El abuelo bosque me enseñó

Escrito por Marié

14 de febrero de 2021

Aprendí.

 

El abuelo bosque me enseñó a ser invulnerable. A seguir caminando mi amor sin detenerme. Me mostró que el amor es mi estoque, mi punto de referencia. Fue el que me ayudó a descubrir que mi escudo es la alegría de amar, mi hogar su coherencia. El texto que escribe mi corazón es mi libertad para amar. La felicidad de poseerlo es la medida de mi preferencia.

El amor es como los átomos, aunque no los vemos no significa que no existan. Este amor que siento inspira mis actos porque sin él nada tiene sentido, caminaría de espaldas a tu claridad.

Es un canto del embrujo, de la fascinación, de la seducción, del placer, del gozo, de la belleza, es una convocatoria a lo trascendental.

Yo lo descubrí desde la experiencia, a través de las vivencias donde el viento fue mi amigo. Donde los árboles fueron mis maestros y los anocheceres y amaneceres mis rituales.

Las estrellas hablaron a mi corazón, la noche se vistió de color y el alma de la tierra descansó tranquila al sentir este gran amor.

No me resistí, me rendí a su vivencia, lo acepté y encarné lo que creen utopía.

Siento que no es un escenario, por eso soy como soy. Cuando amo invito a volar hacia el aroma de la felicidad.

La mejor manera de amar es amando. Reconstruyendo día a día el origen y saboreando su evolución. Nadando en sus profundidades y dejando que su grandeza me devore.

Amo al amor.

Porque protege de la infelicidad que reverdece por todas partes, contaminando el alma e imposibilitando al corazón.

Conquisto el amor día a día, me enamoro de cada acto sin que mi conciencia me censure. Evoluciono con tu amor.

Es amor lo que siento, lo que sientes, lo que veo en tus ojos, al escuchar tus palabras, al experimentar tus acciones, en todo lo que vives y muestras. Eres el amor, soy el amor.

Elijo la inocencia de la confianza, la humanidad.

Te conocí ¿aquí? o ya te conocía. No se contestar. Nos encontramos y desde ese día vamos caminando juntos.

¡No fue un 20 de abril del 90, pero si fue en el 90! Ese día comenzó nuestro libro de magia y fantasía.  Aprendí que esa fascinante complicidad ya existía antes que nosotros y permanecerá cuando ya estemos en la eternidad.

Espero que te sientas identificado. Siento tal gratitud que no tengo palabras, eres mi mejor experiencia. Contigo y a traves de ti vivo en el amor mas profundo e incondicional. Hemos creado hermosos frutos aguardando nuevos amaneceres. Veo tu amor transparente en mis sueños, libre en tus decisiones, palpitando la vida sin pudor.

Tu amor es mi órbita completa, no necesito nada mas.

Tantas cosas vividas. ¿Recuerdas nuestra compañía a solas? ¿Recuerdas cuando trepamos al árbol de las prohibiciones? Aprendimos a sentir el alma en la piel.

Evolucionamos juntos guardando en nuestra mirada nuevas noches estrelladas, nuevos proyectos, nuevos sueños. Inventando nuevas soluciones. Tu mirada eternamente enfocada en un humor que endulza siempre cualquier adversidad.

El abuelo bosque me enseñó que el mensaje del amor esta detrás de tus palabras, tus silencios me recuerdan que no son necesarias, la sencillez deja fuera la necesidad.

No lo dices, no hace falta, tu amor fluye libre porque amas. Tu irresistible optimismo y el cultivo de semillas de adoración que germinas en los surcos de mi corazón me lo comunican a diario.

No permito que mi cauce esclavice a tu rio, dejo el agua circular, sin resistencia. Lo mantengo fluyendo libremente, aprendiendo a amar lo que hago, amando siempre el lugar donde estoy y a todos los que me rodean. Solo es posible conocer el amor, convirtiéndote en él.

¡Te amo como la oscuridad de la noche ama la luz de las estrellas y el brillo de la luna!

¡Namasté!

 

5 Comentarios

  1. Sissy.

    Que bonito Maríé 😍.

    Que ese amor siga floreciendo cada día más

    Y más.

    Un abrazo amigos. 🙅🏻😘😘

    Responder
    • Marié

      Gracias. Lo mismo deseo para vosotros.
      🤗😘

      Responder
    • Elvira

      Es fácil amaros porque vuestro amor y sinergias lo multiplica todo por mil y una noches, amaneceres, tardes y desayunos.

      Responder
      • Marié

        Que bonito escribes, ¡hay que sentir así de intenso! Lo que no se viva intensamente se pierde. No se hacerlo de otra forma.

        Responder
      • Marié

        ❤️¡Nuestro amor creció a la vez! ❤️

        Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...