Egregores vigilantes

Escrito por Marié

14 de agosto de 2023

“Desde el momento en que, al menos dos personas, comparten visiones, forman egregores vigilantes. Algunos tendrán una vida útil corta, otros durarán por siglos: una historia de amor puede durar unos pocos días, el egregor de la iglesia católica tiene más de 2.000 años” – Alain Brêthes

Hace años, cuando comencé a escuchar esta palabra, «egregor», no la conocía, solamente el nombre que le dábamos a estos tipos de energía en mi familia paterna, que es «vigilante». Pero estudiarla me hizo comprender que se trata de la misma cosa.

Vamos a entrar en situación, y después adaptaré unos conceptos para que los entendáis.

El hecho de escribir sobre los egregores lo ha propiciado una vivencia muy intensa que he protagonizado junto con mis hijos en la pasada Semana Santa. Los tres hemos ayudado a disolver uno.

En principio no sabíamos qué tipo de energía nos íbamos a encontrar, solo sabíamos que era molesta y causaba trastornos en casa de unos amigos muy queridos.

Hasta el momento del contacto con ella y antes de conocer detalles más precisos, pensé que se trataba de energía espiritual. Pero cuando profundicé en la manera de manifestarse y en los efectos en la vida diaria y en el lugar, pude comprobar que no.

Todas las circunstancias me hacían recordar a un tipo de energía de la que mi padre me había hablado en muchas ocasiones. A este tipo de energías él las llamaba vigilantes, por la manera en la que se crean y en la que se manifiestan. Así se lo hice saber a mis amigos, pero no pude corroborarlo hasta no estar allí. Momento en el que realmente pude sentirla.

Mi padre me contaba que con nuestros pensamientos, sentimientos y determinadas acciones podemos generar energías pesadas, y según sean esos pensamientos o emociones, así será el vigilante creado. Recuerdo perfectamente como me decía que cuando se generan suelen permanecer en el lugar, sin poder disolverse. Y si ese lugar es habitado posteriormente puede seguir siendo alimentado, esta vez por la incertidumbre o por el miedo.

Después de muchas vivencias y sobre todo de esta, no tengo dudas de que los pensamientos, emociones y sentimientos son energía, y al unirse a otros iguales son capaces de crear y desde esa creación alterar la materia.

Vamos al origen Griego de la palabra, «Egregoroi», que significa velar. Otra variación, «Egregora» proviene de la misma palabra y significa la fuerza generada por la suma de las energías físicas, emocionales y mentales de dos o más personas que tengan la misma finalidad. También le daban otro significado: ángeles o seres de luz de Dios.

Dentro del mundo de la magia son seres que se crean a través de los pensamientos de dos o más personas. Entidades que desde ese momento cobran vida de acuerdo a lo que pensemos.

Se pensaba que una vez creados se podían transmitir de una persona a otra. Incluso de una mente a otra, en generaciones sucesivas. Podían esconderse en los cuerpos o expandirse por la atmosfera.

También pensaban que pueden densificarse hasta el punto de tener masa y adquirir vida desde nuestro cuerpo mental. Poseyendo personalidad y actuando según la emoción que tengan impresa. Pero aun así no estamos preparados para verlos con los ojos. Sin embargo, sí lo estamos para sentirlos y sentir sus efectos en nuestra vida.

No suelen ser buenos ni malos, solo son frecuencias impresas, así que ten cuidado con lo que piensas, tanto privada como públicamente.

Si nos vamos al origen hebreo de esta palabra, su raíz hebrea “Eir” nos muestra que su significado es: Ángel o vigilante. Y aquí encuentro la coincidencia con lo que conozco.

Aunque en hebreo también puede significar ciudad, por eso los que conozcan la Biblia pueden saber que los ángeles son la Ciudad de Dios. Y el mejor ejemplo, Jerusalén, en donde cada pilar o cada gema era un ángel.

Otra definición encontrada es “cuerpo místico que se forma con propias peculiaridades, después de abrir el libro sagrado y cuando todos se unen mentalmente con la intención de crear”

Ten cuidado con tus pensamientos, son creadores:

Los pensamientos de baja frecuencia, oscuros, de miedo, de envidia, de no aceptación, de falta de perdón, de egoismo, de crítica o de ira y venganza, afectan negativamente a su dueño, incluso a los que van dirigidos si es vulnerable energeticamente o está sin protección. Pero por encima de lo demás, rodean a su dueño de energía pesada que entorpece su evolución espiritual normal. Suelen generar en ellos, dolores fisicos o graves enfermedades, que no mejoran con nada.

Estos vigilantes o egregores, en estos casos, transforman a su creador en desagradable, indeseable, antipático, amargado, incluso puede generar una apariencia de fealdad para los demás y para si mismo. En estas situaciones se crean círculos viciosos que van retroalimentandose y envenenando, enfermando y mostrándo insalubridad en su creador o creadores.

Este tipo de energía creada de forma negativa se pega a su creador, alimentando rencores que suele arrastrar el cuerpo etérico y pueden alargarse durante varias vidas, pudiendo generar enfermedades físicas y mentales.

Ya sea negativo o positivo y siendo una creación basicamente mental, tiene la peculiaridad de tener una conciencia incompleta con capacidades impresas de acción y de reacción y sobre todo de supervivencia.

Ademas de ello tiene capacidad de crecer absorbiendo energias y de expandirse gracias a ellas, y sobre todo una resistencia poderosa frente a quien quiere eliminarlo.

En esta ocasión me costó un esfuerzo importante reconocer los sitios donde estaba alojada, y una somatización bastante desagradable al participar en su disolución.

Las explicaciones que me daba mi padre, me hacen entender hoy a la perfección todos estos conceptos y ahora entiendo mucho mejor todo lo aprendido de él.

Me expicaba que influyen muy directamente en la vida diaria y desde lo pequeño influyen en lo grande, por lo tanto en la historia.

Si nos fijamos bien, y teniendo en cuenta que la mente y sus creaciones determinan la cultura y las civilizaciones, podemos decir sin temor a equivocarnos que Jesucristo creó el egregor que dió lugar al cristianismo a traves de sus seguidores y sus pensamientos comunes y lo mismo ocurrio con Hitler y el nazismo. O con tantos otros maestros espirituales a lo largo de la historia.

Y pensando en que estas energias se pueden acumular en ambientes, pero tambien pueden extenderse y flotar en la atmosfera, cualquier conciencia colectiva negativa puede afectar de maneras desastrosas a la gran madre.

Quizas por eso de alguna manera, actualmente, igual que en otros oscuros momentos de la historia de la tierra, se puede manifestar en forma de terremotos, guerras… desastres naturales, es comprensible.

Y asi se puede crear un circulo vicioso dificil de se romper. Los pensamientos son dificiles de controlar y este tipo de pensamientos pesimistas crean negatividad y desastres que vuelven a crear pensamientos pesimistas… da que pensar.

Y lo peor de todo esto es que cuando pasan estas cosas que nosotros hemos contribuido a crear, nos preguntamos ¿Porque? y buscamos siempre culpables fuera, ¡así somos!.

Recuerdo las recomendaciones de mi padre y sus ejemplos para que sembrase en y con mi mente buenas semillas, con bonitas vibraciones para que mi cuerpo mostrase belleza, tranquilidad, salud y hermosa energía. Con esta energía solamente se puede crear riqueza, como por ejemplo, formando un gran equipo en cualquier ámbito, haciendo oraciones o meditaciones colectivas… agradecimientos.

En cualquier situación se pueden crear vigilantes, unos más inocentes y otros más peligrosos. Los hay muy numerosos y neutros, que son los que se crean en grupos como los compañeros de trabajo, de estudio, del barrio, amigos con inquietudes comunes. Estos tienen la duración de la relación y son poco impactantes en el resto. Cada grupo se ocupa de sus vivencias comunes sin impactar en la mente de los que no pertenecen a ellas.

Los más peligrosos son los que han creado las religiones, o los creados por la política. Estos pueden aumentar y volverse muy perjudiciales. Aumentan con el poder que le otorga la misma forma de pensamiento y el peligro está en que se vuelven en contra de sus creadores, formando verdaderos monstruos. Este tipo de Egregor es más nocivo para sus creadores que para el resto del mundo. Para los demás se verá como energía vulnerable y molesta.

Creo recordar que mi padre los llamaba vigilantes limitantes y son creados a partir del ego. Suelen ser los que más adeptos tienen y en la epoca actual en la que la imagen es primordial, pueden hacerse gigantes. Pudiendo destruir emocionalmente a sus creadores.

Entre ellos creo que puedo englobar a las imágenes de Santos, Vírgenes y otros dioses de otras muchas religiones.

Siempre he pensado que una imagen por sí sola, sobre todo cuando está recién creada, no tiene ningún poder.

Todas tienen el poder que los pensamientos de las personas depositamos en ellas… con el paso del tiempo este simbolismo proyectado en forma de pensamientos colectivos, genera la energía necesaria y latente orientada a cumplir lo que se espera de ellas.

Muchas personas con una fe inquebrantable y ciega en un supuesto poder hacen posible este poder.

Fátima, Lourdes… y otros tantos.

Hay más ejemplos de estos egregores, aunque para mí los santos e imágenes de Jesucristo, de Buda, o de dioses de otras religiones y culturas, son sobre los que hemos creado más poder.

Y otros ejemplos pueden ser símbolos o talismanes, como medallas, cruces latinas, cruces de David, nudos de brujas, mano de Fátima, tetragrámaton … Cualquier talisman coincide con los demás en que tienen muchos adeptos que apoyan la misma visualización sobre ellos y así hacen crecer a cada egregor y el poder que imprimen en él.

El sentir extremo y el poder surrealista y desfigurado creado por pandilleros, sectas, pensamientos extremos y radicales, pueden dar lugar a egregores muy dañinos, son energias que pueden acabar con la voluntad de quien los crea y con sus vidas.

Y para mí los más importantes y fructíferos, son los que ayudan a elevar la conciencia colectiva. Son egregores que nos unen y expresan en sí mismos valores importantes y creativos como la bondad, la justicia o la equidad.

Son egregores formados por energía útil. Una energía humanista y espiritual. Creada desde el amor.

He participado activamente para crear este tipo de vigilante, mediante meditaciones colectivas por la tierra, por la paz y por la humanidad desde hace mas de veinte años. Considero que si no se hiciese ya habriamos desaparecido. Incluso con esta ayuda, no tengo claro el tiempo que nos queda de vida en este plano y en este planeta, espero tener cada vez mas fuerza y que este egregor amoroso sea cada vez mayor y me equivoque en mis palabras.

Estos vigilantes se inician desde un pensamiento que va tomando forma, sea cual sea el tema, es este caso una meditación individual pero grupal a nivel mundial. Cada pensamiento se ira uniendo al pensamiento colectivo, llamando a su encuentro cada pensamiento similar, siendo diez, mil, un millon o un millon de millones, conviertiendose en una entidad energetica enormemente poderosa.

Cuando se hace desde el amor y para ayudar es creativa y genera mas amor y proteccion en sus creadores.

Cuando se hace desde el odio o el rencor es destructiva y genera odio y destruccion en sus creadores.

Resumiendo, son poducidos por una poderosa corriente de pensamiento colectivo. Cuando varias personas se centran en un mismo objeto o pensamiento con la misma intensidad, desarrollan energía común.

Creo que todos conocemos este efecto, o hemos oido hablar de el. No hace falta que lo creas, es facilmente comprobable en tu misma casa, con tus familiares. Cuando generas una energia negtiva y otra persona se enfrenta y la sigue alimentando, esta energia puede quedarse por dias rodeandoos y creando situaciones desagradables… ¿a que te suena?

Y si no te suena, al menos puedes reconocer lo estimulante que es lo que experimentamos al compartir un proyecto emocionante o un momento intenso compartido sobre todo desde el amor.

Intenta que no lo tengamos que experimentar cuando compartimos malas noticias o catastrofes, porque lo sentiremos desde el miedo.

Un ejemplo de miedo generalizado y de egregor en forma de energia negativa, se creó en la humanidad ante la aparicion de una pandemia mundial.

Teniendo todo esto claro. ¿Que forma de vigilante te gustaria crear?

Yo creo que nadie quiere una energia densa en su vida, ni en su casa, ni alrededor de sus seres queridos… Asi que toca hacer cambios en los habitos de pensamiento.

Tambien creo que existen aun pocas personas capaces de ver estas energias, porque desconocen lo que sucede mas allá de lo visible, pero si pueden ser sentidas.

Los que podemos sentirlas y ademas verlas, elegimos una forma de pensamientos estable, sencillo, amoroso, feliz y lleno de armonía.

Todos nuestros pensamientos de amor o ira van a crear diferntes corrientes, y todos sabemos lo que queremos ver florecer en nuestro mundo.

La focalización de varias personas sobre un mismo tema, como por ejemplo lo que estamos viviendo ultimamente, genera un egregor de ira, de frustración, atrayendo aún más energía negativa, y generando más pensamientos oscuros, manteniendo vivo ese estado y enfermando a sus creadores.

Apuesto por crear egregores de salida del dolor, de soluciones, de luz en lugar de oscuridad, niebla, ira, desencuentro y guerra sobre la madre y sobre nosotros.

Ya veo que es complicado, todo parece desmoronarse, no es facil. Teniendo a tantas personas con pensamientos negativos, no lograrán alcanzar una paz mental, sin embargo esto ayudará a su desaparicion pues esta negatividad terminará acabando con ellos.

No debemos de subestimar la fuerza individual de creación de entidades para nuestro propio beneficio, o nuestro propio hundimiento. Por eso existe el libre albedrío pero hemos de ser cuidadosos de prestar atención a los pensamientos ya que a lo largo del tiempo tiene lógica para nuestra mente racional que se conviertan en realidad.

Cualquier pensamiento puede llegar a ser un vigilante, pero no lo es por si mismo. Puede llegar a serlo si es muy potente.

Puede ser eliminado por la intención opuesta, o por una sanación desde el amor hasta su completa desaparición, doy fe.

Todos podemos crearlos, cualquier pensamiento mantenido en el tiempo, sea positvo o negativo acabará tomando forma, no lo dudes.

Se pueden crear incluso sin tener conciencia de ello. Y si haces que mas personas tengan tu mismo pensamiento le das fuerza, no hagas a nadie tener pensamientos de miedo, de enfermedad, de pobreza mental… acabará por hacerse presente.

Cualquier circunstancia que nos rodea puede ser un vigilante. Pero con gran intencion puedes deshacerlos.

Guerras, crisis, equipos, politicas, religiones, enfermedades, nuevas formas de pensamiento, pertenencia a algo… todos son egregores.

Si son negativos y quieres eliminarlos, al ser una proyección, pueden ser eliminados de la misma manera, aunque es mas resistente para la destrucción, ya que eliminar un patrón de pensamiento creador es mas complicado.

Hay que tener en cuenta que, los pensamientos son energías que se acumulan en el cuerpo y salen a la atmósfera adquiriendo personalidad y vida propia según la dirección que le hemos dado. Aunque no vemos nuestros egregores, los sentimos y nos influyen, son nuestros propios pensamientos proyectados.

Ten claro que con tu mente gobiernas todas tus celulas y doy fe, tembién, de que la materia obedece. Como piensas eres, valor o temor.

Ayudame y crea alegria, amor, paz, asi podremos salir del barro que se ha creado.

Cuida tus pensamientos, sentimientos, emociones y palabras sin darles fuerza. Piensa en positivo. Permanece diariamente muy pendiente, desde que te despiertes, en tus actividades diarias, cuando hables con familia o amigos, incluso cuando estás a solas.

Aquieta tu mente, intenta compreder las situaciones, mejoralas y ayudate a ti de esta forma.

Contrariamente a lo que creas de la manifestación negativa. Deja fluir libres tus pensamientos hasta que se implanten como tu nueva realidad, practica protecciones o terapias y sobre todo siente gratitud hacia la vida.

Elige la información que te llega controlando de quién te rodeas y lo que ves. Musica, peliculas, libros, series, televisión, redes…

Bendice todo y a todos, siente que todo es bueno para ti y es lo que tiene que pasar.

Llama a la buena suerte a tu vida, siempre responde. Doy fe.

Limpia tu energia propia y la de tu ambiente.

Practica desde el bien, sanamente, equilibradamente. Lejos de vicios y personas con vibraciones negativas o como se dice hoy: toxicas.

Medita, comparte meditación, añadela a tu vida diaria. Crea la tuya propia, es la mas adecuada.

O reza, siempre y cuando sea agradeciendo, desde la armonia, no desde el miedo.

Si odias, recibiras odio, principio de polaridad. Piensa amorosamente, incluso ante lo que no compartes, lograrás más así que con odio.

Hay muchas formas de ayudar a no crear mas negatividad, busca la tuya, somos diferentes y estas que te estoy diciendo, lo mismo no te sirven.

Yo intento elegir la informacion que escucho. Para mi, cada dia es mas molesto estar con personas que solo se quejan de todo, o que juzgan o critican a otras, creo que soy capaz de sentir a su alrededor los egregores que han creado. Tambien elijo con cuidado lo que veo en televisión, casi todo es negativo.

Tampoco veo información negativa compartida en redes sociales. Incluso tengo cuidado con las canciones y letras que escucho.

Cuanto más suban las energías de Luz, más rápido se irá la scuridad.

Mientras mas lejos dejemos los miedos, mas tranquilidad en la vida, menos limitaciones.

Si tienes egregores demasiado densos o molestos no dudes en pedirme ayuda, podremos hacer que desaparezcan. Pero la responsabilidad de que no regresen es solo tuya.

Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos. (Rayuela), – Julio Cortázar

 

Fuentes: http://www.inrees.com/articles/Egregore-conscience-partagee/, Aminoapps, Espíritu libre, Le Grand Arcane,The Rosicrucian Archive,The Great Mystery. Reflexiones y experiencias propias en cursiva.

 

 

¡Namasté!

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

¿Seremos nosotros alienígenas?

¿Seremos nosotros alienígenas?

Era bien pequeña cuando ya escuchaba a mi padre decir que probablemente seríamos nosotros los extraterrestres. Después...

Nunca me marché

Nunca me marché

Ya lo sabes. Nunca me marché. Es algo maravilloso, mi alma sigue caminando junto a la tuya, junto a las vuestras,...

Compañero de una maga

Compañero de una maga

Mi hombre. El que peregrina a mi lado, es el compañero de una maga. Al menos es lo que intuyo ser desde que tengo...