¿Podemos sobrevivir por nuestra cuenta?

Escrito por Marié

28 de octubre de 2022

 

¿La espiritualidad es la madre de la unión?

 

Bajo mi percepción es la encargada de generar unidad. Por eso, si dialogamos teniendo en cuenta que somos espíritu, podemos percibir que nuestras capacidades permanecen limitadas cuando nos empeñamos en viajar solos. ¿Podemos sobrevivir por nuestra cuenta?

Yo creo que la palabra lo define bien, quizás podamos «sobrevivir» por nuestra cuenta.

Pero si nos empeñamos en labrar una manera individual de vivir, egoísta y cerrada; sin permitirnos escuchar otro parecer y sin consentir una placentera convivencia, respetuosa y auténtica con otras personas; nunca podremos alcanzar una verdadera plenitud.

Creo que alimentando únicamente los deseos personales, vivimos limitados y no damos una oportunidad  a la verdadera plenitud de acercarse a nuestra vida. Contrariamente, la invitamos a apartarse.

Cuando nos ocupamos de los demás, transformamos nuestra energía y nos aproximamos a nuestra parte más espiritual.

La espiritualidad del ofrecimiento a los demás nos da una oportunidad para vivir de manera más sagrada, más entregada. Como consecuencia nos va acercando paso a paso a nuestro paraje eterno, el alma.

Aunque pueda sonar un poco raro, considero que en cada ciclo de vida no nacemos completos.

La existencia y sus vivencias son las encargadas de formarnos.

Si además contamos con personas que puedan complementar nuestras capacidades con las suyas, nos podremos acercar cada vez más a completar nuestro aprendizaje común.

Cuando observo a mi alrededor, contemplo muchas personas que no son conscientes del poder que cada uno de nosotros traemos a esa vida. Y de que la suma de estos poderes es la que podría ayudar al cambio tan necesario.

Casi nadie presta atención a este innato poder, ni a las capacidades que tiene íntimamente ligadas.

Veo que pocos se preocupan por conocerse.

No se permiten pausas, ni se detienen para disfrutar y utilizar lo que traen de fábrica. Continúan inmersos en lo que consideran una carrera. Por elección propia deciden sufrir…

No desean detenerse al menos para vislumbrar que ellos son los que eligen la infelicidad. No son capaces de percibir que esta elección es exclusivamente una opción entre muchas posibilidades.

Cada momento es una nueva oportunidad de elegir correctamente.

Cuando en mis terapias, hablo con alguna persona que vive en constante sufrimiento, me doy cuenta de las diferentes elecciones. Pero es algo que cada uno debe decidir conscientemente.

Para ello contamos con nuestro libre albedrío. Todo se aprende desde un punto de inicio, y cada persona está en un punto diferente, desde él debe elegir voluntariamente como avanzar.

Todas las experiencias propias y la observación de lo que me rodea, me muestra que la vida es más sencilla de lo que pensamos y de lo que esperamos. 

Es más, creo que mirarla desde la sencillez, es la más maravillosa oportunidad de conocer nuestro potencial interno.

Aunque suene repetitivo, creo que dejarte fluir con los acontecimientos, buenos o malos es lo correcto. De todas formas hay cosas que no podemos cambiar, así que es mejor dejarse llevar por ellas.

Saber que estamos vivos, y que cada día que estamos aquí es una nueva oportunidad, es el mayor motivo para aumentar el amor, la sensibilidad, la coherencia y el poder.

Si prestamos atención, nos ocupamos y potenciamos nuestras capacidades, ellas nos acercarán a la felicidad.

Usándolas en nuestras ocupaciones, veremos que lo que realizamos diariamente no nos supone un trabajo.

Viviendo así, aumenta la felicidad y es el mejor antídoto frente a cualquier cosa negativa, tanto emocional como física.

Al ocupar nuestros días compartiendo con los demás, aprendemos a tener cada vez más momentos felices. Nuestras necesidades se van reduciendo a casi  lo imprescindible y podemos vivir nuestra vida de una manera más libre.

Las cosas bellas que nos ocurren es de lo que tenemos que hablar a todas horas.

Si cada día compartimos solo lo bueno en lugar de lo malo, afectamos a quien nos rodea y el cambio va produciéndose sin apenas darnos cuenta.

Cuando nos sentimos bendecidos por lo que tenemos, lo expresa nuestro cuerpo, nuestras palabras, nuestras acciones y generamos tranquilidad a nuestro alrededor.

Si en algún momento te has considerado una mala persona, o crees que estás actuando mal, primero párate a pensar que es lo que define si una experiencia o un comportamiento es bueno o malo.

No sé si podría decir que hay personas o situaciones buenas o malas.

Pienso que no hay algo bueno o algo malo, solo las respuestas a los comportamientos es la que define el concepto. Tanto a largo como a corto plazo.

Sigo pensando que nos completamos con la convivencia, nuestro universo se crea por las percepciones a las que hacemos caso; ellas son las que crean nuestra realidad.

De esta forma, existen tantas realidades como personas y diferentes percepciones.

La convivencia, las conversaciones, el intercambio de opiniones desde el respeto, son las que hacen que veamos todo en conjunto y decidamos si estamos cerca de lo que nos parece la verdadera realidad.

Incluso así, todos creamos realidades que pensamos que son nuestra verdad, y si cedemos nuestro poder a esa posible verdad, se transformará realmente en ella.

De manera que existen infinidad de verdades con las consiguientes maneras de ver el mundo.

Y lo bueno es que todos tenemos razón: tantas suertes de observar como personas.

Si permitimos una alineación con la felicidad, el universo nos será más favorable y nos acercará a una vida llena de cosas buenas, o por lo menos que nos gusten… Esta actitud se llama pronoia, ya que se tiene la sensación de que todo está a nuestro favor. Y ayuda a que así pueda ser.

Sí, por el contrario, nos dejamos llevar por el miedo y nos envuelve lo negativo, nada resultará beneficioso, todo saldrá mal y la vida será una desgracia y un sufrimiento…

Hay quien decide, voluntaria o involuntariamente vivir así, aun sin sentirse conscientes de haberlo elegido y entran en paranoia, donde se tiene la creencia de que el mundo en general está en contra suya.

¿Cómo superar parte de esto?, liberándose de la necesidad de ser bueno y comenzando a ser feliz.

Nos enseñaron a querer ser buenos. ¿Entonces es que somos malos? ¡No!

Somos seres humanos encarnados teniendo experiencias en la interacción con la vida, y estas debemos disfrutarlas, sean cuales sean.

 

Todas las experiencias son buenas, con unas se gana y con otras se aprende… ¡Dicen!

Gracias por estar y compartir el camino.

 

 

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Somos alma

Somos alma

Aquí no hay nada para nosotros, somos alma y el alma no lleva equipaje. ¿Pensabas que era tuyo? Cuan equivocados...

Nictógrafo

Nictógrafo

El nictógrafo: un invento de Lewis Carroll (Charles Dodgson) para escribir en la oscuridad. El nictógrafo es un...