Climaterio

Escrito por Marié

31 de marzo de 2023

¿Que mujer no se ha despertado alguna madrugada? Sobre si estás en pleno climaterio y esa noche viaja por el cielo la luna llena.

Esta fase femenina es un bullicioso baile hormonal. Algo me ha despertado esta madrugada, la del 7 al 8 de marzo, y aparentemente es similar a cualquier otra madrugada.

Mi percepción es que mi día va a ser más largo de lo habitual.

No sé si darle las gracias a la luna llena o pedirle que avance mas deprisa en esta fase tan activa para nosotras.

Cada vez que he ido mirando la hora, he tenido que reprimir mi impulso de levantarme a pintar.

Tengo algo en mente y en momentos así, parece que mis musas también están despiertas.

Pero finalmente me ha vencido el frescor de la madrugada sobre mis brazos y las ganas de estar tumbada y calentita.

Así que aquí estoy escribiendo. Gracias de nuevo hermana Luna.

Cada vez percibo con más claridad esta fase lineal que estoy viviendo. El paso por la menopausia y el climaterio. Y ellos son los que me impulsan en estas decisiones.

Cada día siento con más intensidad los cambios que está manifestando todo mi ser.

Es como un magnetismo que atrae ciertas características que son comunes a todas nosotras, con mayor o menor intensidad.

Aunque en cada una de nosotras se dan circunstancias que a veces son complicadas de describir.

Me he levantado un momento y me he abrigado para salir a mi terraza en tu busca, hermana. Y allí te he encontrado, flotando sobre mi y bañando con tu luz mis flores y ahora mi cabello.

Esa sensación de luminosidad y de frescor que me provoca tu brillo despierta en mi interior un gran deseo. Puedo visualizar terminados unos cuantos proyectos comenzados, lo apunto todo para no olvidar como voy a realizarlos.

También me ayudas a ver más claro en mi mente la respuesta a ciertas inquietudes.

Gracias hermana, de nuevo. Sé que poder verte desde mi balcón o desde alguna de mis ventanas acelera mi sangre y este sencillo acto de contemplación, de confianza y apertura es suficiente para movilizar un montón de engranajes dentro de mí.

Como siempre la magia de las cosas es la que viene en mi ayuda y, como no podía ser de otra forma, aprovecho sus dones.

Te invito a vivir esta mágica fase femenina con todo lo maravilloso que tiene para nosotras.

La luna nos transporta y nos hace viajar a lugares ocultos, te deseo que tengas la curiosidad suficiente para comprobarlo, obsérvala cuando tengas oportunidad, tomate una pausa y aprende a obtener sus bendiciones.

Estas noches de plenilunio, traen a mi presente otras noches iguales en las que me he reunido con un grupo de amigas y juntas la hemos contemplado desde un jardín o en mitad del campo. Hemos observado su fresca belleza, ella es la que nos brinda calor al corazón y fuego a la sangre. Juntas nos hemos abierto a sus dones, experimentando un aumento en nuestra conciencia, en nuestra manera de expresarnos y en nuestra intención de crecer.

Estoy deseando volver a realizar un círculo de mujeres y ver esa luz que aparece en cada una de las miradas al comenzar a sentir esas sensaciones tan difíciles de describir. Va acercandose la fecha de comenzar mis circulos…

Siempre son preciosos recuerdos volver a esas noches de primavera, de verano o de otoño en las que contemplamos como nuestros corazones se unen y nuestras energías van sanando mostrándose cada vez más luminosas. Agradezco infinitamente poder experimentar esta belleza.

En este inusual desvelo he sentido presentes en mí a todas las mujeres de mi clan… mis abuelas, mis tías, mi prima. He sentido como se acercaban a mí formando un oleaje de amor que ha ido expandiendo mi corazón en círculos concéntricos cada vez más amplios y luminosos. Aprovecho esta llegada de energía para expandirla también hacia el exterior, con la intención de transformar el mundo.

Quiero enviar desde ellas ese abrazo que la madre tierra necesita en estos momentos. Envío mi abrazo de luz a todo nuestro pequeño planeta y a los que en ella habitamos con la intención de sanar todo lo que esté roto, aunque haya quien no quiera ser sanado.

Esta profunda meditación nocturna me acerca la ilusión de muchos comienzos, de primeras conexiones con mi energía, esa que no se percibe pero que es común a todos. Me provoca un viaje al centro de mi ser, generando una apertura realmente transformadora. Ella hace que mi presencia se convierta en luz, lo que necesito para poder continuar mi camino de sanación personal. Esto me llena de amor, porque entiendo que tendré más para dar. Gracias.

Te invito a ver en tu interior, ponte una música de tu elección, que te relaje, que te trasporte, esa que nadie puede aconsejarte por qué es tuya. Déjate llevar por las sensaciones que provoca en tus venas…

Según la experiencia que necesites elige una música u otra, esa que solo tú sabes. Si necesitas estar activa elige una melodía o una canción que te haga sentir invencible, que te empuje a vadear el arroyo más turbulento que hayas conocido, salvando cualquier contratiempo, sintiendo que puedas enfrentar cualquier expectativa sin ahogarte…

Pero si necesitas calma, elige esa otra melodía que calma tus aguas, esa que te provoca tumbarte en una fresca pradera disfrutando del aroma de la naturaleza… estas elecciones son elecciones sanas, sanadoras.

Procura que nadie te interrumpa, no me gusta decir molesten, es una palabra que me resulta negativa. Así que intenta no tener interrupciones. La sabiduría que va apareciendo en ti como mujer viviendo su fase lineal te ayudará a decir «no» sin herir. Esto también es sano. Aunque te guste dar, también es sano recibir y aceptar.

Si te hace sentir mal, no pongas los límites desproporcionadamente. Intenta darte cuenta de ello antes de haberlos sobrepasado, hay ocasiones en las que, si lo haces, no hay remedio posible para arreglar el desperfecto.

Sé con perfecta seguridad que hemos llegado a una fase en la que nuestro volcán está siempre preparado. Aprovecha su fuerza para acompañar y sostener, incluida tu misma.

Y si el volcán desborda su lava, ten la madurez de pedir disculpas, el ser aceptadas ya no depende de ti. Y ten claro que hay veces que la responsabilidad recae en ambos…

Cuando has permitido esta explosión tienes una parte de responsabilidad, no es saludable mantenerse inocente y sumisa en conflictos, no tienes que ser la niña buena que te inculcaron.

Estas situaciones hacen crecer a las personas, si somos capaces de transmutar esa explosión de energía y las consecuencias.

Estas vivencias de nuestro climaterio nos acercan a muchas sensaciones, mejores y peores, por eso está relacionada con el otoño. El otoño tiene los más hermosos colores que existen y tenemos que abrir bien lo ojos para disfrutarlos todos.

Aprende a conectar con esa fuerza interna en ti, esa que acerca la sanación, verás que aumenta la facultad de ofrecer esta sanación al mundo. En muchas formas, palabras, silencios, remedios naturales en forma de infusiones, de ungüentos, de comidas, tus caricias e imposición de manos.

Verás como tu conciencia permite tomar decisiones más templadas, evaluar bien cualquier situación, comenzar y saber terminar proyectos, dejar atrás relaciones y acoger relaciones nuevas con menos apego. Tu mirada será más clara, y más real, vas a saber diferenciar mejor lo que te interesa de lo que no tanto. Verás el sentido real de las cosas y percibirás perfectamente como otras caen por su propio peso.

Y si todavía no has disfrutado de esa melodía privada, hazlo ahora, y déjate sentir.

Cuando sientas tu corazón libre de pesos y tu mente un poco más en calma, cuando seas capaz de dejar marchar pensamientos molestos puedes hacer un sencillo ejercicio… no entiendo como cuesta tanto hacer algo tan sencillo… deja lo que estés haciendo, probablemente sea para otros… y disfruta unos momentitos para ti. Si tienes la suficiente voluntad para hacerlo, verás sus veneficios pronto, no esperes a estar tan abrumada que no tengas ganas de nada…

Busca una libreta, un ordenador, o tu telefono mobil para escribir. Es mas gratificante hacerlo manuscrito, pero lo dejo a tu elección. Como ya has solicitado un poco de tiempo para ti, no será necesario volver a hacerlo. Tomate otros 10 minutitos para encender una vela (pidiendo que te ayude a encontrarte a ti misma, y que nada oscuro se acerque a ti), prende un incienso si te gusta, un buen incienso, no te conformes con cualquier incienso.

 

En esta ocasión no te digo que te tumbes, excepto si vas a escribir en un artilugio en lugar de una libreta…

 

Si hace fresco cubrete con algo que te haga sentir calentita y segura.

 

Bueno, vas a tener unos minutos para interiorizar en ti, asi que ahora si puedes recostarte.

 

Cierra lentamente los parpados, y conecta con tu respiracion. Entra y sale, entra y sale, vive esta cotidiana sensacion en toda su trascendencia.

 

No intentes sostener tu cuerpo, dejalo flacido sobre tu cama, o tu sofá, percibiendo solamente el contacto de tu coxis sobre el, y notando como el resto del cuerpo permanece como flotando. En esta sensacion ve relajando cada parte de el.

 

Piensa en tu cuerpo y siente sus movimientos internos, percibe la cantidad de vida que habita en el. Siente el universo en tu interior. Hazte presente.

 

Y ahora vamos a imaginar algo mas, intenta visualizaqr como si de tus escapulas van naciendo unas pequeñas alas, van germinando como flores en primavera, esa alas son similares a los blancos y perfectos petalos de una hermosa flor. Igual que en las flores, tus petalos van creciendo, y los que los alimenta es el amor que va creciendo en tu interior.

 

Percibes que se van haciendo muy grandes, lo suficientemente grandes como para envolverte por completo, son un refugio perfecto que has fabricado a tu medida.

 

Su color es blanco transparente, similar a las alitas de la hadas de nuestras historias infantiles. Son transparentes y luminosas, y dejan pasar una enorme cantidad de luz que te proteje, te nutre y te ayuda a entrar en un profundo descanso.

 

Sientes una paz y una tranquilidad en el interior de tu envoltorio dificil de describir. Piensa o pronuncia en alto, como prefieras, una llamada a tu clan familiar, a las mujeres de tu familia, estén o no en este plano, diles que las vas a necesitar, invoca la ayuda que siempre estan dispuestas a ofrecerte.

 

«Mujeres sagradas de mi linaje, os invoco a mi lado, necesito vuestra ayuda para vivir estre proceso otoñal que estoy experimentando, necesito conectar con mi esencia para alcanzar mi verdad, mi proposito» Prunicialo varias veces, las que necesites hasta sentir algo diferente en el aire a tu alrededor.

 

Si necesitas algún tipo de sanación puedes decir; » necesito vuestra ayuda para poder descansar mental y fisicamente, la fuerza necesaria para restablecer la salud en mi ser».

 

Siente el cambio en tu entorno e intenta visualizar que en tu pecho comienza a brillar una enorme luz, ella aparece de algún lugar por debajo de tus alas y se introduce en tu corazón. Este se expande y vas sintiendo un calor que va aumentando sin llegar a quemar, dejando una sensacion en el de expansión y profundo amor.

 

Sigue disfrutando la sensacion de protección que tienes dentro de la corola que forman tus alas en torno a tu cuerpo. Disfruta las agradables sensaciones. Es la luz de tu clan femenino, de tus ancestras, abuelas, madre, tias, hermanas, hijas. Todas ellas habitan ahora en ti. Sientelas moviendose a traves de tu ser, en tu interior y en torno a ti.

 

Escucha sus mensajes, en forma de sensaciones, olores, palabras, sentimientos… todo lo que llegue a ti.

 

Es una de las mas hermosas invocaciones. Amor incondicional.

 

Cuando percibas que las sensaciones van disminuyendo, puedes dejar que tus alas vayan desplegandose, estiralas y recogelas en tu espalda. Siente como se introducen en tu interior y ten la seguridad de que podrás hacer uso de ellas cada vez que las necesites.

 

Comienza a mover tu cuerpo despacio, con unos leves estiramientos. Y regresa de nuevo a tu cuerpo. Recuerda como hacen esto los animales, que sensacion mas placentera. Imagina que eres un gato o un perrito estirando su columna y sus patitas. Haz tu lo mismo con los dedos de las manos y pies estirandolos y sitniendote despierta.

 

Ha llegado el momento de utilizar tu libreta… anota en ella cualquier cosa que pase por tu cabeza, anotalo según llega a tus pensamientos, ya habra tiempo de ordenar y de interpretar…

 

Ahora es el momento de hacerlo, da igual que no haya orden… anota todo… probablemente si no lo haces ahora mismo, desaparecerá en breves instantes.

 

Has creado una energia magica a tu alrededor, asi que despues de tus anotaciones, pide que este circulo sagrado creado por ti, quede cerrado y agradece su ayuda.

 

¿Que te ha parecido? ¿Sentiste todo lo que esperabas? Puede ser que si, puede que mas de lo que habias pensado, o puede que no hayas sentido nada. Todo está bien. No te desanimes ni dejes de intentarlo, todas no tenemos la misma forma de sentir.

 

Puedes realizarlo cuantas veces desees, todos los dias, y si lo necesitas, incluso varias veces cada dia.

 

Si vives cerca de un bosque o del mar puedes hacerlo allo, disfrutando de las diferentes energias que ellos ofrecen.

 

Usa tus auriculares o disfruta de los sonidos perfectos de la naturaleza, lo que mejor de te ayude a llegar a ese estado profundo.

 

Y si ves que no te sientes capaz y necesitas ayuda, pidemela sin duda. Te guiaré hasta que puedas llegar a esas preciosas sensaciones.

 

Afortunadamente, todo lo que he necesitado saber sobre los procesos cíclicos de la mujer lo he aprendido en mi casa. Y como no podía ser de otra forma, sobre la menopausia y el climaterio también.

Fue, por supuesto, antes de mi menarquia o primer sangrado, durante mi adolescencia.

Lo aprendí de explicaciones de mis abuelas, una de mis tías y mi madre. Aunque por su edad y sus vivencias hablaban de la menopausia como algo negativo, con una mirada más bien patriarcal, como cualquier información que me llegaba sobre estos temas de personas de su edad.

¿Cómo puede un hombre siquiera opinar sobre temas, sentimientos, sensaciones que no conoce, y juzgarlos?. Y ¿Cómo una mujer puede aceptarlos sin decir su opinión? … Entonces no se podía.

Así que quizás la información que me llegó por aquel entonces era errónea e incierta:

«El humor de la menopausia», «está amargada porque ya no es mujer», «se ha vuelto intratable», «la pobre está deprimida»…

¡Qué desastre! Nada más lejos de la realidad. Y nadie se preocupaba por esclarecer nada.

Mis abuelas me hablaron ambas de la suya, en las dos fue a corta edad y quizás por circunstancias dolorosas en su vida, pero no entraron en muchos más detalles.

Así que la primera menopausia que viví fue la de mi madre.

La verdad es que fue algo divertido, en aquellos días yo acababa de conocer que estaba embarazada de mi primer hijo y mi madre empezó a tener sus primeras faltas. Así que me preguntó si podía pedirle cita con mi ginecóloga para ver ¡si estaba embarazada!. Fue impactante para mí, ¿te imaginas? Mi madre, con 57 años, embarazada a la vez que su hija. Hubiese sido maravilloso, aunque peligroso, por supuesto.

Fuimos, se hizo una prueba de embarazo y… ¡Negativa! Por supuesto.

Estaba en su menopausia.

Pero fue una manera muy entrañable y divertida de entrar en esta nueva etapa de su vida. Ella no ha mostrado apenas síntomas de los que me hablaban. Su humor no cambió, su bondad y cercanía tampoco. Así que supongo que esta fase de nuestro ciclo es experimentada según la actitud con la que la vivas, como todo.

Mis síntomas de menopausia comenzaron en lo que llamamos perimenopausia, cuando todavía tenía mi ciclo totalmente regular. Pero comenzaron a aparecer esas olas de energía en forma de calor y una montaña rusa de emociones y cambios en el estado de ánimo, taquicardias… el único síntoma que me respetó fue el insomnio, afortunadamente he dormido perfectamente siempre, y creo que es una suerte.

En mis terapias he conocido a bastantes mujeres que me explican las dificultades de su menopausia. Alguna la vive con incertidumbre o miedos. Y yo me pregunto por qué el fin de nuestro sangrado no puede ser una etapa buena, de reconocimiento, de reinvenciones… Para mí al menos lo ha sido y no puedo decir que haya tenido síntomas excesivamente molestos. Todo es actitud.

El problema es cuando aparece de manera inesperada y a edades en las que no es habitual. De manera sorpresiva, por distintas causas… antes de haber podido gestar…

Hay mujeres que aceptan esta etapa encantadas, porque sus reglas no eran satisfactorias. Y otras que se encuentran de pronto con ella por haber llevado un diu, así que lo viven sin darse cuenta.

Algunas, un poco más mayores lo viven más en silencio, como si les avergonzase, pero lo hacen desde el desconocimiento. Ellas van aprendiendo sobre ello sobre la marcha.

Casi ninguna quiere hablar abiertamente de si ha tenido o no problemas en ella, le quitan importancia, y de esta forma no se ayuda a las demás. Cuando conoces los procesos, que son similares para todas, es más sencillo asumirlos y enfrentarlos preparadas.

Así que lo que más deseo es acompañar y ayudar también a las mujeres que estén viviendo este proceso de manera más consciente y benevolente.

Invito a quien necesite descubrir, junto con otras mujeres en la misma situación, el proceso desde nuestra mirada femenina, no desde la mirada masculinizada y errónea que se nos vendió siempre.

Todos los procesos tienen cosas más difíciles, pero pueden aportarnos mucho conocimiento sobre nosotras y ayudarnos a vivir esta fase de manera especial y totalmente consagradas.

Podemos aprender juntas a dejar marchar ciertas cosas. Podemos realizar visualizaciones como la que os he mostrado e invocar la ayuda de nuestra familia almica femenina.

Debemos brindarnos la oportunidad de vivir esta etapa vital más conscientemente. Aceptando cada cambio y cada proceso físico con trabajos emocionales y espirituales enfocados a despedir a nuestra sangre.

Quizás escribir un diario, recordando momentos importantes de nuestro ciclo hasta ahora, que nos ha aportado, si sentíamos dolor, que sensaciones se parecen a otras mujeres, con quien has compartido tus preguntas, dudas, incertidumbres, si has gestado, como han sido las gestaciones, los partos, la crianza… probablemente al hacer memoria vengan a ti muchas emociones y mucha ternura.

También creo que es una bonita época de introspección, de viajar a tus profundidades. De arreglar cosas que no te gusten y de ayudar a muchas mujeres a entender sus procesos.

Estos temas están dejando de ser tabúes y creo que nuestro deber es enseñar desde nuestra experiencia. Compartir y aprender.

Somos mujeres maduras, y aunque pensemos que somos vulnerables, solamente es porque ahora tenemos la oportunidad de mostrar al mundo nuestra autenticidad y nuestro gran poder.

Nos transformamos en más humanas, nos conectamos con el resto de mujeres a través de nuestra mágica esencia femenina.

No la sentimos habitualmente porque para sobrevivir nos hemos puesto muchas corazas masculinas. Necesitamos redescubrir lo poderosa que es la vulnerabilidad.

Todo esto será posible gracias a ti, amiga, gracias a mí, que te lo ofrezco y gracias a todas vosotras.

Esa danza interna, que genera mi climaterio, me ha despertado hoy a las 2 y me he puesto a escribir, son ya cerca de las 5, así que he aprovechado bién este ratito bajo el plenilunio, hay que aprovehar momentos junto a las musas…

Espero que la visualización que hemos compartido te ayude a conectar con tu parte sagrada.

 

 

¡Namasté!

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...

Me encanta la juventud

Me encanta la juventud

Me entusiasman los jóvenes, los niños, los adolescentes. Me encanta la juventud, pero también me fascina el resto de...