Fin de año

Fin de año

Escrito por Marié

31 de diciembre de 2020

Hemos llegado a la noche de fin de año y después de vivir un año insólito:

Un mes de marzo totalmente inimaginable y surrealista.

Una primavera rara, en la que nada ha sucedido de lo que normalmente suele suceder.

Un verano mas raro aún, en el que parecía que el tiempo no pasaba y al mismo tiempo pasaba volando.

Un otoño irreal en el que se han ralentizado las cosas habituales…

Lo normal es lo que estamos viviendo, una Extraña Navidad,

¡silenciosa como pocas! Ni siquiera se escuchan villancicos en los comercios como sería lo normal.

Es como si el tiempo se hubiese detenido, hemos tenido que soltar muchas cosas y dejarlas marchar.

Durante estos días hemos recordado la importancia de las cosas básicas, nos hemos reafirmado en nuestras prioridades, nos hemos tenido que adaptar a ambientes casi siempre hostiles, miradas recelosas, miedos que creíamos no tener nunca que enfrentar, prohibiciones, nuevas leyes, nuevas obligaciones…

nos hemos sentido totalmente abofeteados para despertar de una realidad a otra existencia totalmente inesperada…

En esta navidad han cobrado sentido otros valores, no vemos con los mismos ojos los adornos, ni las luces, ni las celebraciones.

O quizás es que están surgiendo en nosotros otras maneras de vivirla, mas despacio, con mas atención, con mas tiempo, con mas valor.

Quizás hemos encontrado otro significado a nuestra forma de vivir la vida, quizás veamos el nacimiento de una nueva humanidad en la que seamos mas conscientes de nuestra parte espiritual viviendo en una experiencia física…

Rezo por ello:

Rezo por que realmente todo lo sucedido nos haya hecho conscientes de nuestros superpoderes, con los que podemos cambiar todo nuestro mundo y como consecuencia el universo, ellos son la empatía, la integridad, la compasión, el amor…

Por poner en nuestros arboles de navidad adornos hechos por nosotros, con nuestros hijos, con nuestro amor y creatividad, o adornarlo con cositas naturales que encontremos dando un paseo por el campo, plumas, conchas, ramitas, hojas, cristales…cositas que nos conecten con nuestra parte mas natural.

Rezo por que terminemos de abandonar las rutinas que no nos representan, los hábitos que nos hacen daño.

Por que paremos a escuchar el profundo mensaje de transmutación, metamorfosis, transformación que llega a nuestro corazón a traves de nuestra alma.

Que nos ayude en el cambio, para dejar de querer que las cosas sean de otra forma, pero sin hacer nada para que sean mejores.

Para que el conformismo y la comodidad no nos impidan un despertar necesario, que no oscurezcan la luz que quiere abrirse paso hasta inundar nuestras células, nuestros átomos, nuestra esencia.

Que podamos llenar nuestra parte mas profunda de un festival interno de fuegos artificiales.

Deseo que esos segundos que separan esta noche de la madrugada de un año nuevo, sean la oportunidad para marcar la diferencia, para despertar, escuchar y renacer, llegar a la energía interior que sabe guiarnos hacia nuestra verdad.

Ya que como todo en este año, este fin de año también va a ser diferente:

¿Por qué no recordamos alguna noche de fin de año que nos traiga buenos recuerdos y risas?.

Atrasemos los relojes al 31 de diciembre del año 1983, cerca del comienzo de las campanadas en la Puerta del Sol.

Cava…risas.. y de pronto en la televisión aparece un tipo con cazadora de cuero rojo.

Cuando empezó no sabíamos de que se trataba, el anuncio de una película, una serie, de pronto suena la música… y surge una gran fascinación por el conjunto que vemos: música, interpretación, baile… ojos como platos ante el pop en su máxima expresión. ¡Siiii Michael Jackson!.

Casi nadie había oído hablar de el, y lo que estábamos viendo era Thriller.

Muchos de los que hoy tenemos cuarenta y tantos sentimos la magia  de escucharla y ¡continúa siendo una maravilla!

 

¿Quién no recuerda cuando toda España cenó empanadillas de Móstoles en la nochevieja de 1986? ¡Encannnaaaa!

La Nochevieja fue, es y será para muchos, sinónimo de Martes y Trece.

En 1997 el romance tocó a su fin, y Martes y Trece se despedían a lo grande, en un programa llamado Adós y que se emitió, cómo no, en Nochevieja.

 

Otro ejemplo de buenos y divertidos recuerdos: la noche de fin de año del año 1987, algunos recordareis esa noche… cuando Sabrina revolucionó a todo el país con sus pechos saltando en televisión.

¡Todavía no existían los mandos a distancia!…recuerdo a los padres presentes mas sonrientes de lo normal, a mis primos mayores arreglándose para salir, y a los pequeños con esas carcajadas por lo que veíamos…

Nos duró bastante tiempo en mente el acontecimiento…

Después de recordar esos años, podemos jugar  a darnos una oportunidad de volver a empezar.

Como cada año. Como cuando eras pequeño y olías los cuadernos, lápices y demás cosas nuevas que llevábamos al comenzar un curso. Regresa a esa época, abre tu cuaderno en blanco y escribe:

Aunque he vivido momentos difíciles. Ya llegada la noche de fin de año:

¿Qué momento te ha causado mas felicidad en este pasado año?
La situación vivida que te hace sentir mas agradecimiento.
¿Qué consideras que  ha sido tu mayor logro en este año?
¿Cuál es la lección mas importante que has aprendido en el?
¿Qué te alegra dejar atrás con el año que termina?
¿Cuál es uno de los proyectos más importantes para este recién estrenado?
¿Qué quieres hacer por los demás este año, que provoque un cambio importante en ti, en los demás y en el mundo?

¿Quieres que las cosas cambien?, ¿que mejoren?, ¿estas dispuesto a cambiar algo en ti, para que este cambio se produzca?

 

¡ Se tu el cambio que el mundo necesita y ayúdale a ser el mundo que tu quieres que sea !

 

¡ Deseo que este año sea el mejor año de nuestra vida !

2 Comentarios

  1. Elvira

    Ohhhh me ha encantado, he regresado, he vuelto y afrontó todos los retos del 2021. Gracias

    Responder
    • Marié

      🤗 Perfecto entonces😘😘

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Seremos nosotros alienígenas?

¿Seremos nosotros alienígenas?

Era bien pequeña cuando ya escuchaba a mi padre decir que probablemente seríamos nosotros los extraterrestres. Después...

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...