La antigua cultura celta y su zodiaco

Escrito por Marié

14 de enero de 2022

Tu futuro se lee en los árboles

 

La antigua cultura celta y su antiguo zodiaco veía en los árboles, no solo la esencia primordial de la vida, sino un medio infalible para predecir el futuro. Es un medio primitivo pero lógicamente natural, que creían totalmente eficaz a la hora de establecer un pronóstico sobre el destino de cualquier persona.

Los celtas cultivaron una cosmovisión muy enraizada con la naturaleza. Es por eso que sus ideas sobre la metafísica y el destino se basaron en los árboles.

Desde el principio de los tiempos los árboles han mantenido una relación vital con el ser humano, proporcionándole el primer hogar, leña, sombra y alojamiento. También en ellos vivían las aves para su sustento.

Ellos consideraban que la relación es más íntima, creían que cada persona llevaba en su interior un árbol, por medio del cual alimenta el deseo de crecer tanto material como espiritualmente.

Si observamos el árbol en su conjunto, desde las raíces que se hunden profundamente en la tierra hasta la copa más o menos frondosa, y mantenemos la vista elevada, con los pies bien apoyados en la tierra veremos los cambios que se producen en él, asimilables a los nuestros propios. Naturaleza previsora: caída de hojas, tiempo de nieves que propician la aparición de nuevos brotes y la consiguiente época de fertilidad.

Los sabios druidas basaron el tiempo en las fases de la luna. Sus centros rituales o «catedrales» las basaron en los árboles, que representaban la virtud de una divinidad. Cada fase lunar y su nombre, fue relacionada con una propiedad particular de cada árbol, así diseñaron un horóscopo protector con base a ambos elementos.

Constituyeron un universo de 21 árboles según las fechas lunares:

Dos árboles para los equinoccios

Olivo para el equinoccio de otoño; 23 de septiembre,
Roble para el equinoccio de primavera; 21 de marzo.

 

Dos árboles para los solsticios

Abedul para el solsticio de verano; 24 de junio,
Haya para el solsticio de invierno; 22 de diciembre.

 

Los 17 árboles restantes, Abeto, Álamo, Arce, Avellano, Carpe, Castaño, Cedro, Ciprés, Fresno, Higuera, Manzano, Nogal, Olmo, Pino, Sauce, Serbal y Tilo, distribuidos en periodos equidistantes y opuestos.

– Fuente: circulodebrujas, celtadigital.

– Foto de entrada: BimoriBox.

Volvamos con ellos a vivir su cultura

Vamos a observar con ojos celtas, porque realmente su cultura es maravillosa y personalmente me identifico con ella. Seguro que, como muchos de los que leáis sobre su zodiaco y su forma de apreciar la naturaleza.

Si miramos los árboles a través de su reverencia, percibiremos que nuestros jardines, parques y bosques, nuestros valles, llanos y montañas, son las moradas de los árboles sagrados que han sido venerados durante siglos.

En sus ramas habitan las más bellas leyendas y mitos. Algunos de ellos permanecen callados, por no conocidos. ¿Por qué no ponemos música en nuestros oídos para leer la poesía que nos traen? ¿Por qué no miramos con ojos más sabios para entender la magia de sus susurros?

Los druidas celtas nombraban a las letras por el nombre de un árbol, con su misma inicial: El árbol que nosotros conocemos con el nombre de roble, para ellos era «Duir» por lo tanto, era la letra D. Nuestro Sauce «saille» era su letra S.

Su alfabeto estaba compuesto por cinco vocales y 13 consonantes.

Las consonantes formaban un calendario mágico estacional. Estaba basado en los árboles y en la naturaleza y fue usado de forma secreta durante siglos. Siguió utilizándose incluso después de la irrupción cristiana.

No nos deberíamos de sorprender, ya que las letras del moderno alfabeto irlandés o gaélico son todavía conocidas con el nombre de un árbol y todo el folclore europeo nos habla, una y otra vez, de tradiciones similares.

Antiguamente, las palabras tenían poderes y las letras y los árboles eran venerados. Por eso los nombres eran sagrados y secretos. Pensaban que era indispensable esconder sus palabras y sus conjuros mágicos de sus enemigos, en prevención de posibles manipulaciones o ataques.

Posteriormente a la cultura celta, las religiones politeístas como la griega y la romana también continuaron venerando a los árboles.

Voy a resumir el alfabeto de los árboles sagrados, que nos alegran con su belleza y llenan nuestros campos y entornos, siguiendo el orden del alfabeto druídico.

Este alfabeto de los árboles estructura un calendario lunar y místico, más adaptado a los periodos menstruales y embarazos, a los ciclos de nacimiento, vida y muerte de la Madre Naturaleza. Aunque es menos matemático que nuestro calendario solar y tal vez menos exacto.

Vamos a ponernos en situación:

Imagínate que has nacido hace tres mil años, y que a tu lado hay alguien leyendo un texto, hoy perdido, sobre el alfabeto de los árboles. Quizás este druida sea el último de la historia, y esté recordando que en tiempos legendarios existían sabios locos que utilizaban delicadas palabras. Quizás puedas sentir sobre ti el pálido reflejo de la luna durmiente. Quizá seas capaz de que esa magia regrese a nosotros, escrita en un sauce sabio y olvidado de todos.

Signos zodiacales del horóscopo celta

Aspectos generales más representativos de cada uno de los signos del zodiaco celta.

Birch – El Conquistador (24 de diciembre- 20 de enero)

Para ti es fácil sentirte motivado, pero de igual manera te dejas arrastrar por el impulso, la ambición y el celo. Siempre buscas mejores horizontes y llegar más alto para encontrar la luz. Eres un gobernante nato, con gran ingenio.

Rowan- El Pensador (21 de enero – 17 de febrero)

Eres la mente filosófica del zodiaco. Te caracterizas por ser un visionario apasionado, tienes considerables ideales y eres muy entusiasta. Gozas de una mente exótica y creativa, tanto que a veces no te comprenden en profundidad. Eres una persona muy respetada, pero de manera silenciosa. Transformas situaciones y personas tan solo con tu presencia.

Ash – El Encantador (18 de febrero – 17 de marzo)

Eres imaginativo, intuitivo y artístico. Tienes una inclinación a estar de mal humor y en ocasiones puedes llegar a ser tímido, aunque tu personalidad es encantadora y las personas te reconocen por eso. La escritura y el arte es algo que te aficiona, además de buscar renovarte constantemente.

Alder – El Pionero (18 de marzo- 14 de abril)

Eres esa persona que se abre camino con pasión. Te relacionas fácilmente, eres encantador y las personas suelen seguirte. Sueles llevarte bien con todos, ya que eres seguro y tienes fe en ti mismo. Nunca pierdes la motivación y buscas seguir en acción para obtener resultados.

Willow – El Observador (15 de abril – 12 de mayo)

Estás completamente gobernado por la luna, así que tu personalidad es muy intuitiva. Eres altamente psíquico e inteligente. Comprendes muy bien los ciclos, eres realista y paciente. Tienes un gran potencial, pero el miedo te contiene; deja fluir tu verdadera naturaleza y disfruta del éxito.

Hawthorn – El Ilusionista (13 de mayor – 9 de junio)

Este signo no es lo que parece ser. Suele ser juzgado por su tranquilo exterior, pero en su interior vive apasionada y creativamente. Se adapta muy bien a las situaciones de la vida y es un consolador increíble. Tiene una gran visión de la vida y usualmente desarrolla una curiosidad natural.

Oak – El Estabilizador (10 de junio – 7 de julio)

La fuerza es tu don especial. Te caracterizas por ser protector y sacar lo mejor de las personas más débiles. Eres generoso y servicial, tienes mucha confianza y confías en los buenos resultados. Siempre vives con una necesidad de estructura y de tener el control de tu vida.

Holly – El Gobernante (8 de julio – 4 de agosto)

Tienes estatus real, eres noble y de mente alta. Tomas fácilmente posiciones de liderazgo y poder. Los desafíos son algo normal para ti y sueles superar cualquier obstáculo con grandes habilidades. Te mantienes atento para lograr tus objetivos y rara vez pierdes la batalla. Habitualmente puedes parecer arrogante, pero en realidad estás dotado de mucha confianza, inteligencia y generosidad.

Hazel – El Conocedor (5 de agosto – 1 de septiembre)

Tu energía te dota de inteligencia, organización y eficiencia. Estás destinado a sobresalir académicamente y eres muy bueno con la información. Eres genuinamente inteligente, controlador y ordenado, pero ten cuidado con los comportamientos compulsivos.

Vine –El Ecualizador (2 de septiembre – 29 de septiembre)

Tu personalidad es cambiante e impredecible. Las contradicciones son algo que te define y también la indecisión, pero eso es porque tienes la habilidad de ver los dos lados de cualquier historia, aunque hay ámbitos de tu vida de los que estás seguro. Eres elegante y buen conocedor de lo refinado.

Ivy – El Sobreviviente (30 de septiembre – 27 de octubre)

Tienes una gran capacidad para superar todas las dificultades. Una gran lealtad y compasión te definen. Puede ser que la vida sea difícil para ti a veces, debido a que naciste bajo el sol menguante, pero eres perseverante y muy espiritual, lo cual te da la fuerza para seguir.

Reed – El Inquisidor (28 de octubre – 24 de noviembre)

Eres el guardián secreto del zodiaco. Te gusta descubrir el significado verdadero de las cosas. Te sientes especialmente atraído por los escándalos, la historia y las tradiciones. Gozas de una gran habilidad para convencer a la gente y tienes un fuerte sentido del honor.

Elder – El Buscador (25 de noviembre – 23 de diciembre)

Eres un amante de la libertad y en ocasiones eres un poco salvaje. Vives rápidamente tu juventud y a menudo buscas emociones fuertes. Tiendes a ser brutalmente honesto, aunque tienes momentos de profunda reflexión.

En posteriores entradas extenderé las propiedades de cada uno de los horóscopos.

¡Tan abundante e intenso es este trayecto de conocimiento que muchas ruedas y vidas podrían dedicarse al tema!

 

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Somos eso?

¿Somos eso?

¿Somos eso? ¡Vamos a comenzar hoy con preguntas! ¿Cómo podemos empezar? ¿Otro día divertido de preguntas sin...

Vivir jugando

Vivir jugando

Nacemos, nos cuidan, comenzamos a caminar, a hablar, aprendemos muchas cosas. ¿Pero cuál sería el aprendizaje...

No sé qué hacer

No sé qué hacer

No sé qué hacer, tengo ganas de de hacer algo, pero no puedo averiguar ahora mismo que es, así que me acabo de sentar...