Sentir las profundidades

Escrito por Marié

8 de octubre de 2021

Sensaciones que trae la oscuridad

 

Qué es la conciencia? - Los ValoresHay emociones intensas que provocan llegar a sentir las profundidades del alma y traen sentimientos guardados en las memorias internas. Ahí, en ese lugar profundo, moran todas las reminiscencias de tiempos pasados, las luminosas y las oscuras.

Pongo atención y escucho como alguien canta a lo lejos. Escucho, y noto que son diferentes sonidos que la montaña amplifica.

Esa montaña enorme, majestuosa, sobrecogedora e infranqueable, que mora en mi interior.

Como los intervalos de silencio no son nítidos, no puedo identificar de donde viene la triste melodía, pero si sé que procede  de un eco profundo de otros tiempos.

Aunque estoy serena, distingo un viento frío que mana de esta montaña, y ese frío hace visible mi aliento.

Mi montaña se percibe cansada, cansada quizás por un poco de irreverencia por mi parte, el tráfico mental continúa, igual que continúa la melodía en mi memoria.

Los días van deslizándose, van escurriéndose, dejando paso a los primeros brillos estelares. Este color, este aroma vespertino es eternidad pura.

Y en esta eternidad flotan mis recuerdos, antiguos y nuevos. Todos ellos transmiten sonidos y silencios, y ambos muestran la velocidad de la vida.

Ya llega la noche, su oscuridad me hipnotiza, igual que los ojos de un gran felino en la selva.

Se desliza sobre mí, sigilosa, alerta, pero serena, silencio ancestral… recuerdo de ceremonias antiguas, de hogueras, de sensualidad, de antiguos secretos, de danzas salvajes. La noche es magia y se transforma en fiesta en mi montaña interna, pero poco a poco se enfría y deja paso al misterio… solo quedan las cenizas de apagadas certezas… curiosidad, lo de siempre, desde siempre.

Y hoy, tras esa noche de magia y oscuridad, me desperté preguntándome, como otros muchos días desde mi niñez:

¿Cuál es el verdadero propósito de la existencia?… ¿Es esto todo lo que hay en la vida?

¿Cuál es nuestro verdadero propósito, el propósito individual de cada persona?… ¿Las vivencias buenas, lo son en realidad? ¿Son pruebas?

¿Hay pruebas dolorosas a superar? ¿Si es así, por qué las hay? ¿Podríamos crecer desde la felicidad?

¿Traemos a la vida valores y capacidades innatos?… ¿Si es así, de dónde vienen?…

¿Con qué objetivo deben ser usados?…

¿Por qué sigo cometiendo los mismos errores y no aprendo de ellos?

¿Será posible alcanzar una felicidad o una paz más duraderas?

¿Cómo llegué aquí otra vez?

Me encuentro, como en tantos momentos pasados, perdida en mis pensamientos, perdida de nuevo, hundida en el sofá de la incertidumbre.

Muchas veces pienso que mi vida se ha enfocado insistentemente en ayudar, arreglar y salvar a toda persona que se ha cruzado en mi camino.

Mi deseo es ese, ayudar a sanar, ayudar a caminar, ayudar a ser. Pero hoy la persona a la que no puedo salvar, es a mi misma. Olvidé por un momento las necesidades de mi alma. ¡Consejos vendo que para mí no tengo! Como decía mi abuela, y de nuevo viene a mí la ocasión en que está sucediendo así.

Creo que me volví adicta a la ayuda, al desarrollo de mis conocidos, amigos y seres queridos. Pero hay días en que percibo que me he dejado algo en el camino.

He utilizado en mi misma una anestesia fugaz y aunque soy muy fuerte y mis espaldas han llevado el peso de muchos, la anestesia va perdiendo su efecto y hoy, me siento más pequeña, me siento más indefensa, más vulnerable y he permitido que un poco de tristeza se abra paso en mi ahora.

He necesitado parar y descansar, parar y recapacitar, suspirar y dejar que las lágrimas refresquen un poco mi alma.

Los pensamientos juegan a veces malas pasadas, y aunque he aprendido a hacerlos fluir cuando no ayudan a crecer, hay veces que insisten en volver. Hoy los he dejado a mi lado y, en cierto modo, me han ayudado a perdonar, a perdonar recordando.

A mi mente vuelve mi historia humana, algunas vivencias de la infancia… esto me hace tener que volver a lidiar con traumas pasados, con mi historia humana más vulnerable, más inocente. Vuelven recuerdos casi olvidados, traídos a mi presente por esos traviesos sinsentidos de la mente. Esos recuerdos que me muestran como aprendí oportunamente a contarme cuentos para justificar mi comportamiento.

Esas sensaciones me llevan a fugarme de la consciencia y olvidar las necesidades de mi alma.

Pero como lo que deseo, tanto para mí, como para el resto de la humanidad, es otra vida… me aproximo silenciosamente a mis momentos felices, momentos de abundancia, paz, claridad mental, y nuevos propósitos, para superar los pensamientos limitantes.

Qué significa la expresión "expandir la consciencia"?Intento, en esos momentos, conectar con la gratitud, mediante meditaciones, mantras, afirmaciones, visualizaciones… con la perspectiva de lograr la vida plena desde el retorno de mi mujer sagrada.

Pese a todo ello, ya sabéis, unas veces funcionan y me hacen salir de esos pensamientos limitantes, me sacan de mi miedo puntual, pero hay momentos en que ninguna gimnasia del disimulo funciona y me alejan de mi propósito…

Aunque el trabajo interno ha sido continuo desde años atrás, hay días en que parece que todo se revuelve y me siento confundida, agobiada, perdida y con miedo a perder el control.

Cuando tengo estos sentimientos, sé que falta algo, siempre falta algo, siempre va a faltar algo. Pero eso es vivir, saber que mientras más cosas conoces, más cosas te quedan por conocer… te das cuenta de que el camino al andar, cada vez se hace más largo.

El camino es un viaje donde la palabra y el silencio le recuerdan a tu consciencia, las claves para la próxima etapa.

En el proceso de despertar. | CONEXIÓN PERMANENTE.Y sé, que la vida me ha adentrado en esa oscuridad para que diga no, para ver mi prisión, mis autoimpuestas decisiones, dolor por elección propia. La elección siempre duele, romper hábitos, romper personajes, interpretaciones. Hay que ser muy responsable y muy valiente, para no sentir dolor, ni culpa. Tengo que liberar tantas lágrimas tragadas, por no haber sido fiel a mi misma, pero hoy salieron a borbotones, y mi caja de pandora se abrió de nuevo.

Llegué a la conclusión de que no quiero recuperarme, no quiero limpiar los restos del huracán, lo que quiero es impedir la ruina antes de que ocurra. ¡Aprender la manera de saltar por encima de la hoguera del sufrimiento, y mirar al otro lado, donde habita la vida que fluye hermosa y fresca.

– Foto de entrada: aulayoprofundo, fotos conexionpermanente, losvalores

Y me vuelvo a preguntar:

¿Qué es eso que no he intentado? ¿Hay algo que me hace perderme?

¿Dónde comenzó todo? ¿Terminará?

Estas preguntas de nuevo, preguntas de la lejana niñez, profundas, inevitables, intentando cambiar el curso de los acontecimientos.

Y como siempre, echo mano de las energías, de la energía universal, de la energía maestra, invisible, pero presente, que controla todo lo que pasa día a día. La energía es la única que se presenta a mi vida cuando todo lo demás falla.

Y gracias a ella sé, que no puedo dejar de ser lo que soy. Manejar y trabajar las energías me convirtieron en sanadora, e ir contra esta impetuosa corriente es perder la partida. Acepto de nuevo el reto y me zambullo en él.

Desde niña las intuí, en mi juventud jugué con ellas y hace 21 años que las utilizo diariamente. Desde entonces, me he ayudado y he guiado a miles de personas a reconocer su composición puramente energética, divinamente única y a despertar su poder de autosanación, sus habilidades innatas.

 

Por eso diariamente me digo:

¡No olvides tu luz!

¡No sabes a quién podrás ayudar hoy!

¡Gracias!

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Somos alma

Somos alma

Aquí no hay nada para nosotros, somos alma y el alma no lleva equipaje. ¿Pensabas que era tuyo? Cuan equivocados...

Nictógrafo

Nictógrafo

El nictógrafo: un invento de Lewis Carroll (Charles Dodgson) para escribir en la oscuridad. El nictógrafo es un...