¿Ahora quieres tiempo?

Escrito por Marié

28 de enero de 2022

La emoción natural del alma

¿Recuerdas tu niñez? El tiempo no existía, no había preocupaciones, no sabías lo que era tener un conflicto, ni entendías de penas ni angustias. Más tarde el tiempo acudió, te instruiste en derrocharlo y… ¿Ahora quieres tiempo?

¿Sabes?…

La emoción natural del alma es sentir eso… el no tiempo, dificultades… ni problemas.

Liberar todos los bloqueos para poder alcanzar la emoción. Buscar las causas y rescatarlas para soltarlas.

Si has descuidado el tiempo y tus actuaciones siguen siendo inmaduras y equivocadas, si sigues frustrándote y haciendo rabietas: Decirte que ya partí, o me alejé. ¿Por qué actualmente estimas mi tiempo… el tiempo? ¿Ahora si lo tienes? ¡Y lo quieres para dármelo!

Bueno, pues si tienes tiempo…

¡Siéntate un instante a leer!

Y la pregunta es ¿Para qué? Ya para qué.

Ya no puedes abrazar un espacio vacío. ¿Para qué deseas ahora un abrazo? Ya no es tiempo de lamentos, no lo prolongues ahí. No dejes a tus ojos decantar sus lágrimas, ya no es tiempo.

El tiempo ya se cumplió. ¿Qué es lo que quieres? ¿Ahora si quieres conversar? ¿Ahora si quieres escuchar las respuestas que ayer no atendías? ¿Hoy si emplearías tus horas en atender todo lo que tenía para ti?…

… Mis lágrimas ya se agotaron, el tiempo de espera agonizó. Ya estoy descansando y no te preciso. Pero tú has observado que me necesitas. ¿Ahora quieres tiempo?

Ahora tienes tiempo si, e igualmente tienes miedo, te ves en mi espejo y percibes que somos iguales, y la historia volverá a repetirse.

No obstante ya es tarde, y aun siendo tarde, me apena contemplarte, me entristece tu arrepentimiento, tu culpa y tu remordimiento.

Observo tus lágrimas y tu miedo desde la partida.

Sueñas, llamas, añoras, extrañas los días acompañados, las tardes en la juventud, los viajes, los hogares compartidos, la confianza depositada, el orgullo sentido por los triunfos… la ayuda brindada y olvidada.

Ahora que tienes tiempo no tienes apetito, ni duermes bien. Acostúmbrate, porque ya no estoy, ya nada se puede hacer. Tu vida debe continuar y aunque te lamentes y me busques en todos los rincones, no podrás disfrutarme.

Seca tus lágrimas, continua con tu vida, ya no hay retorno, pero al menos purifica tu conciencia.

Y reflexiona… el respeto nace al dar y demandar tiempo y espacio individual.

Y el peor aislamiento es tener un corazón cerrado. Es el único encierro que realmente separa.

Perdón

Yo ya perdoné, perdoné al partir, y entonces entendí que en aquel momento no tenías tiempo, no podías parar a mirar y escuchar, a visitar…  Hoy que soy invisible para ti, me quieres ver, y cuando era visible no querías.

No debes ya llorar, la tierra nos acogerá a los dos, pero no llores ahora frente a esa cruz, ya no hace falta.

Agradezco tu tiempo presente y ahora lo entiendo. Entonces encontraba silencio, pedía presencia y obtenía ausencia, pedía un abrazo y me dabas juicios. Yo atesoré, y tengo guardados mis abrazos, mis besos, mis opiniones, mis bendiciones y mi corazón.

Sin rencor, pero sin presencia.

Ahora tienes que aprender a vivir con lo que queda, perdona y perdónate.

Y aunque tengas tiempo para el sepulcro, no vengas llorando.

Foto de entrada: investigacionyciencia.

No te rindas

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

 

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

 

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

 

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

 

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada dia es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

 

– Mario Benedetti

 

 

¡No hay mejor modo de honrar a los que partieron que seguir viviendo!

¡Acepto los aprendizajes!

¡Pido fortaleza y sabiduría para los cambios necesarios!

¡Imploro bendiciones para vibrar en amor!

¡Namasté!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar…

Somos alma

Somos alma

Aquí no hay nada para nosotros, somos alma y el alma no lleva equipaje. ¿Pensabas que era tuyo? Cuan equivocados...

Nictógrafo

Nictógrafo

El nictógrafo: un invento de Lewis Carroll (Charles Dodgson) para escribir en la oscuridad. El nictógrafo es un...

La soledad de nuevo para ti

La soledad de nuevo para ti

La soledad es algo que según a quién preguntes y según en que momento la tengas como compañera, tendrá diferentes...