Terapia Reiki

Sesión presencial

La estancia estará preparada para propiciar un intenso estado de apertura, percepción y acogida, inciensos naturales, palo santo, sahumerios, velas, música relajante, penumbra…

Las sesiones presenciales pueden ser en una camilla y sin calzado, o si tienes problemas de movilidad o cualquier otro problema para tumbarte, sería en una posición cómoda para ti.

La duración de una sesión puede variar según la persona e incluso, de una sesión a otra. Normalmente suelen durar entre cuarenta y cinco minutos y algo más de una hora.

Canalizo la energía Reiki que fluye a través de mi cuerpo y se transmite por medio de mis manos, ojos o aliento (en la situación actual COVID solo manos y ojos), hacia lo que necesite ser sanado.

 

Sesión a distancia

Puedes comenzar con una relajación profunda o una meditación.

Ambienta tu estancia con esencias, velas, música.

Colócate en una posición cómoda y asegúrate de que nada te interrumpa.

Ya puedes recibir adecuadamente los beneficios que la energía Reiki tiene para ti.

Todo esto en el horario que mejor te venga.

Mi persona será el canal y la energía llegará a ti de la manera más adecuada a tu necesidad.

En cualquiera de las dos modalidades aprenderás a conocerte, descubrirás aspectos escondidos y llegarás a la raíz de tus problemas.

Concertar una cita

15 + 3 =