Edu y yo

Escrito por Marié

6 de junio de 2024

¿La mayor vedad? Contigo todo siempre ha sido innovador, excepto tu modo de observarme que no ha cambiado en absoluto, me haces advertirme especial, única. Posees la máxima intensidad de atracción que he sentido en mi vida. Tus ojos me llaman, me capturan como una tela de araña a sus presas, aunque sin obligación. Albergas la hermosa aptitud de continuar robando mis suspiros después de trentaicuatro años juntos. Me siento afortunada, Edu y yo compartimos el mismo camino desde entonces.

La existencia inseparable me inspira, me invita como siempre a la grandeza de continuar rompiendo mis propios límites. Comprobar que permaneces a mi lado me hace sentir invencible. Y tener la certeza de que sigues creyendo en mí me hace invulnerable. Apuestas por mí más que yo misma.

Reflexionando desde el pasado, yo casi no me reconozco. Sin embargo tu eres de esas personas que obran creando mejores personas de quien conoces.

¡Obsérvame ahora! Supongo que cuando juzgo lo que pensaba de mí en mi juventud, al intentar vislumbrar mi futuro, no me imaginaría de ningún modo haciendo lo que llevo a cabo a día de hoy. Determinadas cosas sí, pero otras no las hubiese ni considerado.

De ningún modo me hubiese presentido escribiéndote públicamente, ni escribiendo públicamente, y las dos cosas las hago gracias a ti.

Así que sí, mis letras hoy son para ti.

Vivo mis días esforzándome para permanecer a tu altura, mereciendo tus infinitas miradas, convertida en poetisa que se siente inspirada en ti y capaz de inspirar los interminables besos que desarman a esta inmortal guerrillera. Aunque no seas especialmente romántico, yo ya lo soy por los dos.

Al mirar atrás observo que mi vida comenzó en ti. Me ayudaste y me ayudas a poder ocultarme de una realidad insatisfactoria cuando me siento envuelta por tus brazos.

Consigues que distinga lo hermoso del mundo.

La eterna disruptora que vive en mi interior se centra gracias a tu íntimo abrazo. Cuando me miras, mi escudo cae ruidoso a tierra, estoy indefensa y vulnerable a tus ojos.

Sentirme así de especial, me vuelve más loca de lo que realmente siento que estoy, pero me encanta.

Siento tal complicidad en tu compañía que es comprensible que la mayoría de veces no necesitemos hablar.

En ocasiones tu suavidad se vuelve fuerza, una fuerza que me ata a tu abrazo eternamente.

En esas ocasiones mi corazón late desbocado, extasiado, y nada más existe a nuestro alrededor, solo la eternidad.

Gracias amigo, amante, por todo, por la luz que me abre el camino.

Siento que nada puede dañarme sabiendo que estás conmigo.

Vivo riendo, todo tiene un tinte de humor para ti, eres divertido con una salud positiva, inteligente y limpia.

Tengo tantas cosas por agradecer, pero por sobre todas ellas, creer en mí aun sin creer en mis excentricidades. Por animarme a mostrarlas, por escucharme embelesado hablar sobre ellas, por notar el orgullo en tu mirada.

Nunca imaginé el viaje de mi vida en el que cada paso ha sido llenado de significado por ti, cada lugar, cada bar, cada pueblo visitado junto a ti ha escrito una historia inolvidable en nuestro grimorio.

Vivo agradecida, por ofrecerme la posibilidad de conocer el alcance de esta página que creaste para mí. En estos días ha alcanzado las 200000 visitas, para mí es espectacular, pero tan espectacular como si solo fuesen cinco.

Lo digo porque es inverosímil para mí. Es algo tan intangible… aunque igualmente me digan que son pocas, ¿Pocas? Aún ni me lo creo.

Vivo feliz en este universo inventado para mí. En él todo se fusiona con lo divino. Me has empujado a buscar a mi diosa en cada paso.

Realmente te digo cosas muchas veces, pero es lo que siento y necesito decirtelas todas las que haga falta. ¡Lo necesito!

Vivo la vida junto a mi amigo amante como si todos los días fuesen preparativos para un viaje, el viaje de la vida que ayudamos a que trascienda los límites de lo comprensible.

Algo que me hace sentir afortunada es que contigo siento día día la llamada de la gran energía que creamos juntos, fabricando un lugar sagrado lleno de propósito y magia en cada cosa y sitio que compartimos.

Sé que por decirlas o por ser como soy no significa que quiera más, son diferentes formas de mostrar los sentimientos. Y todas son válidas.

A veces, llega un momento en el que él universo solo quiere que encuentres todo el amor que te mereces, y todos merecemos conocer un amor así.

Llegaste un día a mi vida y con la tuya encendiste mi alma más allá de lo que creía posible.

Si me hubieses preguntado entonces no sabría decir el resultado, y a la vista está, trajiste a mi infierno personal toda la paz, el amor y los sueños que me llevaron hasta hoy.

Yo era el desastre y el caos, y tú, como buen artesano, me moldeaste y te dejaste moldear por esta artista.

Hicimos la mejor obra entre los dos.

Nos perdimos, nos encontramos, nos salvamos, y seguir viviendo esto es lo que más deseo en la vida.

Realmente lo que venga no es lo importante, ni lo que nadie piense, cada uno que se ocupe de lo suyo, tu eres mi ahora y mi siempre y con eso me basta.

Y lo que queda es seguir brindando, vivir brindando, hoy brindo por mí, por ti, por lo que soy, por lo que eres, por lo que somos juntos, por todo lo que hemos hecho, por lo que tenemos, por lo que no tenemos, por lo que logramos y por lo que nos queda por lograr.

Brindo por todo el amor que hemos disfrutado, por lo que hemos creado, por lo que dejamos en el camino, por lo que aprendimos juntos, por lo que me enseñaste y lo que te enseñé. Por todo el trabajo realizado, por los malentendidos, por los reencuentros.

También por la cobardía y el miedo que sentí a veces, que tú transformaste con tu fe. Por apostar por mí.

Por aceptar a esta pequeñaja, ni tan guapa ni tan alta como tú.

Igualmente por las grandísimas amistades que hicimos juntos y que a día de hoy conservamos. Por reconocer de qué madera estamos y están hechos.

También por los que pasaron y no se quedaron, pero nos divertimos juntos.

¿Que si te amo? Creo que esto que siento es amor.

A pesar de que conocimos a infinidad de personas en la vida, tú me elegiste a mí y yo te elegí a ti, libremente.

No te importaron mis miles de defectos, mis imperfecciones. Y aquí seguimos, sin obligaciones.

Siento tu aceptación por quien soy, no por quien esperabas que llegase a ser, ni por quien querías que fuese.

Siempre me has permitido ser yo misma, sin esperar otra cosa. Me haces sentir especial y totalmente valorada.

Me has mostrado como amarme a mí misma, como aceptarme, ver mis defectos y trabajar en ellos. Difícil a veces.

Eres la persona más respetuosa que he conocido.

Eres la única persona que me arranca sonrisas diariamente independientemente de como sea el día.

Realmente me haces reír cuando más lo necesito, me conoces muy bien, y te ríes de mis muchas ocurrencias, pero igualmente me consuelas en mis lágrimas, que transformas con tu risa.

Aunque también me has arrancado alguna de esas lágrimas, supongo que es inevitable en el amor.

Igualmente, enciendes mis pasiones y me haces sacar lo mejor que hay escondido en mis oscuros rincones.

Eres paciente, bondadoso, generoso, humilde, templado.

No eres soberbio, ni orgulloso, ni envidioso, ni jactancioso, ni rencoroso.

Y somos tan profundamente diferentes que siempre encontramos juntos la manera de resolver cualquier conflicto, aunque a veces sea difícil.

Formamos un bonito equipo en el que nada es perfecto, pero al menos es real, honesto, libre y respetuoso.

Juntos nos hemos hecho conciencia de que somos mucho más de lo que pensábamos, cuando estamos juntos.

Todo lo que hemos trabajado en nosotros es una realización satisfactoria.

Siempre hay paz contigo incluso en las peores tormentas.

Realmente es un placer tenerte para mí en esta tierra pisada por tantos dioses.

Es inaudito para mí que aceptaras mis graciosas torpezas. Y sobre todo tener claro que no eres mi prisionero ni yo la tuya.

Tu, él, y todas las personas que me escriben a diario, hacen que tenga ganas de seguir con mis textos.

Pueden o no ser buenos, seguramente no lo sean, pero lo importante para mí, es todo lo que me muestran mis lectores y mis amigos sobre lo que les hace sentir.

¡Gracias a la vida, que me ha dado tanto! (Mercedes Sosa)

Y esto está solo empezando, como me dice siempre una gran amiga…

 

¡Feliz aniversario compañero!

 

 

¡Namasté!

 

 

 

2 Comentarios

  1. Maritey (Teo)

    Que bonito 👏👏que orgullosa debe de estar Edu de ti, madre mía cuantas palabras y todas tan bonitas que no me canso de leerlas, enhorabuena por sentir tanto amor por sentirte tan amada y dar tanto amor.

    Felicidades amiga

    Responder
    • Marié

      Muchas gracias a ti por leerme.

      Me alegro mucho de que te guste, supongo que es la manera de decirlo.

      La verdad me siento afortunada por seguir enamorada de la misma persona de la que me enamoré hace tantos años.

      También tiene su trabajo eh, jajaja.

      Supongo que un equilibrio, el es muy templado y yo soy muy visceral!!!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...