Hay palabras que resultan mágicas para mí

Escrito por Marié

23 de mayo de 2022

Matices que crean realidades

 

Los símbolos que utilizamos para escribir y que cuando hablamos dan vida a nuestras palabras, nuestro método de comunicación, en definitiva, puede servir para crear la realidad de nuestras experiencias. Por eso hay palabras que resultan mágicas para mí.

Creo que nuestro idioma tiene tal riqueza de matices que nos puede ayudar a apreciar mejor nuestra vida.

Hay personas que sufren algún momento de bajón emocional y utilizan palabras relacionadas con su estado de ánimo, estas palabras limitan su realidad. Igual se puede decir de la actitud contraria.

Nuestras palabras forman nuestros pensamientos, y, por lo tanto, nuestra realidad, que puede no corresponderse con la verdad.

Palabras magicas

 

Si te paras a pensar tendrás siempre presente,
que en tu día a día puedes elegir utilizar,
«palabras» que quien escuche siempre tendrá en mente
que a tu lado puede estar tranquila,
pues no entra dentro de tus planes defraudar.

 

Aunque las palabras son armas, ya lo sabes,
armas de doble filo que puedes utilizar y sin pensar
hacer daño a quien te escucha y que luego;
va a ser difícil que consigas su consuelo
y que en adelante te quieran escuchar.

 

Por eso traigo hoy unas palabras, que creo que son mágicas,
al menos para mí,
y personalmente cuando lo pongo en práctica,
me ayudan a dar consuelo a mi alma,
léelas,
probablemente, también tengan consuelo para ti.

 

La palabra «tacto» es y tiene un efecto sanador,
mira quien te lo dice, que lo utiliza para sanar a los demás,
toca tu cuerpo, mímalo y acarícialo con amor,
es una palabra primordial a mi alrededor;
te aconsejo tocar, abrazar, acariciar
y besar cada día un poco más.

 

Acaricia a quien conozcas y dale todo el valor
que tiene esta palabra,
úsala con tus manos y haz volar,
realmente para sentir el efecto que tiene el tacto en el interior,
no es necesario que sea utilizada al hablar.

 

Si no fuese por el tiempo que nos ha tocado vivir,
te diría que abrazases a quien conozcas al pasar,
que a tu sentimiento y a tu corazón dejes salir
y que muestres de esta manera tu sentir,
disfrutando del tacto y de lo que produce en todas las personas abrazar.

 

El tacto también sirve para disfrutar
la sensación que te produce acariciar la madera que tu padre utilizaba,
los pañuelos de seda de tu madre,
las texturas que te hacen recordar:

las rocas, las conchas, el tronco de los árboles,
el musgo, el mar,
disfruta de la sensación y del placer amable
que provoca en tus manos y en tu cuerpo acariciar.

 

 

Hay otra palabra que es muy importante para mí
me refiero a la palabra «escuchar»,
sentarte en silencio hasta descubrir,
a la persona o personas que tienes frente a ti,
y aprender todo lo que ellos tienen para dar.

 

Escuchar no significa solo oír palabras sueltas al azar,
es mirar a los ojos y sentir que la persona que escuchas puede ser
el mejor ejemplo de vivir,
que vayas a encontrar.

 

Muchos que ahora son amigos, al principio de nuestra amistad,
me decían: que callada eres, ¿no te gusta hablar?,
y bien digo,
que cuando el tiempo les permite conocerme,
se dan cuenta de que en la conversación estoy siempre presente,
en todas sus palabras y que también me gusta dialogar.

 

Primeramente, creo que debemos permitirnos escuchar,
es importante para conocer a las personas,
si no lo hacemos, y nos basta con hablar,
accederemos
a una relación basada en lo superficial,
sin disfrutar y sin reconocer sus luces y sus sombras.

 

Escuchar el silencio es algo muy hermoso;
pero no estamos acostumbrados a permanecer así,
el silencio en común a casi todos les parece incómodo,
pero es algo que deberíamos aprender a compartir.

 

Esos silencios de lo que nunca es hablado,
hay que escucharlos con el corazón,
hay veces que no se escuchan los mensajes esperados,
haciéndonos creer que nos están dando de lado,
sin darnos cuenta de que las esperanzas son de dos.

 

Escuchando se pueden percibir infinidad de cosas,
tu voz interna, esa que si la atiendes te crea confusión;
no es frecuente prestar atención al susurro de las hojas,
al crujir de la madera, a los grillos, al aleteo de una mariposa,
o apurar una copa escuchando la última nota de cada canción.

 

Sigo mostrándote la magia de las palabras que la tienen para mí,
como verás, algunas de ellas representan a nuestros sentidos,
es importante saber disfrutar y recordar la fortuna de poder sentir,
cada día agradecer, teniéndolos en cuenta y sonreír,
y sabernos afortunados de poder utilizarlos y vivirlos.

 

Por ello otra de mis palabras mágicas es «sentir»,
experimentar cada vivencia de tu día a día incansablemente…
… Sentir el dolor es necesario,
también hasta la extenuación saber reír,
asimismo amar intensamente,
enfadarte también, sin hacer daño,
mostrandole a la ira como partir de tí,
y vivir la pasión sin detenerte.

 

Aprecia todas las emociones que la vida trae,
ríndete a la sensación de un beso enamorado,
experimenta tu sensualidad, hasta sentir que vas a evaporarte,
vive todo lo que la vida te traiga sin dejarte
vencer por nada,
ni te permitas vivir sin ayudar en los naufragios anunciados.

 

Yo creo que la palabra sentir engloba todos los sentidos,
significa a la vez sensación y sentimiento,
nuestro idioma es muy intenso y expresivo,
y el significado de esta corta palabra es complejo.

 

Yo sigo sumando palabras a este diccionario,
y otra de ellas que considero mágica es «actividad»,
mover tu alma y a la vez tu cuerpo, hacia la libertad,

de elegir seguir los caminos que no te impongan adversarios.

 

Activa tu cuerpo diariamente y con gratitud muévete despacio,
disfrutando la facultad de poder sentir el aire fresco en tu rostro al caminar,
mueve tu cuerpo, sube a un monte, respira, vive, ríe, haz deporte,
cualquier movimiento que te haga sentir vivo y te transporte,
 a tu ser auténtico, al que es capaz de mover montañas sin mirar atrás.

 

Sal de las rutinas que te mantienen inmóvil en una posición,
prueba actividades que te ayuden
a vivir la naturaleza y disfrutar,

rompe esos patrones de vida y las relaciones que no te dejen avanzar,
muévete, activa tu cuerpo, danza, salta, disfruta un chapuzón
y
sobre todo, saborea un auténtico y lento caminar.

 

Otras palabras que van unidas para mí,
y tienen magia en su interior,

además, en mi nombre una de ellas tengo el gusto de tener,
escribir sobre ellas me muestra que si no curioseo en mi intuición,
me llegará más despacio lo que necesito conocer,
sus nombres, y lo digo con pasión,
son «esperanza, confianza y fe».

 

Ya sabes que si te escuchas detenidamente,
tú solamente te sabrás decir,

que es lo mejor y más importante para ti,
si de verdad en ti confías ciegamente.

 

Si tienes fe en tu persona y te conoces,
sabrás que te tienes que decir,

también conocerás tu parte más maravillosa,
esa que te hace sentir

la verdad escondida en cada cosa.

 

Si te gusta pintar vive pintando,
si lo que te gusta es mirar el océano encuentra la manera
de vivir allí,
ten la esperanza de que a tu lado llegará del mejor modo,
lo que siempre sea,
y vive todo,

lo que tú consideres que es mejor para ti.

 

Hay veces que nos empeñamos en querer,
cosas que aunque las consigamos,
al tenerlas en las manos no logran colmarnos de satisfacción,
sin darnos cuenta de que lo que nos mueve
y nos hace cosquillas en el corazón,

es confiar, tener esperanza y fe,
en que lo que llegue a nuestra vida es lo mejor,
aceptarlo es lo que debemos hacer,
quizás es la mejor opción,

que en esta vida y en esta ocasión,
nos pueden ofrecer.

 

Una palabra mágica, pero divina de verdad es «compartir»,
y otra es «unidad»,
vive la magia de vivir en comunión,
camina, habla, acompaña a los demás,
cuando celebras esta unión,
tu cuerpo y tu alma te lo agradecerán.

 

Disfruta de compartir tu tiempo,
lee una poesía a quien no pueda leer,
quizás las historias que tú cuentes,
de las historias de los demás sean diferentes,
y al compartirlas os unan y os ayuden a crecer.

 

Une tu vida a la de otros hombres y mujeres,
la compañia mutua ayuda a aprender mejor a caminar,
a disfrutar unidos de pequeños y a la vez grandes placeres,
cocina siempre en compañia,
camina con ellos por el bosque,

habla, toma un cafe y por supuesto,
con todos ellos, intenta conversar.

 

Y para terminar por no alargar demasiado este discurso,
mas adelante, de mis palabras magicas volveré a escribir,
hay otras dos palabras que me ayudan y me hacen vivir a gusto,
la mas importante «gracias»,
más sin quitar valor a la palabra «recibir».

 

Me gusta vivir agradeciendo, si lo pienso, debido a mis vivencias
yo vivo de prestado,
asi que necesito demostrar mi agradecimiento a todas horas,
horas que de muchas maneras, me han regalado.

 

Gracias, gracias, gracias a quien corresponda,
por continuar aprendiendo en esta vida,
por asimilar y aprender a recibir de alguna forma,
ayuda cuando por circunstancias no podia.

 

En esas circunstacias complicadas en mi vida,
siempre he tenido alrededor, lo que necesitaba oir,
un dulce abrazo,

comida en mi mesa, momentos de conversacion
y aunque estaba perdida,

siempre habia seres queridos sanando mis heridas,
recibir su ayuda y agradecerles para mi es un regalo.

 

– Marié –

 

A las palabras… de un escritor

El poeta Pablo Neruda escribió en sus memorias: «Amo tanto las palabras… Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces…

¡Qué buen idioma el mío!

¡Qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos!

Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando «patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo.

Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas.

Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra. Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma.

Salimos perdiendo. Salimos ganando. Se llevaron el oro y nos dejaron el oro. Se lo llevaron todo y nos dejaron todo. Nos dejaron las palabras…»

– Fuente de la fotografía de entrada: nocreasnada

 

¡Conoce como disfrutar de la bendición y la magia de las palabras!

¡Transfórmate en mago y apuesta por la magia en tu vida! 

 

¡Namasté!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Seremos nosotros alienígenas?

¿Seremos nosotros alienígenas?

Era bien pequeña cuando ya escuchaba a mi padre decir que probablemente seríamos nosotros los extraterrestres. Después...

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...