; recuerda que la gente del abedul, cuando está bien armonizada, conseguirá logros nuevos hasta el fin de sus días.

Puedes además pedirle claridad para asumir posiciones de enseñanza, guía y liderazgo sin intereses y con mucha conciencia de igualdad y justicia social. .

 

– Fuente: Ilustradora Cicely Mary Barker

 

 

El Abedul: Betula Alba

Planta purificadora y limpiadora.

El abedul es un bello árbol caducifolio originario del Norte de Europa y Asia, donde crece en las riberas de ríos, arroyos y laderas húmedas.

Su nombre científico, Betula Alba, hace referencia al color de su corteza: blanco-plateada, su mayor atractivo.

Su corteza de color blanco plateado, cuando el árbol es joven, se vuelve luego parda y agrietada.

Las ramas flexibles y sus péndulos dan al árbol un cierto aspecto lánguido y grácil a pesar de su altura que puede alcanzar entre 10 y 30 metros en su habitat natural.

Las hojas son alternas, triangulares, con largo peciolo, muy dentadas y de un bonito color verde brillante en el haz.

Las flores, unisexuales y amarillas verdosas, se disponen en gatillos o amentos colgantes.

Sobre el mismo árbol hay amentos masculinos y femeninos.

Caen los masculinos una vez cumplida su misión y se conservan los gatillos femeninos hasta su madurez, dispersando con el aire los frutitos en verano

Florece en abril y mayo y sus frutos maduran en verano. En octubre, antes de desprenderse de las postreras hojas amarillentas, los gatillos, que abrirán sus flores en primavera, ya están formados.

Mientras que las nuevas yemas que darán vida a nuevas ramitas, asoman por el reverso de las hojas.

Las hojas de abedul, los amentos y la corteza son excelentes diuréticos, y en la medicina popular se utilizan para depurar la sangre y en curas de astenia primaveral.

En Finlandia suelen golpearse la espalda con finas ramas de abedul durante la sauna.

Con esta técnica se estimula el riego sanguíneo de la piel y el metabolismo cutáneo. No fue hasta la Edad Media, cuando empezaron, con la Abadesa Hildegarda, los primeros conocimientos y menciones sobre las virtudes medicinales de este árbol.

Hábitat

El abedul es originario de Eurasia, y se puede encontrar en toda la cuenca Mediterránea y hasta 65º latitud norte.

Crece en zonas áridas y dunas, en humedales y riberas.

Prefiere suelos de torva, arena, ferrosos, es muy adaptable y soporta muy bien las heladas.

Por su enorme capacidad de resistencia a todo tipo de terrenos, llega a provocar el hábitat para otras especies botánicas.

Se pueden encontrar abedules en altitudes de hasta 2.000 metros.

Uso

Laboratorio Bioforce utiliza las hojas frescas de abedul, recolectadas en la primavera tardía, de plantas silvestres.

Las hojas son trituradas finamente y maceradas en alcohol para producir la tintura madre, para uso medicinal.

Abedules – Realizadores

The Ogham: Beith - The Birch | Celtic Amino

Mes lunar: 24 de diciembre / 20 de enero
Nombre galés: Bedwen
Nombre Ogham: Beithe
Significado Simbólico: el principio, la renovación y la juventud
Letra: B
Planeta: Venus
Elemento: Agua
Deidad: Taliesin
Color: Blanco
Runa: Berkana

 

 

Carácter arbóreo de las personas abedul

Si naciste bajo la energía del abedul puedes ser altamente activo y a menudo motivar a otros.

Aunque ellos pueden quedar atrapados por tu entusiasmo, impulso y ambición.

Siempre quieres alcanzar algo más, buscando mejores horizontes y obteniendo aspiraciones más altas.

Los druidas atribuyeron estas cualidades a tu estación de nacimiento, un tiempo del año envuelto en oscuridad, por lo que siempre te estirarás en busca de la luz.

Las personas del abedul (como el mismo árbol) son tolerantes, duras y resistentes.

Tienes la cabeza fría y has nacido para liderar, a menudo tomas el control de situaciones que requieren de esta caracteristica.

Si estás en contacto con tu lado más romantico traerás belleza a lugares que de otro modo serían estériles, iluminando una habitación con tu astucia y encantando a multitudes con tu rápido ingenio.

Los nacidos en los dias del abedul son compatibles con las parras y los sauces.

Vivaz, atractivo y elegante.

Es muy amable.

No es nada pretencioso, más bien excesivamente modesto.

No le gustan los excesos ni lo vulgar.

Opta por una vida natural y sosegada.

Tiene mucha imaginación, sobre todo cuando se encuentra inspirado. No es muy ambicioso.

Transmite calma y satisfacción.

Características y personalidad

Las personas nacidas bajo el gobierno de Birch son inusualmente agradables y de buena naturaleza.

Es una pena que las personas nacidas abedul sean bastante escasas.

Las personas de abedul tienen inclinación hacia lo espiritual y emocional, teniendo menos en cuenta los bienes materialesS

Son muy modestos; nunca piden nada a los demás, intentan que nadie se preocupe por ellos.

Puede estar absolutamente seguro de que una persona nacida bajo el gobierno de Birch no abusará de su confianza o amabilidad.

La gente de abedul ama un hogar acogedor, buenos libros, buena música y lo único que no pueden perderse es la presencia de su alma gemela.

Nunca se quejan de su vida, incluso si su vida es dura.

A pesar de que parecen gentiles y frágiles, la gente de abedul es extremadamente tenaz y trabajadora.

Están dotados de una gran inteligencia natural y un poco de exceso de imaginación, lo que les permite superar muchos obstáculos.

Sus grandes talentos, modestia y buena moral hacen que la gente de abedul sea respetada y reconocida en la sociedad.

Gracias a su modestia y exigencias mínimas, la gente de abedul suele ser feliz en todos los entornos y en todos los trabajos.

Sus talentos pueden ser utilizados en el arte y la literatura.

Su modestia y falta de asertividad son las razones por las que los abedules rara vez son famosos.

Algunos son puritanos e intentarán moralizar a otras personas.

Sin embargo, la mayoría de las veces son capaces de distinguir entre cuestiones importantes y estrechez mental, y no imponen sus opiniones a nadie.

Desafortunadamente, en el mundo emocionalmente enajenado de hoy, las personas de abedul a veces se convierten en el blanco del odio de las personas envidiosas y las que son provocadas por su pureza y modestia.

La gente de abedul no suele defenderse y en alguna ocasión se retraen.

No suelen pedir ayuda, no solo debemos estar de pie y observar.

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...

Mente cuerpo y espíritu

Mente cuerpo y espíritu

¿Ya estamos compuestos por todo en el momento de nacer? ¿O cuándo somos concebidos? Somos mente cuerpo y espíritu....

Rarezas

Rarezas

Vamos a celebrar algo: excentricidades, locuras, rarezas. ¿Nos imaginamos el día de hoy como un día de fiesta? Todos...