Cuento oriental sobre un tesoro

Escrito por Marié

25 de junio de 2021

Abuelo y nieto

 

Caminaban juntos, por un estrecho sendero, un abuelo y su nieto, ellos forman parte de un precioso cuento oriental sobre un tesoro.

El nieto miró a su abuelo y le preguntó:

– Abuelo… ¿Qué es un tesoro?

– ¿Un tesoro? …
Mmm, pues, ¿qué te puedo decir?

En estos tiempos en los que vivimos, para mí, un tesoro es cualquier persona que tenga el don de dar alas, animar, confortar constantemente a las personas que ama.

Animar o alentar a otros es un hermoso don que no todas las personas tienen.

Ya sabes que el egoísmo es un mal terrible, que prima sobre todo lo demás; todos esperamos que alguien llegue y nos dé palabras de aliento cuando estamos tristes.

Pero no cualquiera tiene el valor de ir y animar a otros cuando también está triste.

Se requiere de coraje y valentía para hacerlo.

Y eso hijo mío, eso vale más que todo el oro del mundo y no se puede comprar.

El don de animar a otros viene desde el espíritu y no lo hemos creado los hombres.

Ni con las bolas de dragón se puede conseguir.

Eso es un tesoro para mí, ojalá que tú, algún día, puedas tener un tesoro como este.

Siempre es un alivio tener a alguien así como amigo, como hermano, como padre o como pareja.

Guapo ya eres, te pareces a tu abuelo, je, je, je, solo te faltaría eso.

– Je, je, je gracias abuelo, gracias por enseñarme lo que es un tesoro. Por cierto:

– ¿Qué son las bolas de dragón?

– Cuando lleguemos a casa te digo mientras tomamos la merienda, vamos, sigamos caminando…

 

– Desconozco el autor

 

¿Qué son las bolas de dragón?

Es una pena que en la actualidad tengamos tan pocas series infantiles con valores importantes. Las bolas de dragón aparecieron en una serie infantil que dejó bonitas enseñanzas en los niños que las pudieron disfrutar.

También llamadas esferas de dragón o Dragon Ball, son siete esferas mágicas con forma de bolas de cristal (en el manga y anime Dragon Ball de Akira Toriyama). En España se vio la serie de más de 200 capítulos, dejando grandes mensajes en los niños de entonces.

Cuando las bolas se reúnen se utilizan para invocar al dragón Shenlong que concede uno o varios deseos. Pudiendo ser: desde pedir mayor felicidad en todo el mundo, como la inmortalidad de alguien.

Dragon Ball marcó la infancia de una generacion de jóvenes que crecieron viendo estas aventuras.

 

Además de ser una serie divertida, vimos como los jóvenes de entonces tenían un ejemplo perfecto en este anime japones lleno de lecciones, moralejas y valores que comenzaron a conocerse y a aplicarse a partir de ella. Todo ello sumado a la diversión de ver como los personajes salvaban el mundo infinidad de veces.

 

Mensajes y lecciones de la serie

 

Luchar por lo que quieres:

 

Los personajes de Dragon Ball son capaces de mantener una fortaleza física envidiable, deben hacerlo para estar en forma en cada batalla; pero eso no significa que no hayan sufrido. De hecho son el mejor ejemplo para demostrar que cuando uno lucha por lo que quiere es capaz de hacer todo lo posible por conseguirlo.

 

El protagonista es el más fuerte del mundo (podría darle un repaso a Capitán América, Iron Man o Thor con los ojos cerrados) y es así porque luchó para conseguirlo.

 

Le costó entrar en los torneos de artes marciales de pequeño y fue derrotado en alguna ocasión, pero entrenó y entrenó hasta conseguir sus metas. Un mensaje muy positivo para demostrar que nunca debemos rendirnos.

 

Competencia sana:

 

Los personajes tuvieron que enfrentarse a numerosos peligros, a villanos, a problemas y grandes aprietos. Participaron en batallas en las que supieron aumentar su fuerza. Lograron esto gracias a los entrenamientos cada vez más duros para sentirse capaces de derrotar a sus enemigos. Estos enemigos pasaron a ser la mejor competencia que tuvieron y que les sirvió, por supuesto, para mejorar exponencialmente.

 

Si esta filosofía la extrapolamos a la vida, la visión es como un espejo. Cuando en tu vida no tienes una competencia, puede llegar a ser negativo, acorta tus horizontes. No tener rivales en algún ámbito, te vuelve complaciente contigo y con los demás, haciendo que no intentes mejorar más profundamente.

 

La serie nos invita a que fijemos la mirada en alguien, para intentar superarle. O, si tenemos la voluntad suficiente, para fijarnos en nosotros y superarnos día a día. Metas y objetivos a alcanzar, esta competencia sana aumentará la motivación para querer crecer y evolucionar a diario.

 

Percibir que siempre hay algo o alguien en peor situación

 

El camino de la vida nos trae a veces situaciones difíciles, frente a las que tenemos que actuar sabiendo que quizás el final del camino nos puede traer algo peor. En la serie no lo enfocan como pesimista, sino como realista, como una posibilidad que puede ocurrir.

 

Cuando tropiezas más de una vez con la misma piedra o cuando te advierten de algo y terminas haciendo lo contrario, debes pensar que siempre puede ser peor, algo peor puede pasar o alguien peor podemos conocer. Tener esto en cuenta te prepara para lo que pueda ocurrir. Y si es bueno, ¡eso que ganamos!

 

Estos ejemplos se ven muy gráficamente en Dragon Ball, debido a los numerosos villanos que aparecen. Según iban avanzando los capítulos los villanos eran cada vez peores, más poderosos, más temidos.

 

Si entiendes esto, puedes tener un enfoque positivo a sabiendas de que el siguiente obstáculo puede ser doloroso y puedes prepararte para esquivarlo, o luchar contra él.

 

Dar otra oportunidad

 

Hasta el peor de los enemigos merece una segunda oportunidad. Hay metáforas continuadas en Dragon Ball con respecto a esto, y se ocultan en las Bolas de Dragon utilizadas. En algunas ocasiones se usaron para resucitar a personas que fueron asesinadas… segunda oportunidad.

 

No somos perfectos, cometemos errores continuamente. Posteriormente nos arrepentimos o hemos dejado pasar una oportunidad única, sea más o menos grave el suceso. La serie nos muestra que las segundas oportunidad existen, que los errores pueden ser corregidos y que podemos aprender de ellos. Lección aprendida: no volver a cometerlos.

 

Preservar la inocencia

 

Me parece un valor fundamental y muy bonito. Y en Dragon Ball está muy presente en su protagonista. Siempre demostró ser la persona más inocente del mundo. Tuvo una infancia difícil en la que muchas personas pudieron sentirse reflejadas. Se sorprendía a cada paso de su camino y se mostraba siempre honesto por encima de todo. Nunca hacía trampas, y esa gran virtud le jugó, a veces, malas pasadas.

 

Esta preciosa inocencia hacen del protagonista un personaje feliz con las cosas sencillas de la vida. Las cosas que creemos que no tienen importancia, para él cobran significado en situaciones clave. Tiene también la capacidad de ponerse serio cuando la realidad a la que se tiene que enfrentar lo requiere. El enfrentamiento con los villanos nos muestra como es capaz de controlar su ira.

 

Perseguir tus sueños hasta alcanzarlos

 

En esta serie infantil, se nos muestra como los sueños a veces no se cumplen. Un gan valor que vemos en Dragon Ball, es como se muestra a los espectadores mayormente niños, que cualquier deseo, si lo persigues lo suficiente, termina haciendose realidad. En este caso solo tienen que reunir las 7 bolas de dragon y pedirlos, pero hay una gran lucha hasta conseguirlo.

 

Si en la vida, nos sentamos sin hacer nada, si esperamos que nuestros sueños llamen a la puerta, estos sueños probablemente no vendrán. Aunque no es tarea sencilla, tienes que enfrentarte al mundo, montar tu empresa, ser escritor, diseñador, pintor, o el trabajo que para ti sea el ideal. Debes buscar tus bolas de dragon para hacer posibles tus anhelos.

 

La palabra es importante

 

En Dragon Ball, si algun personaje decia: te lo prometo, sea lo que sea, lo cumpía. Este valor nos enseñó que nuestra palabra es importante y hay que cumplir lo que se dice.

 

En la realidad que conocemos, nos acercamos a esta otra realidad creada por Akira T. en el manga. Reconocemos el valor de la palabra en esta serie internacionalmente conocida. Si has prometido algo, hazlo. Tu palabra pierde todo su valor si no lo haces, y la confianza es algo que se debe trabajar para volver a conseguir.

 

Mirar la vida con perspectiva

 

Cambiar la perpestiva es una leccion que Dragon Ball potencia a lo largo de toda la serie. Personajes que comenzaron siendo enemigos evolucionan a ser los mejores aliados. Lo mejor: estar seguro de que cuando tomas una decision y cambias tu perpestiva, lo haces con conviccion. De esta forma si te confundes puedes replantearte las soluciones y dirigirte a lo que realmente quieres.

 

Ya sabemos que las cosas no son ni negras ni bancas, sabemos que hay una gran escala de grises en medio. Pero podemos, en alguna ocasion, preferir el verde o el violeta. Somos seres con libre albedrio y podemos cambiar de ideas, nada nos lo impide. Si hay algo que no te gusta, puede que mañana despues de un buen descanso, comience a gustarte…

 

Marcar la diferencia

Uno de los grandes valores, que el protagonista mostró en Dragon Ball, es que la palabra discriminación no existia en su vocabulario. Uno de sus puntos fuertes es la tolerancia hacia quien fuese diferente. Formó a su alrededor un grupo de lo mas variopinto con quienes participó en las luchas. No tenía en cuenta la procedencia, la forma de pensar o las diferncias físicas.

 

Desgraciadamente, aunque pensamos que estamos evolucionando, es este aspecto la intolerancia está a la orden del día. Y estos pensamientos tienen mucho valor. Los programas de información están saturados de noticias de discriminación de sexo, raza, orientación sexual o religión.Esto es una actitud aracaica, que choca con una serie telievisiba infantil que dio un mensaje espectacular a la juventud: Ser diferente te hace especial, exclusivo y único.

 

El significado oculto de las bolas de dragón

Ya sabemos que son, y ahora vamos a explicar un significado que circula por el mundo.

El número coincide con el número de chakras mayores del cuerpo.

Las esferas del dragón son 7 bolas de cristal que tienen espíritu y energía propios.

Reunidas en un mismo sitio, se activan para dar paso a una energía superior.

Causalmente, las 7 bolas del dragón se corresponden en cantidad y características con los 7 chakras o vórtices energéticos del ser humano. Quizás se basasen en ellos cuando las crearon.

Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda o vórtice y hace referencia a los siete centros de energía que despiertan nuestra consciencia.

Estos chakras o centros de energía, funcionan como válvulas que regulan el nivel de energía que circula a través de nuestro cuerpo y nos conecta con toda la energía universal.

Hay siete chakras principales, que están  alineados en la columna vertebral. Desde su base, hogar del primer chakra, por el centro de la columna vertebral, hasta la corona, situada en la coronilla, hogar del séptimo chakra.

El Despertar del dragón: Sheng Long y la Kundalini

Cuando se reúnen las 7 esferas se utilizan para invocar a un dragón que concede uno o varios deseos (dependiendo del dragón y las esferas). Esta invocación hace que el cielo del planeta donde se activen se nuble y oscurezca, para dar paso a la aparición del dragón.

Ya en la cultura helénica el dragón representa el guardián de tesoros escondidos y a él debemos enfrentarnos para ser capaces de acceder a los mismos. Pero ¿qué esconde ese tesoro que guarda el dragón para que los occidentales le tengamos tanto temor?

En lo espiritual y en las filosofías Yóguicas, cuando se logra canalizar el flujo energético de los 7 chakras en unidad con la energía divina, se produce un despertar de conciencia llamado Kundalini. Esta energía Kundalini es representada con un dragón. En términos generales Kundalini es el aspecto de la energía de la divinidad que en estas tradiciones se conoce como Shiva o Bhairava, una divinidad que es pura conciencia. El despertar del dragón es el despertar de la conciencia.

El dragón te concede cualquier deseo

Una vez que las 7 esferas del dragón fueron reunidas en un mismo lugar y tras ser activadas con una oración específica, el dragón aparece y cumple cualquier tipo de deseo.

En un camino espiritual, cuando una persona logra un estado de máxima conciencia o empieza a experimentar atisbos de algo superior, se conecta con la fuente divina que crea la realidad. Así, accediendo a otros niveles dimensionales, puede llegar a ser capaz de manifestar en forma física cualquier objeto que cree en su mente, al mismo tiempo que es consiente de que el universo mismo vive dentro de ella. Hay numerosos casos de personas que han desarrollado estas facultades que escapan al conocimiento corriente.

Fuentes: Cultura colectiva, Anime, Manga, Iván M. M.,  otros…

Lo importante es saber que todos tenemos el poder del dragón, las esferas están en nuestro interior, y:

¡El amor y la verdad son las llaves para despertar!

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

El rito de la vida

El rito de la vida

Cuando emprendí mi camino de acercamiento a lo que realmente amo, también comencé a percibir un número cada vez más...

Somos un conjunto de pasiones

Somos un conjunto de pasiones

Hoy vamos a jugar a algo, vas a necesitar un papel y un bolígrafo o algún cacharro en el que puedas escribir. Somos un...