Para que ellos nos entiendan

Escrito por Marié

27 de febrero de 2023

Continuando nuestro aprendizaje sobre la menstruación y sobre los ciclos femeninos, creo que es importante, si no lo más importante, explicar ciertas cuestiones a nuestros compañeros. Considero primordial hablar desde el corazón sobre nuestro sentir en cada parte del ciclo para que ellos nos entiendan.

Yo he ido aprendiendo sobre ello de la mano de varias autoras dedicadas a este maravilloso y desafortunadamente desconocido tema.

Siendo las mujeres un porcentaje bastante igualado con el porcentaje de hombres, las cuestiones relacionadas con nosotras han sido poco estudiadas y bastante poco entendidas.

Según los datos de las Naciones Unidas y la CIA (Central Intelligence Agency), en el mundo hay actualmente un 50,5 % de hombres y un 49,5 % de mujeres (ambas fuentes coinciden en los porcentajes). 30 dic 2022.

Mi intención es intentar que se preocupen por nosotras en lugar de tratarnos con miedo, asco, desaprobación o desconocimiento dependiendo de en que parte del ciclo estemos.

Aunque veo que no hay mucha voluntad de hacerlo, tengo la esperanza de que al menos se intente.

Y como esta entrada es una explicación para vosotros, teniendo en cuenta que el porcentaje de hombres interesados en saber sobre estas cuestiones es más bien bajo, y que cada vez es menor esa intención, voy a probar a hacerlo en forma de historia. En ella te voy a ir llevando de la mano.

Vamos a comenzar con los personajes, en esta historieta hay cuatro, y por puñetera casualidad son todas mujeres.

¿Puedes imaginar cuatro mujeres juntas, pero cada una con sus características, cualidades, capacidades, dolores, emociones y sensibilidades totalmente diferentes, incluso opuestas?

Pues así empieza esta historia, con cuatro mujeres en una habitación espaciosa. Una estancia de paredes blancas, muchísima luz e infinidad de cosas colgadas en las paredes. También hay unas cuantas mesas, sillas, alfombras, taburetes y cojines distribuidos por toda la habitación.

Hay candelabros antiguos, portavelas más modernos, incensarios, quemadores, sahumerios de diferentes tipos por encima de las mesas y sobre alguna de las alfombras. Por lo tanto, hay una mezcla de aromas en la estancia un poco envolvente.

Quizás hasta mareante, si nos enfocamos demasiado en ello.

Bueno, ¡al tema!, hay cuatro féminas, una de ellas es muy joven, rozando la adolescencia, es muy dinámica y entusiasta, está danzando descalza sobre una de las alfombras, dando vueltas sobre unos portavelas y haciendo volar por encima de su cabeza unos velos. El aroma que se distingue en torno a ella es a limón y a fresca naturaleza.

La segunda de nuestras protagonistas es un poco mayor, está en su primera juventud, es un poco más experimentada, más práctica y es muy buena con el resto de personas. Está leyendo unos folletos de viajes, son de ayuda en voluntariados, está sentada sobre un cojín bajito de cuero de colores. Su entorno está impregnado de un aroma a madera y esencias naturales de sándalo y mirra.

La siguiente es más madura, lleva el pelo alborotado sujeto por unas pinzas de manera distraída y tiene una belleza salvaje pero todavía fresca y sobre todo divertida. Su madurez denota creatividad y transmite una sensación desinhibida y salvaje. Pero sobre todo ganas de vivir y de sentir. El aroma que la envuelve es más indefinible, es una mezcla de aromas, entre azahar y cannabis.

Y la última de nuestras acompañantes es una mujer madura, rozando la ancianidad, de cabello bastante largo y con hebras grises en él. Tiene aspecto de tranquilidad y perspicacia. Parece ingeniosa, ocurrente y divertida. Es la única de las cuatro que se ha percatado de tu presencia contemplándolas. Cuando se siente observada desvía la mirada de su libro para ofrecerte sus ojos pícaros y sabios. En torno a ella hay un aroma a jazmín y a lilas.

Cada una de ellas se mueve en el mismo ambiente, pero dentro de un ambiente propio y particular, cada una tiene unas necesidades muy diferentes de las demás, necesidades propias y privadas.

Sienten de manera diferente, perciben el mundo de manera única y también distinta.

Así que cada una tiene un mundo propio que no puede compartir con el resto porque ese mundo es exclusivo solamente para ella.

Cada mujer tiene una manera de crear y de sentir las energías propia y totalmente singular.

Y sobre todo cada una tiene unas preferencias y una manera única de vivir la sexualidad.

Todas son originales, geniales, puras, exclusivas, sencillas, distintas… divinas.

Ahora, amigo, imagina que las cuatro mujeres se parecen a tu madre, o a tu hermana, o a tu pareja femenina, o a tu hija…

Es natural que llegados a este punto no seas capaz de imaginar que cuatro mujeres tan diferentes, en el sentir, en el pensar, en su forma de crear, de moverse por el mundo, de expresar, y de amar; puedan parecerse las cuatro a una de las mujeres importantes de tu vida. Puede parecer imposible. Pues es lo que tienes que integrar en tu imaginación.

Y piensa que solo te estoy pidiendo que imagines, no que las veas a todas como una de ellas… vamos a ir por partes… ¿Estás algo confundido, verdad? Si no lo estás es porque no estás leyendo profundamente esta historia. ¡No es de extrañar que lo estés, si incluso algunas mujeres que lo lean pueden sentirse igualmente confundidas.

¡Es de extrema necesidad que las mujeres, también, se detengan a conocerse!

¡Compañero! ¿Has llegado a alguna conclusión? Pues a ver si con lo que te diga puedo ayudarte.

Cada hombre que tiene una mujer en su vida, da igual el rol de esa mujer; piensa que es solamente una mujer. Pero la realidad de la historia es que tiene, al menos, a cuatro mujeres diferentes en una sola persona, compartiendo la vida con él. En algunas ocasiones incluso cinco.

Y ahora la explicación para que la entiendas, y equivale para cualquier mujer, porque esto es igual para cada una de nosotras, solamente cambian las fechas.

¿Te imaginas a todas las féminas del planeta menstruando a la vez? ¡Podría ser divertido!. Seguramente os tocaría correr compañeros.

Y fuera las bromas. Cada una de las mujeres que conoces, tienen cuatro fases en su ciclo menstrual. Y cada una de las fases del ciclo nos aportan diferentes habilidades, talentos, facultades mejoradas, distintos niveles de conciencia, percepciones ampliadas, pensamientos dominantes, diferentes energías y otras características únicas que habrás podido comprobar sin entender.

Y en estas diferentes energías también distintas manera de expresarlas y vivirlas, energías creativas, espirituales y físicas.

Fuerza… apatía o desgana. Y vuelvo a repetir, aunque pueda parecer insistente, ¡esto es igual para cada una de nosotras!.

Por eso, amigos y compañeros, algunas veces puede pareceros caótico nuestro comportamiento. Pero, ya estás viendo que todo tiene una explicación, y esta que te estoy dando creo que es la más sencilla y fácil de entender.

Si siempre te ha parecido difícil un acercamiento, una aproximación tranquila a tu mujer o tus mujeres y no llegas a entender por qué la manera de hacerlo funciona una semana y a la siguiente no es ni siquiera similar…

… Si ya estás dándote cuenta de lo que te hablo y algunas de tus conversaciones con amigos tienen como argumento la actitud y los comportamientos femeninos, ¡Aquí tienes las explicaciones! Intenta entenderlas y ayuda a explicarlas a los demás.

Supongo que es complicado incluso para algunas mujeres que no hayan pensado en esos cambios característicos, aunque si los hayan sentido. Algunas todavía se preguntan porque cambian continuamente de opinión, sin desecharla por completo, porque en otro momento la opinión vuelve a coincidir…

Y como paso a paso se anda el camino, vamos a por el siguiente de esta historia. ¿Cómo me las apañaría yo para explicaros, amigos, el concepto completo de la existencia de cuatro o cinco mujeres dentro de nosotras? ¿De qué forma me las voy a componer para ayudaros a buscar la confianza en nosotras y entendernos?

Lo primero, no necesitamos exigir un trato especial, no queremos eso, solo entendimiento.

Creo que lo importante es poder hablar abiertamente, sin tabús, sobre nuestra sangre, una sangre que no es mala, ni es sucia, ni implica nada negativo, solamente implica vida y muerte… las mayores verdades de nuestra existencia.

Personalmente, creo que cada mujer de todas las que habitan en cada una de nosotras, necesita tener relaciones activas y afectivas con nuestras parejas y con las personas con las que compartimos la vida, con las que convivimos. Sin vergüenzas, sin esconder nada.

La verdad es un poco complicado incluso para nosotras, todas deberíamos leer sobre las características comunes a cada una y a cada uno de nuestros ciclos, para saber con certeza que necesitamos. Sobre todo para dárnoslo nosotras y para explicarlo y pedirlo a nuestras parejas.

Tengo una entrada en este blog en la que hablo de todo esto, puedes leerla antes de continuar con esta, seguro que te sonará mejor todo: Solo serán unos minutos: http://Universomarie.es/conocer-tu-ciclo-leyendo/

Y como ayuda extra, algunas cosas para que puedas reconocer a tus mujeres, en cada fase de mi amiga roja.

Esto es tan cotidiano y tan habitual en las personas que menstruan que no debería tener que exlicarse, desafortunadamente es algo olvidado y relegado solamente a quien lo experimenta, sin tener en cuenta como puede afectar a las relaciones…

 

En la fase preovulatoria justo cuando finaliza la regla, los niveles de estrógeno y testosterona aumentan considerablemente, aportando un plus de energía y agilidad. Aquí es cuando podemos decir que aparece en nuestra vida el chico que también vive en nosotras. En este periodo, que dura de 6 a 12 días, los estrógenos engrosan el endometrio que, días más tarde albergará el embrión (en caso de que el óvulo se fecunde). Además, la progesterona mantiene sanas las paredes del útero.

 

Aquí es cuando puedes percibir que a tu compañera le entran ganas de hacer un montón de cosas. No significativamente ha terminado la regla pero sí la fase menstrual. Esta característica puede aparecer dos o tres días después del comienzo del sangrado.

 

La siguiente fase, la ovulación es en la mitad del ciclo.

 

Tres o cuatro días antes de ovular tienes un subidón de energía debido a los estrógenos (físico y psíquico). Notarás que tienes fuerzas para todo y estarás de buen humor. ¡Aprovecha estos días para comerte el mundo!

 

Sube tu libido. Estarás más sensual y te sentirás más sexy. Tienes más ganas de coquetear, tontear, ligar y de tener relaciones sexuales. Aumenta considerablemente tu nivel de pasión.

 

Se produce cuando el ovario libera el folículo ovárico que alberga al óvulo que se espera sea fecundado. Aunque la ovulación como tal solamente dura un día (en el que se libera el óvulo), esta fase suele comenzar unos 14 días después de la regla y dura, de manera completa, unos 5 o 6 días.

 

Durante este periodo bajan los niveles de estrógenos y de testosterona y se produce un aumento de la progesterona con el fin de preparar el cuerpo para el embarazo por si el óvulo, recién liberado, es fecundado. Los síntomas principales de esta fase son la somnolencia, la relajación y la pérdida de fuerza y energía. Es en esta fase cuando se dice que la mujer está en sus días fértiles; y es que, al liberar el óvulo, las posibilidades de embarazo aumentan.

 

Puedes sentir ganas de ayudar a todo el mundo a mejorar.

 

La siguiente fase, la premenstrual, durante la que tiene lugar una reducción drástica de los niveles de estrógeno y progesterona. En este periodo puede producirse el denominado ‘Síndrome Premenstrual’ que han sufrido alrededor del 75% de las mujeres en algún momento de su vida. Los síntomas más comunes son las alteraciones de humor, la tristeza e irritabilidad o dolor de ovarios.

 

Puedes tener ganas de tumbarte al sol así como sentir un aumento en tu energía sexual.

 

El ciclo menstrual comienza o termina, con un periodo de entre 3 y 5 días de sangrado al que se le denomina menstruación. Esta viene acompañada de un cambio hormonal muy brusco en el que todos los niveles bajan al mínimo. Debido a esto, es muy común que las mujeres experimenten síntomas como los cólicos, la hinchazón, el cansancio o la sensibilidad al dolor.

 

Es el mejor momento para la reflexión, interiorización, toma de decisiones.

 

– Algunos datos tomados de un libro facilitado por mi ginecóloga.

 

Creo que esta información es importante tanto para hombres, como para jóvenes de cualquier género antes de menstruar.

Y es importante para ellos, para que aprendan a diferenciar a las cuatro mujeres que habitan en nosotras, sin necesidad de tener que dar explicaciones. Es necesario que ciclo a ciclo vean las diferencias para formar parte de nuestra realidad, para poder integrar cada cambio que afrontamos utilizándolo de manera más hermosa y como complemento a ellos.

Hay libros que van dirigidos especialmente a los hombres para que entiendan perfectamente estas cuestiones… si quieren.

Ospuedo recomendar uno en particular, que es el que conozco,y es de la persona que me introdujo en este tema maravilloso y desconocido como es nuestra compañera roja.

Me refiero al libro «La mujer Optimizada» de Miranda Gray, en él hay un capítulo enfocado en el aprendizaje y entendimiento por parte de los hombres.

 

¡Gracias compañeros por querer conocer algo tan natural y tan nuestro!.

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Seremos nosotros alienígenas?

¿Seremos nosotros alienígenas?

Era bien pequeña cuando ya escuchaba a mi padre decir que probablemente seríamos nosotros los extraterrestres. Después...

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...