La enseñanza que trae para ti la vida

Escrito por Marié

21 de junio de 2021

La vida es continuo aprendizaje

 

Fluir con las experiencias diarias, vivir los procesos cotidianos con ligereza es mirar de cerca la felicidad. Aprende a fluir así, sin complicar excesivamente las cosas, simplificando al máximo los procesos y aprovechando la enseñanza que trae para ti la vida.

Me gusta dedicarme a embellecer la existencia y percibo como en el trayecto mi consciencia aumenta. Aunque piense que algún problema no tiene fácil solución, intento ver la oportunidad en él, la enseñanza que trae para mí, y procuro vivir lo que toca en ese momento.

Siempre me han dicho que tengo mucha suerte, se puede decir así. Aunque la suerte como suerte, no creo que exista, creo más en la  actitud y como consecuencia en la atracción.

Creo asimismo que gran parte de la genialidad puede venir con cada persona, innata o heredada, pero otra parte se consigue con disciplina y perseverancia.

Aprende por consiguiente a ser disciplinado, creo que es una necesidad individual para poder atraer lo que en el fondo de tu corazón requieres. Y lo que más necesitas es tener disciplina sin imposiciones externas, de esta forma podrás amar y disfrutar de la disciplina, y también aprovechar los beneficios que te va a aportar.

Cuando ya llegues a esta actitud entrégate completamente a tus actos, y por supuesto y por encima de todo, ámalos, ama lo que te toque hacer.

Creo que la disciplina, en cualquier ámbito que la apliquemos, es la antesala de los milagros.

¿Como ejercitar todo esto?

Puedes buscar retos, pero retos que no sean inalcanzables, porque te harán retroceder, ponte retos que puedas ir superando. Cuando veas que eres capaz de ello, incrementa la dificultad progresivamente, verás que el nivel de tu felicidad aumenta. Estamos hechos para superarnos y si no trabajamos en ello, la insatisfacción comenzará a hacer su aparición. Cumple con constancia las normas para llegar al resultado deseado.

Insatisfacción… aburrimiento… cuando alguien me dice que está aburrido, no puedo entenderlo. Quizás esté invirtiendo su tiempo en cosas que no son las adecuadas o no ha encontrado el desafío perfecto para su personalidad. Creo que el aburrimiento es la consecuencia de no tener desafíos, de vivir en la comodidad y no querer esforzarte por salir de ahí.

Para salir de esta comodidad hay que utilizar la parte intelectual, nuestra inteligencia, pero también nuestro corazón, para ir como la oruga, formándonos y transformándonos en bellas mariposas. Aprovecha la enseñanza que trae para ti la vida.

Esto se consigue asegurándote de que ningún error que cometas sea en vano. Construyéndote pacientemente, sin importar la edad que tengas, como decía mi abuela, el saber no ocupa lugar y siempre es un buen momento para empezar. Puede ser que nunca antes te hayas ocupado en conocerte y ayudarte a la transformación, pero si trabajas adecuadamente lo conseguirás.

Buscar, buscar… encontrar

Tienes que buscar las circunstancias adecuadas para que el placer sea tu bandera y tu crecimiento la forma cotidiana de enfocar la vida. Ten claro que el camino que lleva a la felicidad es el mismo camino que conduce al autoconocimiento. Gracias al aumento en tu cultura y aprovechando tu genética  para conocerte, la felicidad florecerá al paso.

Mediante tu libre albedrío, puedes hacer en tu vida lo que gustes, nada esta fijado, ni determinado de manera inmodificable, así que puedes elegir libremente desterrar la infelicidad de tu vida.

Es tan sencillo como tomar la decisión, comienza a percibir y a descubrir que la vida no es lo que pensabas, es más fácil de lo que parece. Reemplaza las hojas secas por flores y teje todos tus instantes con hilos dorados de luz.

Con la iluminación que darán a tu vida estos instantes, podrás asomarte a la plenitud de la felicidad, dando un empujón a la vez a tu crecimiento.

Claro esta, si lo conocido no te funcionaba, abandona ese territorio e instálate, siempre sin perder tu personalidad e identidad, en tu versión mejorada. Aprovecha la enseñanza que trae para ti la vida.

Aumenta la vocación de ser universal, alimenta todas las partes externas que te componen para vivir la diversidad, ayuda a quien encuentres para ayudarte a ti, forjando un carácter con el más alto nivel de lealtad a la vida. Y si llega la tormenta encárala con valor y creatividad, afrontando todas las consecuencias, sin acomodarte en nada que no sea la felicidad. No tengas más amparo que el amor universal, de esta forma el universo te enviará este amor multiplicado por mil y una calurosa bienvenida.

Volver a nacer es posible, pero además es imprescindible

¿Cómo? Recicla en tu vida todo aquello que puede serte favorable y descarta de ella por entero todo lo que no sirva para sumar.

Haz una peregrinación, busca un lugar que sea sagrado para ti, no importa cuál sea. Puede ser, si todavía es posible, la habitación donde creciste, donde aparecieron en tu vida tus primeras ilusiones, o ese lugar al que te encantaba ir de pequeño.

Sube a una montaña, en soledad, si es posible, (busca un ratito para ti) aléjate de las personas que te han acompañado y realiza un ritual de purificación. Medita en ese lugar, mira tu alrededor, la eterna naturaleza… ella te ayudará en tu proceso interno. Si encuentras un lugar en el que te sientes especialmente bien, consagra la ceremonia para ayudarte.

Si te da miedo alejarte de tus acompañantes, busca otra opción, haz un viaje a un balneario, sumérgete en sus aguas termales, siente la vida que hay en ellas, y regresa al origen.

Y por supuesto, piensa que lo fundamental no es lo que te pueda ocurrir, sino el proceso, las oportunidades, los estímulos,  las enseñanzas… el aprendizaje para seguir tu camino. No olvides que las experiencias que salen mal hay que dejarlas en el olvido, pero quedándote con su lección. Almacénala guardada en la galería de arte reservada para las obras maestras, en el rincón de tu memoria junto con todos tus recuerdos maravillosos. Aprovecha la enseñanza que trae para ti la vida.

Danza, canta, grita, ríe, ama

No pongas tu atención en la meta, vivir es fluir, es simplificar y pensar que todo es posible, así la meta es la que saldrá a tu encuentro. Disfruta del proceso y el camino sin obsesionarte.

Aunque ese proceso pase por arenas movedizas, camina por esa inseguridad respetando tus principios, tus valores fundamentales porque de otro modo no llegarás a conocer tus necesidades, como llegar a eso que te falta.

Las circunstancias que te rodean son lo que son, tú estas por encima de ellas, de las incomprensiones, críticas y juicios. Eres superior a todo esto, ellas son ajenas a ti, y dicen más de sus creadores que de ti. Intenta tener una vida más natural, rompe tu cotidianidad de noticias, redes, amistades, por un tiempo, para dedicarlo a tu silencio y a tu soledad, Quedate tan solo con tu propia compañía.

La opinión pública solo es eso, una opinión que no es la tuya. Obsérvala desde el amor, así no podrás nunca equivocarte. Ya sabes que tu profundo hogar mora en tu corazón. Vuelve a él. Y como el agua, sigue fluyendo.

Añade preciosos eslabones a la cadena de tu vida, evaluándote diariamente. Haz, al terminar tu día, haz un examen de conciencia y al comenzar el siguiente celebra tu existencia.

Si por alguna razón perdiste la alegría, busca ambientes, fórmulas, recetas que alegren tu alma… plantas, árboles, cielo celeste, cielo nocturno, fuego, amor…

 

¡Vive al borde del abismo, con precaución, pero sin miedo, ahí es donde nacen las más hermosas flores de la felicidad!

¡Ellas aborrecen el aburrimiento, la comodidad de lo cotidiano, la zona de confort!

¡Y aunque suene repetitivo, fluye danzando, cantando, gritando, haz de tu vida una celebración, ríe, sé diferente!

 

¡Namasté!

 

 

2 Comentarios

  1. Lola

    Precioso, como todos tus escritos

    Responder
    • Marié

      Muchas gracias. Me alegro mucho de que te gusten. Besitos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

El rito de la vida

El rito de la vida

Cuando emprendí mi camino de acercamiento a lo que realmente amo, también comencé a percibir un número cada vez más...

Somos un conjunto de pasiones

Somos un conjunto de pasiones

Hoy vamos a jugar a algo, vas a necesitar un papel y un bolígrafo o algún cacharro en el que puedas escribir. Somos un...