Personas perfectas y únicas

Escrito por Marié

2 de septiembre de 2022

Queridos lectores, seguro que alguno de vosotros os sentís identificados conmigo. Independientemente de que cada uno de nosotros tengamos diferentes preferencias y gustos, cosa que hace de nosotros personas perfectas y únicas, hay algunos de estos gustos que seguro podemos compartir.

Ha comenzado uno de los meses más bonito y entrañable para mí por lo que en mi vida representa.

En este mes he sido madre las dos veces que lo he sido. Una vez en verano y otra en otoño, con 7 días de diferencia… ¡Las fiestas de Navidad, ya se sabe! Ja, ja, ja.

Sin que tenga relación con ello, siento una predilección y un amor especial por el final del verano y el comienzo del otoño.

Personalmente, noto que en estas fechas tenemos una nueva oportunidad de empezar, de hacer cambios positivos.

Aunque en otros momentos era época de llantos y despedidas, hoy lo veo de otra forma, creo que es tiempo de agradecimiento por los momentos compartidos. Reuniones, reencuentros, viajes, conversaciones interminables, recuerdos compartidos… abrazos, risas, confidencias, aventuras acompañados… amistad.

Pienso que estas fechas son tiempo para recoger y guardar las vivencias alegres de los preciosos y largos días. Buscar espacio para ellos en esa gran biblioteca a la que poder echar mano en otros tiempos en los que tengamos más triste el corazón.

En estos días, cuando da sus últimos coletazos el verano y durante casi la totalidad del otoño, me da la sensación de que vuelve a despertar en nuestro interior una forma de inteligencia escondida y ancestral que se muestra de nuevo en nuestra vida en forma de intuición.

… Serán recuerdos también ancestrales, por qué el invierno va acercándose y toca ponerse las pilas para hacerle frente…

Y, si alguien te dice: – ¡no es posible que la intuición exista!, no le prestes atención, es mentira, de ninguna manera lo creas, la conexión con tu información interna y personal, no se pierde jamás.

Pero lo cierto es que se puede olvidar que la tenemos. Siempre hay cosas que nos parecen más importantes y cuando pasas tiempo sin esa conexión interna encendida, puedes dejar de sentirla y pensar que nunca existió. Pero esto último es incierto.

Las personas que tenemos seres muy queridos en otros planos, podemos explicar estas sensaciones de maneras más comprensibles, porque hemos aprendido a sentirlos.

Y si ellos, desde esos lugares todavía incomprensibles para la mayoría, pueden acercarse a ayudarnos, como no van a poder hacerlo amigos queridos o seres queridos «vivos», aunque estén a largas distancias de nosotros. Creo que la conexión o los vínculos que se crearon entre ellos y nosotros, van más allá de la muerte.

El próximo invierno, cerca de navidad, se cumplirán 13 años de la partida de mi padre a ese plano y cada día la conexión con él es más perceptible, esté o no atenta a ella.

Lo mismo le ocurre a todo el mundo. Aunque no lo veas o no lo sientas, no significa que no esté. Y el trabajo que realizan es el más adecuado a tus necesidades.

Por eso siempre digo que no se trata de reparar nada, ni de buscar nada, es más bien recordar algo que siempre ha estado.

Y volviendo a la intuición, creo que es una de nuestras asignaturas pendientes… La parte femenina que todos tenemos, le presta un poco más de atención, ella es la que nos guía en momentos muy precisos y de necesidades especiales. Pero por norma general, la tendencia habitual es ignorarla.

Aunque la gran mayoría de personas tienen la capacidad de reconocerla, no hacen uso de ella por no sentir seguridad en su realidad.

Para casi todos aparece como algo interno, puede ser como una brisa sutil en nuestra nuca. Sentir el bello de los brazos o de la espalda erizarse. O como una sensación de tener compañía y que esta compañía es agradable… aunque hay otras muchas formas de percibirla… Es repentino e inexplicable, y aunque las sensaciones parecen externas, el sentimiento que las provoca es interno, nace dentro de nosotros.

Es una fuerza que nos guía, «como dice Alejandro Sanz», nos protege sin decirnos nada y nos da información si somos capaces de prestarle la atención que realmente merece.

¿A qué hay algo en tu mente que se ha movido? ¿O en tu zona abdominal? ¿O en tu pecho?… Estoy segura de que así ha sido, y si le das y te das la confianza necesaria y te dejas llevar por su constante guía, puede servirte de gran ayuda en bastantes cuestiones. Entre ellas intentar descubrir el primordial y único propósito que te trajo a esta vida. O que tu vida se acerque cada día un poco más a la plenitud. Quizás también que tus decisiones en cualquier aspecto se acerquen cada vez más a ser sabias decisiones.

Yo lo llamo aprendizaje, aprendizaje escuchado esa vocecita interna, despertar espiritual o don innato y sagrado, pero largamente olvidado.

Se le puede llamar de muchas formas, y puede acercarse a ti también de muchas formas: ángel guardián, seres de luz, guía superior, guía espiritual, luz del alma, sabiduría superior…

Así que, pon atención cuidadosamente a todo lo que ocurra en tu vida, escucha el viento, detente un rato. O párate a leer entre líneas cuando estés en esos momentos a solas con tu libro. O escucha ese silencio que trae las conclusiones adecuadas. Mejor aún atiende a tu alma, a tu sentir, ellos tienen las respuestas correctas.

Hay ocasiones o situaciones en las que puedes percibir que en tu vida existe alguien que se te suele acercar, o te suele llamar, y en vuestras conversaciones trae a tu vida siempre las respuestas adecuadas y con la particularidad de que es lo que precisas en ese momento. En mi caso, tengo varias de ellas, en particular un primo: elqueleeenelalma… siempre me dice lo que necesito en el momento adecuado… gracias.

¿Has pensado alguna vez en todo esto de lo que hoy escribo? Empieza a comunicarte con todo ello. Empuja tus dudas fuera de tu camino, y empieza a escuchar esa sabiduría interior llamada intuición.

Mi experiencia siente esas presencias de luz a mi alrededor cuando trabajo con energías de sanación, y mi intuición me dice que se sienten encantados de poder ayudarme, son amigables y me asisten en todas las ocasiones.

Pero cuidado, también se acercan presencias con menos luz, a estas hay que ayudarlas a que no hagan daño y continúen su camino de aprendizaje.

Cada ser podrá acercarse a las capas de ti que sean más accesibles para él, y como digo, al igual que nosotros, no parten del mismo punto ni llegarán tampoco al mismo punto dentro de la evolución como almas.

Y como es de esperar, en el camino del recuerdo, pueden suceder o aparecer sucesos inesperados, obstáculos, portazos, grietas en el sendero, malas hierbas… pero ellos te van a ayudar a limpiarlo para volver a hacerlo transitable, de forma tal, que tu paso por él sea más placentero y sencillo.

 

Si no te sientes capacitado para acceder a esa zona, si no sabes como abrir el espacio necesario para que tus recuerdos se acerquen a tu actual realidad, te puedo ayudar con mis terapias para que puedan ir instalándose de nuevo en tu vida.

Ayudaré a que tu camino en adelante sea distinto, para mí será, como siempre lo es, un placer tremendo y muy gratificante.

Invito a quien me lea a que escriba en los comentarios sus experiencias con las energías.

Que sirva de ayuda y ejemplo para quien no haya tenido contacto con este mundo de las intuiciones y las sanaciones energéticas.

 

¡Namasté!

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Elvira

    Yo en especial en la casa de mis abuelos los tengo muy presente y cierto momentos a mi suegro y a mi abuela paterna, sensaciones inexplicables, antesdeanoche misma mente soñé con mi abuelo materno que me mostraba su preocupación por mi madre (su hija)

    Responder
    • Marié

      Son sensaciones personales muy bonitas y algo distintas para cada persona, me alegro muchísimo de que los puedas percibir. Si les hablas podrás sentirles cada vez más.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

El rito de la vida

El rito de la vida

Cuando emprendí mi camino de acercamiento a lo que realmente amo, también comencé a percibir un número cada vez más...

Somos un conjunto de pasiones

Somos un conjunto de pasiones

Hoy vamos a jugar a algo, vas a necesitar un papel y un bolígrafo o algún cacharro en el que puedas escribir. Somos un...